publicidad

Con la mirada de Obama, Ferguson vive en tensa calma la búsqueda de los responsables

Con la mirada de Obama, Ferguson vive en tensa calma la búsqueda de los responsables

El viernes se vivió la búsqueda de los responsables de la "emboscada" en contra de dos agentes en una protesta.

El viernes se realizó una segunda jornada de búsqueda de los responsables de “una emboscada” contra dos policías.

En medio de las pesquisas, líderes de la comunidad de Ferguson apelaron a la reconciliación y la justicia en un pueblo que lucha contra un legado de rencor racial. Las autoridades dijeron que el jueves lograron detener a varias personas, que más tarde liberaron debido a que nada tuvieron que ver con el incidente. Fueron herméticos y no revelaron mayores datos.

"Podemos encontrar a los autores de este acto atroz. Esta puede ser una oportunidad para que la comunidad y la policía trabajen en conjunto", se manifestó Benjamin Crump, el abogado de la familia de Michael Brown.

El viernes por la mañana, se respiraba un clima de tensa calma. Decenas de personas se reunieron la noche del jueves en una vigilia a la luz de las velas, en donde rezaron por la salud de los dos agentes heridos de bala en una manifestación una noche anterior. Pidieron también por la paz en general después de una espiral de manifestaciones que se han tornado violentas más de una ocasión.

Una multitud más grande se reunió ante la comisaría. Algunos pidieron la dimisión del alcalde y otros la disolución del departamento local de policía, pero todo sin el desorden y discusiones de una noche anterior.

El presidente Barack Obama habló más a profundidad sobre los recientes hechos en Ferguson el jueves en la noche en una entrevista en el programa de la cadena ABC, Jimmy Kimmel Live.

publicidad

Allí consideró que no hay excusa para los "actos criminales" ocurridos en Ferguson. "Y entonces, lo que tenemos que hacer es garantizar que la gente de buena voluntad de los dos lados -policías que tienen un trabajo tremendamente duro y ciudadanos que comprensiblemente no quieren ser acosados por su raza- pueden trabajar juntos para encontrar buenas soluciones", añadió.

"Lo que tenemos que hacer es asegurarnos de que los que no respetan al otro lado, los que recurren a la violencia, son marginados", afirmó el presidente.

Sobre el ataque del jueves, las autoridades denunciaron que el ataque fue una "emboscada" que amenaza con hundir los esfuerzos por calmar las tensiones en la ciudad.

Hallar al responsable o los responsables por los disparos "es nuestra prioridad número uno", dijo Belmar.

Quien efectuó los disparos "no estaba con nosotros", aseguró uno de los organizadores de la manifestación, DeRay Mckesson. "Hay quien desea dejar nuestro movimiento en el descrédito", añadió.

Por su parte, los padres de Michael Brown condenaron los disparos contra los agentes de policía y denunciaron la acción de "agitadores aislados que están tratando de pervertir un movimiento pacífico y no violento".

Antes de la entrevista, el presidente Obama ya había dicho en un mensaje de Twitter que "la violencia contra la policía es inaceptable".

publicidad

Los antecedentes

El tiroteo de Ferguson se produjo tras la dimisión ese mismo día del jefe de Policía, Thomas Jackson, y otros dos altos cargos de la ciudad a raíz de las críticas del Departamento de Justicia por discriminación racial. Ferguson es la misma ciudad donde en agosto pasado murió el joven negro Michael Brown a manos de un policía blanco, en un suceso que desencadenó una ola de disturbios raciales en Estados Unidos.

La renuncia de Jackson era una de las reclamaciones principales de las protestas de Ferguson tras la muerte del joven Brown en circunstancias aún por esclarecer.

Mientras tanto, un informe del Departamento de Justicia publicado la semana pasada cuestiona las prácticas tanto de la Policía como de las autoridades y la Justicia de Ferguson.

La Corte Suprema de Missouri decidió el lunes transferir a un juez estatal los casos municipales de Ferguson para reformar el sistema y recuperar la confianza tras el negativo informe del Departamento de Justicia.

Esta decisión se adoptó tres días después de que el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, dijera que el Departamento de Justicia utilizará su autoridad para reformar la Policía de Ferguson, que no descartó desmantelar por completo si fuera necesario.

En su informe, el departamento que dirige Holder acusa a la Policía de Ferguson de violar sistemáticamente los derechos civiles de la población negra, con detenciones sin motivo aparente y uso excesivo de la fuerza sobre todo contra esa comunidad.

publicidad

La investigación federal reveló que en los últimos dos años los ciudadanos afroamericanos de la ciudad, que suponen el 67% de la población, fueron objeto del 85% de las detenciones de tráfico, el 93% de los arrestos y el 88% de los casos en los que la Policía empleó la fuerza.

En tanto, a la espera de que se calmen los ánimos, la Patrulla de Caminos de Missouri y la Policía del Condado de St. Louis ya recorren las calles de Ferguson para velar por la seguridad ante la posibilidad de que las protestas continúen.

"Respetamos el derecho a las protestas pacíficas, pero no podemos continuar con estas amenazas de violencia que destruyen nuestra comunidad", resaltó en un comunicado el alcalde de Ferguson, James W. Knowles.

"Juntos podemos curar a esta comunidad", destacó W. Knowles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad