publicidad
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

congresistas visitan a inmigrante refugiada en iglesia

congresistas visitan a inmigrante refugiada en iglesia

Los congresistas demócratas Raúl Grijalva y Luis Gutiérrez visitaron a Rosa Robles, una indocumentada refugiada en un santuario en Tucson.

La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.
La inmigrante indocumentada mexicana Rosa Robles.

Tucson (EFEUSA).- Los congresistas demócratas Raúl Grijalva y Luis Gutiérrez visitaron hoy a Rosa Robles, una mujer indocumentada que se encuentra en santuario desde hace mas de nueve meses en la Iglesia Presbiteriana del Sur en Tucson.

"Rosa es una mujer muy valiente, su historia refleja la de muchos inmigrantes. Nosotros no descansaremos hasta que personas como Rosa y su esposo tengan las mismas garantías que tienen las personas como yo: la posibilidad de que al final del día puedas regresar a tu hogar y reunirte con tu familia", declaró hoy a Efe el congresista por Illinois.

Gutiérrez llegó hasta la Iglesia Southside Presbyterian, momentos antes de participar en un foro comunitario junto con Grijalva sobre las ordenes ejecutivas del presidente Obama que otorgan un alivio migratorio a millones de inmigrantes indocumentados, conocidas como DACA y DAPA.

publicidad

Gutiérrez reconoció que habría que trabajar conjuntamente para poder ayudar a personas como Robles, quien no se beneficia ni de la ampliación del DACA y ni de DAPA por no tener hijos ciudadanos estadounidenses.

No obstante, sus hijos, también inmigrantes mexicanos, son elegibles para la ampliación del DACA.

Explicó que el principal problema es que las personas como Robles, que ya se encuentran dentro del sistema enfrentando un proceso de deportación al ser arrestados antes del anuncio de la orden ejecutiva del presidente Obama, son considerados como una prioridad para ser deportados por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE).

"Este es un tema que hemos platicado, creo que (para las) personas como Rosa, se deben de tomar en cuenta todas las circunstancias, no todo es sencillo", admitió Gutiérrez.

Robles, originaria de Hermosillo, Sonora (México) cumplirá el próximo 7 de mayo, nueve meses en santuario.

"No ha sido nada fácil, vivo día a día y espero que la visita de los congresistas pueda ayudar mi caso", manifestó Robles a Efe.

La inmigrante mexicana fue "víctima" de la implementación de la ley estatal SB1070, aprobada en el 2010 en Arizona, la cual otorgó a los departamentos de policía la autoridad de cuestionar el estatus migratorio de las personas.

Robles fue detenida por una infracción de tráfico y al no tener una licencia de conducir fue entregada al servicio de inmigración, iniciándose así un proceso de deportación en su contra.

publicidad

Como último recurso, la madre de dos hijos buscó refugio en la iglesia pidiendo santuario, al igual que lo hicieron cientos de inmigrantes indocumentados provenientes de Centroamérica en la época de los ochenta.

"Queremos el apoyo de Washington, aquí en Arizona no hemos tenido respuesta", aseveró.

Y aunque el servicio de inmigración comunicó a los abogados de Robles que la indocumentada puede dejar la iglesia porque no la van a detener, éstos pidieron algo por escrito que la proteja de la deportación, algo que hasta el momento se han rehusado a darle.

"Mi cara es conocida, tan pronto salga a la calle me pueden detener", dijo Robles quien teme por su vida en caso de ser obligada a regresar a México debido al crimen organizado que muchas veces se enfoca en los inmigrantes deportados de Estados Unidos.

Por su parte el congresista de Arizona, Raúl Grijalva, declaró a Efe que Robles es un ejemplo que representa a muchas madres inmigrantes en este país.

"Lo que pase con el caso de Rosa al final va a tener repercusiones para el caso de muchas otras personas", aseguró.

El congresista demócrata considera que es fundamental que el mismo presidente Obama tome cartas en el asunto y se asegure que su propia administración actúe y aplique los cambios de prioridades en las deportaciones.

Opinión con la cual coincidió Margo Cowan, abogada que representa a Robles, que estaba presente durante la entrevista.

publicidad

"Este caso tiene que terminar, no vamos a parar hasta que ganemos, es una vergüenza que nadie quiere ver lo que está pasando, todos los días madres y padres siendo separados de sus hijos", reclam

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad