publicidad
Isidro Medrano García y su víctima

¿Por qué se ríe Isidro?

¿Por qué se ríe Isidro?

Con una sonrisa triunfal y de rodillas, así reaccionó Isidro Medrano al veredicto que le declaraba culpable de actos lascivos con una menor

Isidro Medrano García en una vista en 2014
Isidro Medrano García en una vista en 2014

Jorge Morales Almada
@Yorshmore

En una pequeña celda, al interior de la Corte Superior del condado de Orange, en el sur de California, Isidro Medrano García se movía lo que apenas dos pasos le permitían, de un lado a otro, entre la incertidumbre y la ansiedad.

El hombre de 42 años esperaba la llegada de las doce personas que la mañana del viernes decidirían sobre su culpabilidad o inocencia por los delitos de secuestro, violación y actos lascivos con una menor, una decisión que implicaba la posibilidad de pasar el resto de su vida en prisión.

Isidro, originario del estado mexicano de Morelos, estaba siendo enjuiciado en ese tribunal por el rapto y cautiverio de la mujer con la que vivió 10 años y con quien tuvo una hija.

Esa mujer era Mayra, ausente el viernes en la corte, quien en mayo de 2014 declaró a la policía que durante una década estuvo secuestrada, desde que ella tenía 15 años de edad, y que era forzada por Isidro para tener relaciones sexuales.

Isidro Medrano García y su víctima
Isidro Medrano García y su víctima

Tras casi dos años de encierro, de audiencias, de declaraciones, de testigos a favor y en contra, Isidro estaba a punto de conocer el veredicto.

Momento de la verdad

Ya sentado frente al juez Michael Leversen, Isidro tenía a un lado a su abogado de oficio, Seth Bank, del otro a un traductor, y más de lejos a la asistente de la fiscalía, Whitney Bokosky.

No dejaba de mover las piernas, recargaba los codos en la mesa, agachaba la cabeza, volteaba sobre su hombro hacia la audiencia tratando de encontrar el rostro conocido al que momentos antes, cuando estaba en la celda, le había hecho señas con los dedos, el número 8.

Más tarde se sabría que 8 eran los años de cárcel que la Fiscalía de Orange puso sobre la mesa antes de que se leyera el veredicto, propuesta que el abogado defensor no aceptó.

publicidad

Por eso la angustia de Isidro era evidente, porque de ser encontrado culpable podría no volver a pisar la calle y acababa de rechazar una generosa oferta.
El momento del veredicto llegó y cuando escuchó que era culpable de tres de los cinco delitos que le imputaban, que había cometido actos obscenos, lascivos, impúdicos en contra de una menor de edad, Isidro agachó tanto la cabeza que golpeó la mesa, pero al levantarse y voltear hacia la audiencia, Isidro se estaba riendo.

El veredicto era una victoria para Isidro, ya que el jurado consideró que no era culpable por el delito de secuestro y el cargo de violación fue anulado, lo que implica que no puede pasar más 4 años y 4 meses en prisión y ya lleva casi dos, y aunque al terminar su condena sería deportado para regresar a su natal Tlaquiltenango, a ese pueblo de Morelos donde algunos de quienes le apoyaron en el tribunal comentaban -a modo de justificación- que no está mal visto casarse con una chamaca de 15 años.

Antes de que la sala fuera desalojada y de que lo regresaran a la celda, Isidro se despidió de sus conocidos con una mano al aire y con la sonrisa triunfal en el rostro que no se le borraba. Luego se hincó ante su abogado de oficio, juntó las palmas de las manos como quien le reza a la Virgen María, y le dio las gracias.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad