publicidad
Cárcel

Programas de rehabilitación para jóvenes convictos de California

Programas de rehabilitación para jóvenes convictos de California

Jóvenes que cumplen sentencias en California reciben programas de rehabilitación.

Cárcel
Cárcel

Jóvenes que cumplen sentencias en California por pandillerismo, robo, homicidio y más (exceptuando pirómanos y agresores sexuales), forman parte de un programa de rehabilitación para poder reinsertarse más fácilmente a la sociedad tras dejar la prisión.

El programa es parte del Departamento de Corrección y Rehabilitación de California (CDCR, por sus siglas en inglés), en trabajo conjunto con los bomberos del estado.

“Uno de los mejores programas”, así describe Jorge Santana, coordinador  del programa de la CDCR, quien asegura que los jóvenes aprenden lo que es el trabajo duro, devuelven un poco a la comunidad y además es benéfico para ellos.

Los jóvenes que forman parte de los campamentos de entrenamiento recibieron sus sentencias antes de los 18 años de edad, pero no todos pueden ser aceptados antes se evalúa el perfil de los que quedarán dentro.

Una vez dentro, al cumplir 18 años, se suman a los más de 4 mil prisioneros adultos que pueden asistir a los bomberos a combatir incendios  de maleza.

A cambio de esta labor los jóvenes aprendices de bomberos reciben una reducción en sus sentencias y un pago de unos cuantos dólares al día, además del entrenamiento que a su salida de prisión podría convertirse en toda una profesión.

Buscan cambiar su pasado por un futuro entre las llamas Medio Tiempo

Campamento juvenil Pine Grove

Dentro del campamento Pine Grove, cientos de jóvenes delincuentes buscan a través de diferentes actividades tratar de hacerse productivos para una vida futura, al salir de prisión.

Muchos de ellos laboran en la cocina del campamento, aquí la encargada Cynthia Wilson no tolera ningún tipo de retraso o falta de respeto.

“Mi esperanza es que un día puedan trabajar en el sector de la alimentación al concluir su estancia con nosotros”, explica Wilson.

“Eran delincuentes y uno nota el cambio en ellos”, afirma Mike Roots, director del campamento.

Dentro del campamento conviven cientos de jóvenes que deben aprender a trabajar en equipo, con compañeros que tal fueron enemigos en el pasado, cuenta el director.

En el campamento también tiene la oportunidad de retomar sus estudios; ya que a los jóvenes reciben clases de lunes a viernes por las tardes que les ayudará a recibir su diploma.

Muchos de los jóvenes comparten sus experiencias tanto dentro de la cocina del campamento, como los que tienen la oportunidad de sofocar incendios, la mayoría sueña con salir y poder poner en práctica lo aprendido durante su estancia en prisión.


Jóvenes convictos buscan rehacer sus vidas Medio Tiempo
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad