publicidad
Andreas Lubitz, fotografía tomada por medios franceses de su cuenta de Facebook.

Copiloto de Germanwings entrenado en Arizona

Copiloto de Germanwings entrenado en Arizona

Andreas Lubitz, el copiloto que estrelló intencionalmente el avión de Germanwings en Francia, fue entrenado en un aeropuerto de Phoenix.

Andreas Lubitz, fotografía tomada por medios franceses de su cuenta de F...
Andreas Lubitz, fotografía tomada por medios franceses de su cuenta de Facebook.

Phoenix (Con información de EFE)- Andreas Lubitz, el copiloto que estrelló intencionalmente el avión de Germanwings en Francia, fue entrenado en el aeropuerto de Goodyear, en el área metropolitana de Phoenix, reportan los medios locales AZ Central y KTAR.com.

Según AZ Central, Lubitz recibió entrenamiento en Bremen, Alemania antes de comenzar a trabajar con Germanwings en 2013, pero también fue entrenado en el “ Airline Training Center Arizona”.

Aunque parezca inusual, tanto el ejército como otras líneas áreas entrenan a sus pilotos en esta escuela de aviación del área metropolitana de Phoenix.

El Airline Training Center Arizona asegura que las condiciones del estado y las instalaciones del aeropuerto de Goodyear son ideales para los estudiantes de aviación que aspiran convertirse en pilotos, y quienes vienen de todas partes del mundo.

publicidad

Los pilotos de Lufthansa han entrenado en este centro desde 1970, indica KTAR.com.

El análisis del contenido de una de las dos cajas negras del avión siniestrado reveló este jueves que Lubitz provocó el siniestro de forma aparentemente voluntaria, reporta EFE.

La grabación sonora de la conversación en cabina ofrece a los investigadores datos de la última media hora del vuelo que cubría el trayecto entre Barcelona y Düsseldorf con 150 personas a bordo.

Los primeros 20 minutos, según relató hoy en conferencia de prensa el fiscal del caso, Brice Robin, muestran que su conversación con el comandante transcurrió en un tono cortés e incluso cordial, y que sus respuestas comenzaron a ser "lacónicas", breves, durante la preparación del informe para el aterrizaje.

Justo después el comandante le pidió que tomara el mando porque iba a ausentarse de la cabina, presumiblemente para ir al servicio, y en ese momento en que Lubitz se quedó solo bloqueó el acceso desde fuera y la tripulación y la torre de control perdieron su contacto con él.

El joven, con una experiencia de 630 horas de vuelo y que había comenzado a trabajar en Germanwings en septiembre de 2013, accionó el sistema de descenso "pese a que no tenía razones para hacerlo", y no pronunció palabra en el resto del trayecto.

La grabación de la caja negra, según el fiscal, permite saber que el comandante reclamó que le abriera la puerta e intentó derribarla por la fuerza ante la falta de respuesta, y que las advertencias de los controladores ante el inesperado descenso del avión tampoco fueron atendidas.

publicidad

La respiración del copiloto era en apariencia normal, añadió Robin, por lo que todo indica que estaba vivo hasta el momento en que el avión se estrelló contra las cumbres del macizo de los Trois Évêchés y quedó prácticamente pulverizado.

La investigación, que se abrió como "homicidio involuntario", se dirige ahora hacia un acto supuestamente deliberado del copiloto, del que todavía se desconocen los motivos.

Lubitz nació en Montabaur, en el estado federado de Renania-Palatinado (oeste de Alemania), y no estaba fichado por las autoridades judiciales francesas ni alemanas por asuntos penales o vinculados con extremismos.

"Normalmente, cuando te suicidas, te suicidas solo, por eso no pronuncio esa palabra, pero efectivamente te puedes plantear legítimamente la cuestión", indicó el fiscal a los medios, insistiendo en que "en este momento nada permite decir que se trate de un atentado terrorista".

Su comportamiento, no obstante, puede interpretarse como que había "una voluntad de destruir el avión", añadió la Fiscalía, que ha solicitado la colaboración de las autoridades judiciales alemanas y españolas para indagar sobre su biografía e intentar esclarecer los hechos.

Los pasajeros de ese vuelo, según los primeros elementos de la investigación, en principio no se dieron cuenta de lo que sucedía hasta el final, dado que no se escuchan gritos hasta poco antes del impacto.

publicidad

El Ministerio de Exteriores alemán elevó hoy a 75 el número de alemanes muertos en la catástrofe, pero entre las víctimas figuran además 50 españoles, tres estadounidenses y tres argentinos, así como ciudadanos de Australia, Bielorrusia, Colombia, Dinamarca, Reino unido, Irán, México, Marruecos, Holanda y Venezuela.

Unos 250 familiares participaron hoy en un homenaje a los fallecidos organizado a las afueras de Le Vernet, la pequeña aldea más cercana al lugar del siniestro, en el que se han instalado una decena de banderas en representación de sus nacionalidades.

La investigación prosigue ahora para intentar recuperar la segunda caja negra, con los parámetros técnicos del vuelo, y para recuperar los cuerpos y los restos de fuselaje, labor que podría demorarse semanas dada la dificultad del terreno en el que están esparcidos

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad