publicidad
Participantes de una marcha por la paz en Acapulco, México, azotado por la violencia en las últimas fechas.

Violencia e inseguridad en México son las causas del desplazamiento forzado de miles de personas

Violencia e inseguridad en México son las causas del desplazamiento forzado de miles de personas

En general, la debilidad del Estado de derecho han propiciado "que un número considerable" de mexicanos dejen sus lugares de residencia para buscar muchas veces algo tan básico como su integridad física, aseguró el órgano de derechos humanos del país.

Participantes de una marcha por la paz en Acapulco, México, azota...
Participantes de una marcha por la paz en Acapulco, México, azotado por la violencia en las últimas fechas.


La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) estimó en miles las víctimas de desplazamiento forzado en México, la mayoría por la violencia e inseguridad que prevalecen en algunas regiones, y llamó al Gobierno a atender este fenómeno.

La violencia, la inseguridad, la impunidad y, en general, la debilidad del Estado de derecho han propiciado "que un número considerable" de mexicanos dejen sus lugares de residencia para buscar muchas veces algo tan básico como su integridad física, dijo el titular de la CNDH, Luis Raúl González.

En conferencia de prensa en la capital mexicana, González presentó un informe especial sobre desplazamiento forzado interno, según el cual las víctimas de este fenómeno suman decenas de miles.

La institución, que realizó 1,000 cuestionarios en 63 municipios del país, detectó 35,433 desplazados a partir de la información entregada por autoridades estatales y municipales, así como por las propias víctimas y otras personas que las conocieron.

"El desplazamiento forzado interno en México es un problema cuya magnitud y alcances reales aún debe ser investigado y determinado de manera objetiva e integral", dijo González.

Fuego cruzado

En los testimonios recabados por la Comisión, 1,784 personas dijeron haberse desplazado, afirmó el quinto visitador de la institución, Édgar Corzo Sosa, quien atribuyó buena parte de los desplazamientos a las disputas entre grupos criminales.

publicidad

"Ante la amenaza de agresiones o frente al reclutamiento forzado de adolescentes, jóvenes y adultos optan por abandonar sus lugares de origen o residencia y trasladarse a espacios donde puedan sobrevivir en paz", apuntó.

Sobre las cifras, procedentes de diferentes fuentes, Corzo estimó "probable que en algunos supuestos parte de las personas desplazadas y contabilizadas aparezcan en ambos apartados, lo que no es fácil determinar debido a la falta de especificación del lugar y de los datos de identidad de las personas".

Por ello, aseguró, esos números solo "deben considerarse como una muestra de la magnitud de la problemática" y plantean la urgencia de realizar un censo de víctimas de desplazamiento forzado en el país.

Urge tomar acciones

El titular de la CNDH estimó "necesario que el Estado mexicano reconozca oficialmente la existencia de este problema, adopte una postura unívoca respecto del mismo y emprenda acciones específicas para su atención", toda vez que es un fenómeno que se presenta desde hace varios años.

Entre sus causas, mencionó la violencia generada por temas religiosos, por enfrentamientos entre grupos de la delincuencia organizada, el surgimiento de grupos de autodefensas, así como por amenazas derivadas del ejercicio del periodismo.

González indicó que las dificultades para abordar este tema empiezan desde el hecho de que no exista dentro del sistema jurídico del país una norma que defina el desplazamiento forzado interno o establezca un marco de actuación frente al mismo.

publicidad

Quien sufre dicho fenómeno en México "queda en vulnerabilidad, tanto por las condiciones inherentes al hecho mismo del desplazamiento como por la falta de normas y capacidades institucionales específicas para la protección, acompañamiento y asistencia a las víctimas", añadió.

Por ello, el ombudsman destacó la necesidad de elaborar un diagnóstico nacional que permita conocer la dimensión real del problema, a fin de diseñar políticas públicas para atajarlo, y crear una ley general sobre desplazamiento forzado interno.

Consideró fundamental la asistencia legal y jurídica a la población desplazada para garantizar la investigación de los hechos, restitución de los derechos vulnerados y la defensa de los bienes afectados.

"Asimismo, se deben establecer las condiciones de seguridad frente a la delincuencia organizada, así como el retorno voluntario de la población desplazada a su zona de origen o su reubicación en nuevas zonas de asentamiento, apuntó González, que dijo tener ya una propuesta de protocolo de atención para estas víctimas.

Dijo que los principales estados con problemas de desplazamiento, según las cifras que recopilaron, son Chiapas y Guerrero en el sur; Michoacán y Jalisco, en el oeste, y Sinaloa y Tamaulipas en el norte del país.

A finales de 2006, el gobierno lanzó una ofensiva inédita contra el narcotráfico y desplegó a miles de soldados y agentes federales a lo largo y ancho del país. A partir de entonces han ocurrido diversas oleadas de violencia en distintas zonas del país. Se estima que más de 100,000 personas han muerto y más de 27,000 han desaparecido desde aquel año.

publicidad

La magnitud del problema

La cifra de la comisión es tan solo una fracción del estimado difundido el miércoles por un grupo humanitario internacional.

El Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno, una organización no gubernamental con sede en Noruega, estimó que hacia finales de 2015 México tenía a 287,000 personas que se habían desplazado de manera interna a causa de conflictos y desastres. El reporte estima que hubo casi 100,000 personas desplazadas tan solo en el último año, la mayoría de ellos a causa de los desastres.

El grupo intenta cuantificar el número de personas que se desplazan internamente en todo el mundo, aunque admitió que es difícil obtener información precisa al respecto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad