publicidad
Cotorras puertorriqueñas en el Bosque Estatal de Mtaricao

Logran avance en la protección de la cotorra puertorriqueña

Logran avance en la protección de la cotorra puertorriqueña

Se trasladaron 25 cotorras al Bosque de Maricao para establecer una tercera población del ave.

Cotorras puertorriqueñas en el Bosque Estatal de Mtaricao
Cotorras puertorriqueñas en el Bosque Estatal de Mtaricao

La secretaria del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Carmen R. Guerrero Pérez; la directora de la Región Sureste del Servicio federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS, por sus siglas en inglés), Cynthia K. Dohner; y el dasónomo de la Región Sureste del Servicio Forestal federal (USFS), Tony Tooke,  informaron el  el traslado de 25 cotorras puertorriqueñas al Bosque estatal de Maricao, un paso fundamental para establecer la tercera población de esa especie en peligro de extinción.

Las cotorras fueron trasladadas a una nueva jaula de vuelo donde los científicos del grupo de trabajo interagencial las entrenarán por espacio de un año para que puedan ser liberadas en el bosque y así establecer la tercera población de la cotorra en estado silvestre, un elemento esencial para la recuperación de la especie.

publicidad


Los 25 individuos fueron criados exitosamente en el aviario del DRNA: Dr. José Luis Vivaldi, en el Bosque estatal de Río Abajo, en Utuado; y en el Iguaca (nombre taíno), del USFWS en el Bosque Nacional El Yunque, en el este de la isla.


Programa de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña

“La transferencia de estas cotorras al Bosque estatal de Maricao es un esfuerzo de varios años encaminado por personal de las tres agencias y otros colaboradores, que hoy implica un paso histórico en el Programa de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña, reconocido como uno de los más exitosos a nivel mundial para una especie en peligro de extinción”,  expresó Guerrero Pérez.

La planificadora señaló que “tener a la iguaca en Maricao, permite que se cumpla un importante criterio del plan de recuperación que es que existan tres poblaciones interconectadas en la isla. El Bosque estatal de Maricao fue seleccionado en consenso hace varios años como el lugar ideal para esta fase principalmente por sus características ambientales y su clima”.

publicidad

Por su parte, la directora de la Región Sureste del USFWS, Cynthia K. Dohner, declaró que “la transferencia de estas cotorras a Maricao para establecer una tercera población de cotorras puertorriqueñas marca otra etapa importante hacia nuestra meta interagencial de lograr la recuperación de las cotorras en su estado silvestre”.

“De un total de 13 aves a principios de la década de 1970, ahora tenemos más de 500 entre nuestros aviarios y en estado silvestre”, puntualizó Dohner.

La funcionaria federal mencionó que “el trabajo mano a mano con agencias como el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales y el Servicio Forestal de los Estados Unidos, es uno de los mejores ejemplos de éxito bajo el Ley de Especies en Peligro de Extinción y un gran ejemplo del trabajo en equipo en proyectos de largo plazo.  Este programa es usado a nivel nacional e internacional como modelo para demostrar que sí podemos recuperar especies que han estado al borde de la extinción. El próximo año, esperamos que las comunidades adyacentes a este hermoso bosque puedan participar de la liberación de estas cotorras”.

El dasónomo regional del USFS, Tony Tooke, indicó “el Servicio Forestal del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y Bosque Nacional El Yunque están orgullosos de ser parte del grupo de colaboradores federales, estatales y privados que se han dedicado a la recuperación de la cotorra puertorriqueña. En un tiempo, esta fue una de las 10 especies de aves más amenazadas en el mundo, ahora la cotorra tendrá tres poblaciones. Esperamos continuar nuestro apoyo a esta asociación, aportando al hábitat necesario para la conservación de esta especie”.

publicidad

Para la transferencia de las cotorras, fue preciso construir una nueva jaula de vuelo mediante una inversión de fondos federales de $49 mil, que generó siete empleos temporeros. Global Maintenance & Consultants fue la compañía constructora.

Durante el término de un año que tomará el proceso de entrenamiento de las cotorras, no se aceptarán visitas del público a la zona de la jaula de vuelo porque es necesario evitar cualquier contacto humano más allá del que tendrán con los científicos del programa, para garantizar que las aves puedan adaptarse adecuadamente cuando sean liberadas al bosque. El público sí podrá visitar las instalaciones del vivero de peces como de ordinario, en horario regular de lunes a viernes.

Actualmente, el aviario del DRNA, Dr. José Luis Vivaldi, cuenta con una población de 212 cotorras en cautiverio y entre 88 y 94 cotorras en estado silvestre, según el censo de julio. El total de nuevos polluelos en este año en el aviario fue de 49 y 26 adicionales en estado silvestre. 

Mientras, en el aviario Iguaca del USFWS la población asciende a 183 cotorras y 14 en estado silvestre en el Bosque Nacional El Yunque, según el censo de julio.  Se liberaron 20 cotorras en dos grupos en junio. Este año hubo un total de 24 nuevos polluelos en cautiverio y siete en estado silvestre.

Entre ambos bosques, hay una población total de 395 cotorras en cautiverio en los dos aviarios y un aproximado de 108 en estado silvestre entre el Yunque y Río Abajo.

publicidad

Este año se hicieron eventos de liberación con 15 cotorras el 21 de enero en el aviario del DRNA y 20 cotorras en dos grupos en el mes junio desde el Yunque.

Datos históricos del Programa de Recuperación de la Cotorra Puertorriqueña:

En el siglo 19, se estimó la población en más de un millón de cotorras puertorriqueñas, sin embargo para la década de 1950 se creía que apenas había 200 individuos. En el 1968, el ave fue incluida en la lista de la Ley federal de especies en peligro de extinción. Fue en el año 1973 cuando se inició el programa de recuperación con el establecimiento del primer programa de reproducción en cautiverio en el aviario Iguaca en el Bosque Nacional El Yunque.  En el 1993, se estableció el segundo aviario Dr. José Luis Vivaldi para reproducción en cautiverio en el Bosque Estatal de Río Abajo. En el año 2000, ocurrió la primera liberación al estado silvestre en el Yunque.  En el año 2006, los científicos liberaron cotorras a la vida silvestre en Río Abajo. 

El año pasado, el programa reportó el nacimiento de dos cotorras puertorriqueñas en estado silvestre en un nido natural en el Bosque estatal de Río Abajo, evento que marcó un hito en 144 años de historia. 

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad