publicidad

convencion guerra galaxias iv

convencion guerra galaxias iv

El aniversario 30 de las Guerras de las Galaxias arrancó con una convención que ha atraído a miles a Los Ángeles.

Proclaman Día de las Guerras de las Galaxias

LOS ÁNGELES - En fila y ataviados con sotanas cafés y espadas de luz, un grupo de pequeños padawans o aprendices de Jedi escuchan atentos las instrucciones de su maestro y esperan su turno para combatir los ataques físicos y sicológicos del legendario Darth Vader.

“Si cruzas al lado oscuro, si unimos nuestras fuerzas, podremos gobernar la galaxia”, le dice Vader a uno de los chiquillos enrolados en la Academia del Jedi, uno de los atractivos instalados en Celebration IV, la cuarta convención de la Guerra de las Galaxias que abrió este jueves y que permanecerá hasta el lunes 28 en el Centro de Convenciones de Los Angeles.

Uno a uno, los impresionables padawans se enfrentan al hombre-máquina de máscara y capa negra mientras su maestro Jedi les da consejos durante el combate: “!abajo; cuidado con la pierna; agáchate; no dejes que te haga enojar; no cruces al otro lado!”

“Cuando estaba peleando, traté de rodarme por el piso”, dijo Nathaniel Booker de nueve años. “También recordaba lo que nos dijo Yoda, que la fuerza estaría con nosotros”.Nathaniel viajó con su familia desde Hutchinson, Kansas para asistir a lo que se espera será la convención de las Guerras de las Galaxias más grande y concurrida hasta la fecha. Como los Brooker, miles de familias más de todo el país y de diversas partes del mundo viajaron a Los Ángeles sólo para tener la oportunidad de ver en persona a sus personajes preferidos y hacerse de todo tipo de parafernalia intergaláctica.

publicidad

La celebración por los 30 años de la saga creada por George Lucas arrancó el miércoles con una proyección maratónica de las seis películas que han cautivado ya a tres generaciones y continuó el jueves con las salas de exhibición y tiendas abiertas sólo para los miembros oficiales de los diversos clubes de fanáticos.

El aniversario también se marcó con la proclamación del 25 de mayo como el Día de las Guerra de las Galaxias en Los Ángeles, una iniciativa impulsada por Shawn Crosby, uno de los líderes de la Legión 501, un grupo que se dedica a realizar visitas a hospitales de niños vestidos como soldados del Imperio.

Por su parte, el Servicio Postal develó la estampilla conmemorativa que recibió más votos por parte de cibernautas de todo el mundo que eligieron a Yoda sobre Darth Vader como el personaje que merecía dar un toque intergaláctico a la correspondencia estadounidense.

En las salas y pasillos del Centro de Convenciones fans de todas las edades rondaban disfrazados igual de Hans Solo que de Seth; de Princesa Leah o Chewbacca. Otros iban y venían a sus coches para descargar las bolsas con figurines, juegos, disfraces o fotos autografiadas, mientras que otros más se apresuraban a terminar de armar sus réplicas robóticas de R2D2 o C3PO.

Brae Wyckoff, un supervisor de producción de 35 años, llegó a la convención con la barba a medio crecer y con una peluca estilo Princesa Leah. El ecléctico residente de Ocean Side dijo haber esperado cerca de una hora en la fila del puesto de juguetes Hasbro para adquirir una exclusiva figura de Luke Skywalker.

publicidad

“Vallió la pena. Es una figura de concepto basada en las ilustraciones de Ralph McQuarrie. Sólo aquí puede conseguirse”, dijo el coleccionista. Apenas era jueves y Wycoff ya había hecho compras por $400 - $500.

Más allá de la mercancía

El culto que han generado las películas de Lucas ha convertido a las Guerras de las Galaxias en una industria altamente redituable. Desde 1977, año en el que debutó la primera película, se han vendido $13,500 millones en mercancía a nivel mundial. Tan solo en 2006, las ventas alcanzaron $1,500 millones, según los organizadores del evento.

L.A. Inc. estima que el evento podría generar $7 millones para la ciudad, tan sólo en acomodaciones y comida, reportó LA Downtown.

Pero aunque el comercio y el consumismo son en definitiva fuerzas muy tangibles en estas convenciones (autógrafos: de $10 a $35, dependiendo de la estrella), también es cierto que han servido para nutrir la fuerza de una comunidad cautivada por la imaginación de Lucas y las ilustraciones de McQuarrie.

En la sala de exhibición R2 Builders (constructores de R2), cerca de 30 modelos ofrecen variaciones del simpático robot: un R2 rosa, otro con piezas que se levantan como escamas, algunos fieles a las primeras películas, otros más actuales.

A través del sitio www.astromedia.net, los 5,800 miembros del grupo esparcidos en todo el mundo intercambian consejos sobre cómo construir los robots, organizan pedidos conjuntos de partes y resuelven problemas técnicos a través de foros de discusión en línea.

publicidad

“Para mi, venir a la convención se trata por supuesto de mostrar mi trabajo”, dijo Tom Jockwiak, un ingeniero eléctrico de Bolingbrook, Illinois. “Pero en realidad lo que más se disfruta es conocer en persona a muchas de las personas con las que sólo tenías contacto por computadora. Me llevo de aquí caras que podré asociar con los nombres de pantalla”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad