publicidad

Condenaron a familia guatemalteca que dirigia red de prostitucion en Los Angeles

Condenaron a familia guatemalteca que dirigia red de prostitucion en Los Angeles

Miembros de una familia guatemalteca fueron encontrados culpables de introducir a indocumentadas para prostituirlas.

Red de engaños

LOS ÁNGELES, California – Cinco miembros de una familia fueron condenados el miércoles por un total de 34 cargos federales de conspiración y tráfico sexual en conexión a 34 mujeres guatemaltecas que fueron engatusadas para viajar a Los Ángeles, en donde fueron golpeadas y forzadas a prostituirse.

La cabecilla de la red, Gladys Vásquez-Valenzuela, de 38 años, fue encontrada culpable de cinco cargos de tráfico sexual forzado, seis cargos de importación y albergue de inmigrantes con fines de prostitución y un cargo de conspiración.

Su hermana de 27 años, Mirna Jeanneth Vásquez-Valenzuela, fue condenada por cuatro cargos de tráfico sexual forzado, tres cargos de importación y albergue de inmigrantes con fines de prostitución y un cargo de conspiración.

   

Dos sobrinas, María de los Ángeles Vicente, de 29 años y Maribel Rodríguez Vásquez, así como Gabriel Méndez, el novio de Mirna, también fueron condenados bajo cargos similares.

Los cinco – todos ciudadanos guatemaltecos con excepción de Méndez, que es mexicano – enfrentan la posibilidad de pasar el resto de sus vidas detrás de las rejas, según los fiscales.

Los acusados se mantuvieron sin inmutarse durante el proceso, escuchando por audífonos la traducción simultánea del proceso y ofreciendo poca reacción al momento de que se pronunciaran sus condenas.

publicidad

“No movieron un músculo durante todo el tiempo”, dijo Williams. “Fue como si hubieran estado ahí viendo una película”, agregó un miembro del jurado.

Las víctimas testificaron que fueron contactadas en Guatemala, en donde se les dijo que tenían trabajos asegurados en restaurantes y tiendas de Los Ángeles.

Después de ser introducidos al país por coyotes y llevados a Los Ángeles, las mujeres dijeron que fueron entregadas a Valenzuela y sus asociados, quienes les informaron que su “trabajo” sería trabajar en un burdel o en las esquinas del parque MacArthur cerca del centro de Los Ángeles, donde a veces veían hasta 25 hombres diarios.

“Para su horror y desgracia, su apariencia fue modificada, eran vigiladas y a diario conducidas a las [calles] Octava y Alvarado, en donde eran monitoreadas cercanamente mientras se les decía como atraer a clientes diciendo 'ven aquí, mi amor'”, le dijo la semana pasada la fiscal federal Cheryl Murphy al jurado. 

Los abogados de las partes acusadas le dijeron al jurado que las víctimas mintieron sobre su tratamiento porque el gobierno les había prometido “beneficios” a cambio de su testimonio contra los acusados.

Morrow no fijó una fecha para la sentencia, y los fiscales no indicaron si tratarán de abrir un juicio nuevo para los 19 cargos en los que el jurado no pudo llegar a una decisión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad