publicidad

La Cumbre del Clima de París se alarga al sábado

La Cumbre del Clima de París se alarga al sábado

Después de una nueva noche de negociaciones, se pospone la presentación del texto definitivo a mañana.

La delegación de EEUU en París.

“Es tiempo de concluir”. Este fue el mensaje del  presidente de la Cumbre del Clima, Laurent Fabius, en una intervención el jueves pasadas las 21:00 horas de París para presentar un nuevo borrador de acuerdo. Esta nueva versión de 27 páginas mostraba un texto más limpio, aunque todavía con unos 50 corchetes en los que seguían quedando cuestiones importantes por decidir. Acostumbrados a los finales interminables y trágicos de estas conferencias, lo más destacado de la intervención del francés fue su intención de que el siguiente texto que se presentase el viernes fuese ya el del acuerdo definitivo.  Pero fue un espejismo, según fueron pasando las horas, la realidad devolvió la conferencia a su guión habitual. Durante la noche se comunicó que la conferencia se tendría que alargar hasta el sábado (un día más de lo previsto).  

publicidad

En la mañana del viernes, Fabius ha dado un nuevo plazo para presentar el texto definitivo: sábado, 9:00 horas de París. Si no vuelve a retrasarse, el plan previsto sería entonces ir al Plenario para aprobarlo ese día por la tarde. A pesar de los fantasmas del pasado, esto todavía no tiene nada que ver con Copenhague: "Estamos casi al final del camino y soy optimista", ha dicho esta mañana el presidente de la COP21. 

La del jueves fue la segunda noche sin dormir de los negociadores para conseguir terminar de cuadrar el primer acuerdo que involucre a todos los países del mundo en la lucha contra el cambio climático. “El compromiso requiere renunciar a lo que es 100% ideal para cada uno”, comentó Fabius, que expresó también su autoridad para cerrar él mismo aquellos puntos en los que no se llegue a un acuerdo. Una importante declaración que fue validada en el Plenario por el aplauso de los negociadores. 

En la última versión de texto del jueves por la noche, se concretaba que el objetivo del acuerdo es que la temperatura media del planeta no suba más de 2 °C, pero intentado que no supere 1.5 °C.  Al mismo tiempo se reconocía que los compromisos nacionales presentados por los países para reducir sus emisiones no son suficientes, por lo que se fijaba el sistema para que sean revisados cada 5 años. Asimismo, se establecía como meta a largo plazo alcanzar la ‘neutralidad en emisiones de gases de efecto invernadero’ en la segunda mitad del siglo (lo que supone que el balance entre la generación y la absorción de emisiones generadas por las actividades sea cero).

publicidad


Por otro lado, quedaban todavía muy abiertas las cuestiones de la diferenciación entre los países, la financiación y la ambición que tendrá el acuerdo. Como reconoció Fabius, lo más difícil. 

Los grupos sociales reaccionaron al nuevo borrador pidiendo más ambición, pero sin poner en duda el conjunto del texto.  “El punto clave en el proyecto de acuerdo habla de ‘neutralidad de emisiones de gases de efecto invernadero”, comentó Greenpeace, “por qué esta conferencia no puede simplemente decir las cosas como son: debemos parar el petróleo, el carbón y el gas de aquí a 2050 como tarde”.


Está claro que este no es el acuerdo perfecto, pero tiene los componentes para ir creciendo progresivamente en ambición. Eso, si no cambia mucho y se consigue cerrar en las próximas horas.

Texto actualizado: Viernes 11, a las 14:00 h de París

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad