publicidad
El senador Rand Paul, republicano por Kentucky.

Comienza la sesión del Senado para evitar in extremis el cierre de programa de espionaje

Comienza la sesión del Senado para evitar in extremis el cierre de programa de espionaje

La Cámara Alta se reúne para debatir sobre tres leyes de vigilancia creadas tras los atentados del 11 de septiembre que expiran el 31 de mayo

El senador Rand Paul, republicano por Kentucky.
El senador Rand Paul, republicano por Kentucky.

A las cuatro de la tarde de este domingo, comenzaba una reunión extraordinaria en el Senado para debatir sobre las leyes antiterroristas y contra espionaje en Estados Unidos. 

Salvo que haya un acuerdo de último minuto en el Congreso de Estados Unidos, tres leyes de vigilancia creadas luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 contra espías y terroristas están a punto de expirar en el primer minuto del lunes.

Por eso se ha convocado la sesión extraordinaria para este domingo. El momento decisivo para el espionaje en EEUU ha arrancado con la reunión de senadores a las cuatro de la tarde de Washington, con la esperanza de que no quede en suspenso el programa de recolección de datos telefónicos de forma indiscriminada.

El presidente de EEUU, Barack Obama, llamó el sábado al Senado a aprobar un proyecto de ley que propone terminar con la recogida de datos telefónicos de millones de ciudadanos llevada a cabo por la  Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y evitar así que expiren otras medidas antiterroristas claves.

publicidad

Bloqueo en el Senado

"Mañana domingo, a la medianoche, algunas herramientas importantes que utilizamos contra los terroristas expirarán. Eso es porque el Congreso no las habrá renovado, y ocurrirá porque una legislación, la Ley de Libertad, se ha quedado atascada en el Senado", dijo el presidente en su discurso semanal a la nación.

Con 57 votos a favor y 42 en contra, por debajo de los 60 necesarios para ser aprobada, el Senado bloqueó la semana pasada la propuesta legislativa conocida como  "Ley de la Libertad de EEUU" ("USA Freedom Act"), que prohíbe la recolección masiva de datos telefónicos y modifica la Ley Patriota, aprobada tras los atentados terroristas del 11S.

You have a right to privacy and it MUST be protected! https://t.co/a30AeGlOSu #StandWithRand pic.twitter.com/IcGMg6Z7Ov " Dr. Rand Paul (@RandPaul) May 31, 2015

De salir adelante, la Ley de la Libertad hubiese enmendado la Sección 215 de la Ley Patriota, que ampara la recogida de datos telefónicos de millones de ciudadanos sin vínculos con el terrorismo, pero a su vez hubiese renovado la validez del conjunto de la ley con éste y otros cambios hasta 2019.

Herramientas "esenciales"

Obama explicó que de este modo seguirían vigentes las capacidades de las agencias de seguridad para investigar redes terroristas solicitando una orden judicial para obtener ciertos registros o intervenciones telefónicas puntuales para rastrearlos cuando cambian sus teléfonos móviles.

publicidad

"Podemos pedir intervenciones telefónicas de los llamados sospechosos lobos solitarios que no tienen por qué estar directamente vinculados a un grupo terrorista. Estas herramientas no son controvertidas", reiteró.

El mandatario recordó que desde que entraran en vigor, estas medidas se han renovado en numerosas ocasiones, las cuales han sido calificadas como "esenciales" por el director del FBI, James Comey, quien considera que su pérdida tendría un severo impacto en la seguridad nacional.

Respecto a la polémica recogida masiva de datos, Obama explicó que eliminar esta cuestión ayudará a aumentar la transparencia y "construir confianza entre el pueblo estadounidense de que su privacidad y sus libertades civiles están siendo protegidas".

"La Ley de Libertad de EEUU refleja las ideas de los defensores de la privacidad, de nuestros socios del sector privado y de nuestros expertos en seguridad nacional", insistió.

Este tema, que se ha intensificado en los últimos años y sobre todo después de las revelaciones realizadas por excontratista Edward Snowden, tiene dividida a la poplación estadounidense. Así, según los datos del Pew Research Center el 54% desaprueba que el gobierno pueda recoger datos telefónicos y de internet, mientras que un 42% sí se manifiestan a favor del programa.

Views abroad of U.S. gov't surveillance programs (from our 2014 poll) http://t.co/7WTUff8rk5 pic.twitter.com/CXIeHYPk4b " Pew Research Center (@pewresearch) May 31, 2015


publicidad

La Cámara de Representantes ya aprobó el texto con un fuerte apoyo bipartidista, sin embargo, algunos de los senadores, encabezados por el líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, se oponen a esa modificación y quieren renovar la legislación sin ningún cambio.

"Por desgracia, algunas personas están tratando de utilizar este debate para ganar puntos políticos. Pero esto no debe y no puede ser ir sobre política. Este es un asunto de seguridad nacional", dijo el presidente en su alocución.

"Los terroristas como Al Qaeda y el Estado Islámico (EI) no van a dejar de conspirar de repente contra nosotros en la medianoche de mañana. Y no debemos renunciar a las herramientas que ayudan a mantenernos seguros. Sería irresponsable. Sería imprudente. Y no debemos permitir que esto suceda", concluyó".

Ante la incapacidad para llegar a un acuerdo a tiempo antes del receso que ahora disfrutan los legisladores, McConnell convocó para este domingo una sesión extraordinaria que tratará de llegar a un acuerdo antes de que venza el plazo a las doce de la noche.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad