publicidad
.

crece el movimiento santuario logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

crece el movimiento santuario

crece el movimiento santuario

Una iglesia católica en Los Ángeles y un templo luterano en el norte de Hollywood darán albergue a indocumentados.

LOS ÁNGELES - Las iglesias en cinco grandes ciudades de Estados Unidos planean dar refugio a inmigrantes ilegales amenazados por la deportación y ofrecerles sus instalaciones como santuario, de ser necesario.

Asimismo, planean presionar a los legisladores para que abran una vía hacia la ciudadanía para los cerca de 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país.

A partir del miércoles, una iglesia católica en Los Ángeles y un templo luterano en el norte de Hollywood pretenden dar albergue a una persona, mientras que otras iglesias en otras ciudades también tienen planificado hacer algo parecido en los próximos meses como parte del "Nuevo Movimiento Santuario".

Entre 1982 y 1992, el "Movimiento Santuario" unió a cientos de congregaciones religiosas en un esfuerzo para escudar de las autoridades migratorias a miles de  refugiados centroamericanos que huyeron de las guerras civiles en sus países. 

"Queremos ponerle un rostro humano a las muy complejas leyes de inmigración así como despertar la conciencia del espíritu humano", señaló a la AP el sacerdote Richard Estrada, del templo católico de Nuestra Señora Reina de Los Angeles, en donde residirá un inmigrante indocumentado de origen mexicano.

Otras 40 iglesias están en proceso de convertirse en santuarios, dijo a la agencia Efe, Juan Carlos Ruiz, coordinador del movimiento en Nueva York, quien agregó que esperan que la cifra alcance el centenar.

publicidad

Ruiz explicó que en los próximos días darán a conocer la lista de esas iglesias.

Los organizadores no creen que los agentes de migración se atrevan a llevar a cabo los arrestos al interior de las iglesias.

La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) no ha intentado arrestar a Elvira Arellano, una inmigrante ilegal mexicana que se ha refugiado en una iglesia metodista en Chicago desde agosto.

Su hijo es ciudadano estadounidense y ha cabildeado ante legisladores mexicanos en favor de las familias que sería separadas si los padres fueran deportados a sus países de origen.

La portavoz de la ICE, Virginia Kice, se negó a comentar si las autoridades intentarían arrestar a otras personas que busquen refugio en iglesias, aunque destacó que los agentes tienen la autoridad de arrestar a cualquier persona que viole las leyes de inmigración.

Por su parte, grupos opositores a la inmigración ilegal calificaron de esfuerzo mal encaminado a la instalación de los santuarios.

Los grupos religiosos "no parecen darse cuenta que ofrecen caridad con recursos ajenos, y eso no es caridad", señaló Ira Mehlman, de la Federación para la Reforma de Inmigración estadounidense, que apoya colocar límites a la inmigración.

"Estamos hablando de inmigrantes ilegales que ocupan el puesto de trabajo de alguien más, que ocupan el lugar de otro niño en un salón de clase", agregó.


publicidad

Otro oponente fue Lou Dobbs, el presentador de la cadena CNN que se ha distinguido por arremeter constantemente contra la inmigración ilegal. 

Dobbs criticó al movimiento santuario argumentando que las iglesias estaban violando la doctrina de la separación entre la iglesia y el estado. 


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
La pequeña activista le pidió a los asistentes de la Marcha de las Mujeres que sigan haciendo una cadena de amor para proteger a sus familias.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad