publicidad

Creador de Canna-Cola: Refrescos recordaban a pacientes 'que se estaban muriendo'

Creador de Canna-Cola: Refrescos recordaban a pacientes 'que se estaban muriendo'

El anuncio del lanzamiento de una nueva línea de refrescos hechos con marihuana causó una sensación esta semana en el país.

Negó enfático que los menores puedan acceder a estas bebidas

LOS ÁNGELES, California - El anuncio del lanzamiento de una nueva línea de refrescos hechos con marihuana causó una sensación esta semana en el país y validó la inversión que un empresario estadounidense hizo en la marca, recibiendo centenares de minutos de publicidad gratis por radio, tv e Internet.

La línea de refrescos Canna Cola fue creada por Scott Riddell, un autodenominado "gringo" emprendedor que reside actualmente en Rosarito, Baja California, y Clay Butler, un diseñador que le dio vida a las coloridas botellas y etiquetas de las sodas que vienen en 5 sabores distintos:  "Dr. Weed" (sabor a Dr. Pepper), "Ape Grape" (uva), "Sour Diesel" (lima-limón), "Orange Kush" (naranja) y "Canna Cola".

La empresa de Riddell, Diavolo Brands, se dedica a desarrollar marcas y se especializa en bebidas para adultos como Bourbon y Vodka, desde Baja California, lugar a donde llegó, dice él, inspirado por la telenovela de Univision 'Destilando Amor' y su deseo de crear una marca de Tequila.

"Comencé a aprender español viendo a Edna Schmidt en Univision Chicago hace más de 20 años. La ví todas las noches por muchos años. Luego me enganché mirando 'Destilando Amor' y decidí mudarme a México y crear un Tequila", dijo Riddell, en una entrevista con Univision34.com desde Rosarito.

publicidad

¿Cómo, entonces, dio Riddell el salto de los licores a los refrescos de marihuana?

Los refrescos de marihuana no son nuevos ni mucho menos. Incluso ya existe licor de cannabis (nombre científico de la planta de marihuana).

Pero la idea de Canna Cola surgió hace un año cuando Riddell visitaba a un cliente en Colorado, donde hay marihuana medicinal, y ahí vio varios refrescos en un dispensario. "Se roban los logotipos de Dr. Pepper...las botellas se veían terribles, un empaque muy terrible", dijo.

Esos refrescos "estaban muy mal hechos, eran de calidad inconsistente, lo que es peligroso, y las botellas eran horribles".

En otras palabras, "venían en un empaque que les recordaba (a los pacientes de la marihuana medicinal) que se estaban muriendo". La marihuana puede ser recetada para tratar síntomas de males como el cáncer, anorexia, sida, dolor crónico, glaucoma, artritis, migrañas y otras.

El empresario explicó que tras ese primer contacto con el mercado "intentamos crear algo que fuera fácil de tomar, fácil de mirar". Contrató a un diseñador, Clay Butler, en el condado de Santa Cruz (norte de California) y éste le dio vida al producto con su llamativo logo, sus coloridas botellas y los peculiares nombres de sus sabores, tomados de la jerga de quienes suelen utilizar marihuana.

Univision34.com le preguntó a Riddell si las botellas no son demasiado coloridas como para llamar la atención de los niños, de la misma manera en que la tabacalera R.J. Reynolds fue acusada de promover cigarrillos a los menores con sus anuncios de "Joe el Camello", retirados en 1997 en medio de una gran polémica.

publicidad

"Si hubiésemos querido crear una bebida que llamara la atención de los niños hubiésemos creado una botella parecida a un autobús escolar, porque de ahí es que los niños obtienen sus drogas", dijo Riddell, enfático.

De igual forma se expresó Butler, el diseñador, quien dijo a la radioemisora KNX de Los Ángeles que no teme que las bebidas puedan estar al alcance de los niños, y que es más fácil obtener marihuana en o cerca de una escuela.

"Es casi imposible, a menos que un padre se lo dé. Tienes que tener una identificación de marihuana medicinal" para comprarla, dijo Butler.

"Este producto se vende exclusivamente en dispensarios de marihuana medicinal", a donde sólo se entra con identificación oficial emitida bajo las leyes estatales, agregó Riddell.

Ciertamente es más fácil que los menores obtengan bebidas alcohólicas disponibles en supermercados y hasta farmacias, que en un dispensario de marihuana, usualmente bajo vigilancia y a dónde sólo entran miembros de la cooperativa con identificación.

Los refrescos, que se deben vender entre $10 y $15 la botella, contienen unos 50 mg de THC, la sustancia psicoactiva de la marihuana, comparados con otros productos ya en el mercado que tienen hasta 800 mg, según Riddell. El empresario ha comparado su sabor con el de una cerveza suave, ligeramente amarga.

publicidad

La Canna Cola debe comenzar a venderse en Colorado en febrero y luego en California, aunque no hay una fecha precisa para su venta.

Pero la soda y otros comestibles hechos con base en marihuana está amenazados por un proyecto de ley aprobado por el Senado de EE.UU. que castiga severamente a los fabricantes de dulces hechos con marihuana u otras drogas, o de productos empacados para que parezcan dulces.

Esto, sostiene Riddell, representa un peligro para los pacientes de la marihuana medicinal, pues asegura que tomar el refresco incluso es más seguro que fumar marihuana. "El proceso de fumar no es saludable", dijo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad