publicidad

Conozca algunos consejos sencillos para eficientar energía en su hogar

Conozca algunos consejos sencillos para eficientar energía en su hogar

Revise y arregle el sistema de aislamiento de la casa, lo cual le permitirá aprovechar al máximo el dinero que usted gasta en energía.

Conozca algunos consejos sencillos para eficientar energía en su hogar 4...

¡Es muy fácil!

DALLAS.- Una de las formas más rápidas y más eficaces en función de su costo de reducir el desperdicio de energía en su hogar consiste en revisar y arreglar el sistema de aislamiento de la casa, lo cual le permitirá aprovechar al máximo el dinero que usted gasta en energía.

Un buen sistema de aislamiento incluye una combinación de distintos productos y técnicas de construcción que preparan la casa para ofrecer un buen rendimiento térmico, controlar la humedad y disminuir la infiltración de aire.

Usted puede aumentar la comodidad de su hogar y al mismo tiempo reducir su necesidad de calefacción y enfriamiento hasta un 30% invirtiendo algunos cientos de dólares en productos de aislamiento y climatización adecuados.

publicidad

Para más información sobre cómo ahorrar energía en su casa, siga esta liga.

Sugerencias para un estudio del consumo energético

  • Revise el nivel de aislamiento de las paredes exteriores y del sótano, los cielos rasos, el ático, los pisos y la zona de
  • acceso a la tubería.
  • Fíjese si hay hoyos o rajaduras alrededor de las paredes, cielos rasos, ventanas, puertas, lámparas, grifos, interruptores y
  • enchufes que dejen que el aire entre y salga de su casa.
  • Verifique si el tiro de la chimenea est abierto.
  • Asegúrese de cuidar de forma debida los electrodomésticos y los sistemas de calefacción y aire acondicionado.
  • Estudie las necesidades y los patrones de utilización de alumbrado de su familia y preste especial atención a las zonas de
  • mucho uso, como la sala, la cocina y las luces exteriores.
  • Busque la forma de aprovechar la luz del día, reduzca el tiempo que las luces están encendidas e instale bombillas y lámparas fluorescentes compactas o comunes en lugar de las bombillas y las lámparas incandescentes.


Recomendaciones

Según los expertos, la manera más sencilla de remediar esta situación que repercute en los bolsillos y el medioambiente, consiste en aplicar una serie de pautas y consejos sencillos como los siguientes:

  • Reemplaza las lámparas de hilo incandescente: porque producen sobre todo calor. Pon las de bajo consumo, aunque son más caras, duran más y ahorran hasta un 80 por ciento de energía.
  • Aprovecha al máximo la luz natural, sobre todo porque es gratuita
  • Utiliza tubos fluorescentes: sobre todo en aquellas habitaciones que más se usan o en los lugares que necesitan estar permanentemente iluminados, como los pasillos, por ejemplo.
  • Elige electrodomésticos verdes: o mejor dicho los que tienen el símbolo de "Energy Star". Estos electrodomésticos supuestamente califican como ahorradores de energía según un programa iniciado por la Agencia de Protección del Medioambiente y el Departamento de Energía de Estados Unidos. Aunque esta calificación ha sido puesta en duda, establece normas estrictas a las compañias que fabrican electrodomésticos. Por ejemplo: una nevera de tamaño promedio tiene que ser un 15 por ciento más eficiente que los estándares federales, o usar menos de 500 kilowatts/hora por año para recibir el logo de "Energy Star".
  • Mejora la eficiencia del agua: los sistemas de acumulación de agua caliente son más eficientes que los que calientan el líquido en el momento. También los reguladores de temperatura con termostato para la ducha permiten ahorrar energía así como agua. Coloca la temperatura a 120 grados Farenheit (49 grados centígrados).
  • Cuida también el agua fría: ya que ésta llega a muchos hogares impulsada por bombas eléctricas. Repara los grifos que gotean y no dejes el agua correr mientras haces alguna actividad como lavarte los dientes o afeitarte.
  • Vigila la calefacción: purga los radiadores y sácales el aire al inicio de la temporada. Tapa las salidas que provocan corrientes de aire con burletes, silicona o masilla. Recuerda que es aconsejable mantener una temperatura de unos 20 grados centígrados (68 grados Farenheit) y apagar la calefacción de noche. Cierra las persianas y las cortinas para mantener el calor. Cuando salgas reduce la temperatura dos o tres grados.
  • Coloca ventiladores de techo: cuando están en reversa ayudan a circular el aire tibio o fresco hacia abajo y los ambientes se climatizan más rápido. Cuando salgas, apágalos, un ventilador que funciona continuamente puede costarte 7 dólares más por mes.
  • Enjuaga la ropa con agua fría: el 90 por ciento de la energía usada al lavar la ropa se gasta en calentar el agua. Usa agua caliente sólo cuando sea absolutamente necesario.
  • Abre poco el refrigerador: pon el termostato en 38 o 40 grados Farenheit (3.5 o 4.5 grados centígrados). Trata de tener el congelador lleno para mantener el aire frío.
  • Sella todos los huecos de la casa: por donde pueda colarse el aire ya sea frío o caliente. Las zonas más importantes son las "olvidadas" como el ático y el sótano. Sella ventanas, puertas y las entradas de los servicios de agua y luz.
  • Aisla tu casa: el grado de aislación depende del clima y del tipo de calefacción que utilice la casa. Una vez que tengas aisladas las paredes, un especialista debe verificar que los sistemas de ventilación de la calefacción y el aire acondicionado estén funcionando correctamente. Para consultar sobre las medidas de aislación recomendadas por el Departamento de Energía, ve a la siguiente dirección de internet: www.ornl.gov/sci/roofs+walls/insulation/
  • Encuentra más información sobre ahorro de energía en la página de El gobierno te ayuda.
publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad