publicidad

Concejo de Bell convoca reunion especial - administrador podria ser despedido

Concejo de Bell convoca reunion especial - administrador podria ser despedido

No obstante, la pensión vitalicia de Robert Rizzo podría ascender a $600 mil, lo que lo convertiría en el mejor pensionado de CalPERS.

El que ríe al último...

BELL, California – Mientras los miembros del concejo de la ciudad de Bell se preparan para sostener una reunión especial este jueves en la que se discutirá el posible despido del administrador Robert Rizzo, el funcionario que goza de un sueldo de casi $800 mil anuales podría jubilarse con una de las pensiones más altas en el sistema de retiros de California.

Rizzo podría ser obligado a renunciar, pero la última carcajada podría ser suya, pues según el diario Los Ángeles Times, su pensión vitalicia podría ascender a $600 mil, lo que lo convertiría en el pensionado mejor remunerado de Calders, después de los $509,664 que recibe Bruce Malkenhorst Sr., el ex administrador de la ciudad de Vernon.

Randy Adams, el hombre que contrató Rizzo como jefe de policía, también podría retirarse con una pensión de $411,300, justo debajo de Malkenhorst en la lista de jubilados con las pensiones más jugosas.

"Es indignate e insostenible", le dijo al Times la activista por la reforma de pensiones Marcia Fritz. "Los salarios altos sólo duran unos años – las pensiones duran toda la vida".

Estimar la pensión por la administradora adjunta Angel Spaccia, de 51 años y que actualmente gana casi $400 mil anuales, resulta menos preciso, según el diario.

Spaccia ha trabajado para varias agencias públicas y no podrá jubilarse hasta los 55. Estimaciones conservadores, no obstante, sitúan su pensión en $250 mil.

publicidad

En tanto, miembros del concejo de Bell están presionando por la renuncia de los funcionarios, que podrían venir tan pronto como el jueves.

Los salarios excesivos, reportados por el Times las semana pasada, han provocado protestas en la pequeña ciudad de clase trabajadora al sureste del centro de Los Ángeles.

Cristina García, quien creció en Bell y es parte de un grupo de ciudadanos recién formado, dijo que las jugosas pensiones – encima de los salarios – son otro insulto para los residentes.

"No es ético y es inmoral, eso es obvio", le dijo García al Times. "Lo que es asombroso es que sea legal".

Al igual que otras ciudades de California, Bell se convirtió en una ciudad "charter" que se rige por sus propias normativas y no por las leyes estatales que estipulan límites en los salarios.

Bell dejó de ser una ciudad de "ley general" después de una elección especial en 2005 en la que participó sólo el 5 por ciento de los votantes registrados y en la que se aprobó la propuesta que convirtió a la ciudad en "charter", recordó La Opinión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad