publicidad
Luis Salas

Maduro sustituye a ministro a cargo de enfrentar crisis económica

Maduro sustituye a ministro a cargo de enfrentar crisis económica

Luis Salas, que fue juramentado apenas hace 40 días, será sustituido por Miguel Pérez Abad

Luis Salas
Luis Salas

El presidente Nicolás Maduro anunció el lunes la sustitución del ministro de Economía Productiva, el profesor universitario Luis Salas, que estuvo a cargo de supervisar varios ministerios a cargo de la economía como parte de una previa reestructuración en pos de una mayor eficiencia en momentos en que Venezuela enfrenta una grave crisis económica.

El mandatario indicó que Salas, que fue juramentado apenas hace 40 días, será sustituido por Miguel Pérez Abad, quien desde el 6 de enero se desempeñaba como ministro de Industria y Comercio. Pérez Abad era anteriormente presidente de Fedeindustria, un gremio de pequeños y medianos empresarios visto como cercano al oficialismo.

publicidad

"Por motivo de carácter eminentemente personal, asuntos familiares que ha venido atendiendo, el compañero Luis Salas va a pasar a cumplir otras actividades en los equipos económicos, directamente relacionados conmigo, y he decidido nombrar al ministro de Industria de Comercio, compañero Miguel Pérez Abad, nuevo vicepresidente de Economía Productiva del país", dijo Maduro en un discurso televisado.

"Le agradezco al compañero Luis Salas, que sé que hizo un gran esfuerzo, aguantando situaciones de carácter personal que lo seguiremos acompañando hasta su superación definitiva", agregó el gobernante, sin dar detalles.

El mandatario socialista restructuró su tren ministerial después de que el partido gobernante sufrió una aplastante derrota en los comicios del 6 de diciembre, en los que la oposición sumó 112 de 167 escaños en el legislativo.

El oficialismo, que por tres lustros había dominado el Congreso con amplia mayoría, debe manejarse ahora con 53 diputados.

La selección de Salas como ministro encendió las alarmas en sectores productivos privados en esta nación sudamericana, por ser un ferviente promotor de medidas contrarias al libre mercado, lo que parecía dejar en evidencia que el mandatario está poco dispuesto a aliviar los férreos controles estatales instaurados en los últimos 17 años, que muchos citan como la causa de la debacle económica del país.

publicidad

Venezuela está agobiada por una galopante inflación que el Fondo Monetario Internacional estima que podría llegar este año a 720%, además de severos problemas de desabastecimiento de alimentos, medicinas y otros productos básicos y una fuerte recesión que podría profundizarse por el descenso de los precios del crudo, que genera el 96% de los recursos que recibe el país por exportaciones.

La economía venezolana sufrió en el tercer trimestre de 2015 una contracción de 7.1%, muy superior a la que se enfrentó en el mismo período de 2014, que fue de 2.7%, de acuerdo con estimaciones preliminares que difundió el Banco Central. La tasa de inflación alcanzó en septiembre pasado una variación anualizada de 141.5%, cifras que Maduro consideró como "catastróficas".

Maduro además comentó la noche del lunes que con la activación del decreto de emergencia económica -que había sido rechazado por la Asamblea Nacional y fue activado la semana por el Tribunal

Supremo de Justicia- anunciará el martes un conjunto de "elementos claves" de su agenda económica para combatir la crisis.

"Para construir el nuevo futuro, para construir el nuevo modelo económico... voy hacer un conjunto de anuncios necesarios... para nosotros echar a andar un conjunto de elementos claves de la nivelación y la aceleración de la recuperación económica", acotó Maduro.

publicidad

El gobernante aprobó a mediados de enero el decreto para hacer frente a la crisis, que considera es consecuencia de una "guerra económica" promovida por sectores empresariales y opositores para desestabilizar su gobierno.

La mayoría opositora del Congreso desaprobó el 22 de enero el decreto alegando que el mandatario no necesitaba ninguna normativa especial debido a que las leyes vigentes eran suficientes para afrontar la crisis.

Según los críticos del gobierno, el control de los precios de productos de primera necesidad, los engorrosos trámites para transportar o almacenar los artículos, y las expropiaciones de empresas, desalientan las inversiones, socavaron el aparato productivo del país y en conjunto constituyen las principales causas de la escasez y una larga lista de distorsiones que se evidencian en la economía venezolana.

Medios locales indicaron recientemente que el gobierno estaría considerando un ajuste del control de cambios vigente desde 2003 y un eventual aumento del precio de la gasolina que se vende en cerca de un centavo de dólar el litro y es la más barata del mundo.

Lea:


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad