publicidad
Policías en Iztapalapa, Ciudad de México.

Balean a tres activistas indígenas en la Ciudad de México

Balean a tres activistas indígenas en la Ciudad de México

Pretendían denunciar en la capital del país el asesinato de un activista en Chiapas.

Policías en Iztapalapa, Ciudad de México.
Policías en Iztapalapa, Ciudad de México.


Tres activistas que llegaron a Ciudad de México para presentar una denuncia ante organismos de derechos humanos fueron heridos a tiros la mañana del sábado desde un vehículo en el populoso barrio de Iztapalapa, al este de la capital del país, informaron las autoridades.

Las cámaras de vigilancia en la capital del país ayudaron a detectar los hechos, informó la fiscalía de Distrito Federal. Los heridos recibieron atención médica en el Hospital General de Balbuena.

Un compañero de los activistas contó desde el nosocomio que la agresión sucedió alrededor de las siete de la mañana, tiempo local. Antes de dispararles desde el vehículo, un individuo les increpó: "por chismosos se los va a llevar la chingada".

Después de conocerse la agresión, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) condenó el ataque e informó que seguirá de cerca el estado de salud de las personas agredidas.

Los informes de las autoridades policiacas y de derechos humanos identificaron a las personas agredidas como Jesús Hernández Reyes, de 28 años, y Rubicel Hernández García, de 26, ambos pertenecientes al Frente Nacional de Lucha por el Socialismo (FNLS).  La otra víctima es Matías Flores, indígena náhuatl de 34 años miembro del Comité de Derechos Humanos de las Huastecas y Sierra Oriental.


Sus organizaciones los habían comisionado para denunciar en la capital del país el asesinato del activista Héctor Sántiz López, que ocurrió en la sureña entidad de Chiapas el 29 de septiembre del año pasado.

Derechos Humanos de Ciudad de México solicitó medidas precautorias para que las autoridades garanticen atención médica y protección a estos tres activistas.

Realizó también un exhorto a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF, fiscalía local) a llevar a cabo las investigaciones que permitan esclarecer los hechos y sancionar a los responsables.


Ciudad de México se había considerado un bastión seguro para periodistas y defensores de derechos humanos hasta que el pasado mes de julio el fotógrafo Rubén Espinosa y la activista Nadia Vera, ambos exiliados del estado de Veracruz donde habían sufrido diversas amenazas, fueron asesinados junto a tres mujeres más en un departamento de un céntrico barrio de la capital. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad