publicidad
Ponte en forma con Zumba

Inmigrante ofrece clases de zumba en su casa a latinas de bajos recursos

Inmigrante ofrece clases de zumba en su casa a latinas de bajos recursos

La inmigrante Mexicana Gabriela Díaz ha convertido su casa del área de Chicago en un gimnasio donde imparte clases gratuitas de zumba.

Ponte en forma con Zumba
Ponte en forma con Zumba

La inmigrante Mexicana Gabriela Díaz considera que tiene un compromiso con la salud de los hispanos de su vecindario y ha convertido la planta baja de su casa del área de Chicago en un gimnasio donde imparte clases gratuitas de zumba.

La mayoría de sus alumnos son mujeres hispanas de bajos recursos con problemas de sobrepeso y diabetes, que son las enfermedades más comunes en este grupo demográfico.

Conocida por sus amigas como "Angelita Cupido", ésta inmigrante llegó a Estados Unidos hace dos años y se radicó en la ciudad de Cícero (Illinois), donde casi el 90 por ciento de los habitantes son inmigrantes de origen mexicano.

Según declaró a Efe, de joven hacía mucho ejercicio en su país, pero al iniciar una nueva etapa vital en un nuevo país, y tener hijos, "vinieron el estrés y la depresión".

La mejor solución fue retomar los ejercicios para quemar calorías y extender los beneficios a las mujeres de su vecindario.

"Ciertas personas, con problemas en sus casas, mejoran la autoestima con los ejercicios y bajan de peso", señaló.

Luz Rizo dijo que con las clases de zumba "se me ha quitado la pancita de los embarazos, me estoy tonificando y me siento muy a gusto y bien relajada".

Para otra de las alumnas, Juanita Rangel, los ejercicios la han ayudado a controlar su diabetes.

Otro de los concurrentes, José Larios, dijo a Efe que el gimnasio ofrece a los vecinos la oportunidad de "distraerse, pasarla bien y matar el estrés".

publicidad

Angelita sostiene que muchos de sus alumnos, que antes eran "gorditos", ahora son "esbeltos" por seguir el acondicionamiento físico que ofrecen las clases de zumba, combinadas con música latina.

Las clases son gratuitas, pero si alguien insiste en pagar se le cobran dos dólares por clase, dinero que se usa para acondicionar el gimnasio o ayudar con el pago del aire acondicionado en verano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad