publicidad

Obama planea usar su poder ejecutivo para endurecer el control de armas

Obama planea usar su poder ejecutivo para endurecer el control de armas

El mandatario pidió a su equipo que redacte una propuesta que le permitiría ampliar la verificación de antecedentes para los compradores de armas

Obama planea usar su poder ejecutivo para endurecer el control de armas...

El presidente Barack Obama ha pedido a su equipo que redacte una propuesta que le permitiría ampliar la verificación de antecedentes para los compradores de armas sin la aprobación del Congreso, confirmó este jueves la Casa Blanca.



Obama quiere recibir cuanto antes una serie de recomendaciones para tomar medidas ejecutivas relacionadas con el control de armas, según dijo una de sus asesoras, Valerie Jarrett, en un discurso en Newtown (Connecticut) pronunciado la noche del miércoles y citado hoy por medios estadounidenses.



El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, confirmó en su conferencia de prensa que Obama está interesado en usar su poder ejecutivo para "mantener las armas fuera de las manos" de quienes planean hacer daño a otros.



"El presidente ha pedido a su personal recomendaciones basadas en una revisión de sus autoridades ejecutivas", indicó el portavoz.

Lea: Connecticut prohibirá la venta de armas a quienes están en lista de vigilancia del gobierno federal



Obama aseguró el año pasado que su mayor frustración como presidente ha sido el fracaso de sus esfuerzos por lograr un mayor control de la venta y posesión de armas en el país.

 Su nuevo impulso a ese área llega una semana después del tiroteo en San Bernardino (California), donde dos supuestos seguidores del Estado Islámico (EI) mataron el 2 de diciembre a 14 personas y dejaron heridas a otras 21, en el peor acto terrorista en el país desde los ataques del 11 de septiembre de 2001.



publicidad

La decisión de Obama no implica que deje de pedir al Congreso una reforma sobre el control de armas, según Earnest, pero la inacción del legislativo en esa materia le ha generado una "inmensa frustración".

El portavoz recordó que la "mayoría" de los estadounidenses respaldan una mayor verificación de los antecedentes de los compradores de armas, pero hasta ahora han quedado eclipsados por "una minoría que habla muy alto" y que se opone a cualquier restricción a la venta o posesión de armas.



El debate sobre las armas se reabrió en 2012 en Estados Unidos a raíz de dos sucesos de ese año: la matanza en un cine de Aurora (Colorado), donde hubo 12 muertos y 58 heridos, y la ocurrida en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut), donde fueron asesinados a tiros 20 niños y 6 mujeres.



El Gobierno de Obama impulsó entonces un conjunto de medidas para reformar la legislación de control de armas, pero el Congreso no aprobó siquiera la que generaba más consenso: un sistema de verificación de antecedentes para impedir que las armas llegaran a los criminales o a las personas con problemas de salud mental.



La Casa Blanca atribuye buena parte de la culpa por la inacción del Congreso al poder de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés) y sus donaciones a muchas campañas políticas.

 Si Obama emite medidas ejecutivas sobre el control de armas, afrontará muy probablemente un fuerte rechazo de la oposición republicana, que ya ha impuesto notables trabas a otros de sus decretos, en particular a las acciones que emitió el año pasado en materia de inmigración.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad