publicidad

Combate a pandilleros

Combate a pandilleros

Aunque la policía implementó una campaña de concientización y ayuda mutua para la comunidad, piden ayuda de todos para combartirlas.

Combate a pandilleros f69a7571a05442e0baf6d054119e2170.jpg

Problema latente...

FORT WORTH.- Aunque han pasado apenas 6 meses de la última redada en el Metroplex por parte de Departamento de Aduanas e Inmigración (ICE por sus siglas en inglés) esta ciudad continúa sufriendo los estragos del acecho de las pandillas y la policía puso en marcha diversas campañas, pero no es suficiente.

En el mes de julio del año pasado, las autoridades lograron la captura de 121 pandilleros en un operativo que duró una semana. Los resultados fueron satisfactorios aparentemente, ya que se "debilitó" en unos casos, y en otros "se desarticuló", a  27 pandillas de operaban en Dallas, Arlington y Fort Worth.

A pesar de que la Unidad Antipandillas del Departamento de Policía de Fort Worth trabaja incansablemente y lleva un registro de las actividades de pandilleros, se vieron en la necesidad de lanzar anuncios públicos patrocinados por la Comisión por una Ciudad Segura que ha utlizado la popular página de videos de youtube para tratar de concientizar a los residentes de esta ciudad y a las familias que pudieran tener esta problemática en su propio seno.

publicidad

El mensaje en video es duro y directo hacia los jóvenes y hacias los padres de familia.

"En Fort Worth, el uso de armas es un crimen por que recibirás la máxima penalidad y será dura tu estancia en la cárcel con visita de familiares muy difícil porque estarás en una penitenciaria muy lejana por un largo tiempo".

"Los crímenes con arma de fuego traen tiempos difíciles para ti", finaliza el video.

Comunidad preocupada

La mayoria de las pandillas de Fort Worth, tienen sus actividades en el northside o la parte norte de esta ciudad.

"Pintan nuestras paredes, marcan tu carro, te roban, te hablan feo, te contestan feo y hasta te sacan navajas", comenta una residente.

Y es que aquí hay pandillas como la 28th (que es de la calle 28 del northside) y

Por ello, Unidad Antipandillas ha tomado más que en serio esta problemática, ya que no sólo arresta a los pandilleros, se está tratando de educarlos.

Se trata de que los padres de familia aprendan a identificar el cambio de comportamiento de sus hijos, si quizá se hicieron algún tatuaje que esté relacionado con pandillas o sencillamente, de que conozcan quiénes son sus amistades o en dónde están sus hijos después de la escuela.

La Unidad Antipandillas de la policía de Fort Worth le preocupa el incremento de actividades de pandillas en el último semestre del 2007, ya que se reportan más homicidios, robos y asaltos con agravantes.

publicidad

En un recorrido por la parte norte de esta ciudad, Virgilio Avila, reportero de Noticias 23 se encontró con cuatro jóvenes quienes accedieron a dar declaraciones, pero no sus nombres. Ellos dicen no ser pandilleros.

Uno de ellos, hispano, menciona que un amigo murió baleado. Otro, afroamericano dice que deben aprender a pelear. Finalmente, uno acepta ser pandillero.

¿Qué es lo que te atrae de las pandillas? pregunta Virgilio. Sin mostrar su rostro, el joven hispano respondió: Casi nada, nada más problemas... peleas, balazas. Precisa el menor de edad, de apenas 14 años.

"Fuera de cámaras" dijo que él ya tiene una cita con la muerte porque de las pandillas ya no podrá salir.

Para el Departamento de Policía de Fort Worth, las pandillas es un fenómeno social y de generaciones, no ajeno al resto del país. Por ellos piden ayuda a la comunidad porque ellos sólos no podrán acabar con el problema.

Si usted desea participar en estos programas o enterarse de las actividades que pueden ayudar a sus propios casos familiares, puede llamar al (817) 877-5923 ó visitar la página de internet de la Comisión por una Ciudad Segura.

Habrá "mano dura"

Fort Worth y San Francisco son algunos de los últimos municipios que han demandado a pandillas, pidiendo a las cortes órdenes que prohiban que los pandilleros se junten en esquinas, vehículos o cualquier lugar en ciertas zonas.

publicidad

Las órdenes pretenden interrumpir las actividades pandilleriles antes de que ésta escalen. También quieren dar a la policía motivos legales para detener e interrogar a los pandilleros, quienes generalmente son hallados con drogas o armas, indicaron las autoridades. En algunos casos, ellos ni siquiera permiten que los pandilleros hablen con la gente que pasa en autos o que porten pintura en aerosol.

"Es otro recurso", explicó Kevin Rousseau, fiscal asistente del condado de Tarrant, en Fort Worth, que recientemente presentó su primera orden civil contra una pandilla. "Este es una manera de anticiparnos (a los hechos)".

Pero críticos alegan que tales órdenes van demasiado lejos, limitando actividades legales y enfocándose en jóvenes de minorías étnicas.

"Si estás prohibiendo que la gente hable en las calles, es difícil decir si ellos son pandilleros o personas conversando", afirmó Peter Bibring, abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles del Sur de California. "Y es aun más preocupante porque no parece ser efectiva".

Las órdenes civiles fueron emitidas por primera vez contra pandilleros en los años 80 en Los Angeles, área de donde han salido pandillas conocidas a nivel nacional como los Crips, 18th Street y Mara Salvatrucha o MS-13.

La orden civil que la fiscalía de Los Angeles pidió en 1987 contra los Playboy Gangster Crips cubrió todo la ciudad, pero después fue reducida luego que un juez la considerara demasiado amplia. Las órdenes prohiben que los pandilleros se asocien entre ellos, porten armas, tengan drogas, cometan delitos, y muestren símbolos pandilleriles en zonas seguras - vecindarios donde viven sospechosos de ser pandilleros y donde están más activos. Algunas órdenes establecen toque de queda para los pandilleros y prohiben que tengan alcohol en zonas públicas - aún si es que ellos tienen la edad legal para beber.

publicidad

Aquellos que desobedezcan la orden enfrentan cargos de delitos menores y hasta un año de cárcel. La fiscalía dice que la posibilidad de ir a la cárcel, aunque sea por un ve período, es un fuerte incentivo para no quebrantar las órdenes - aun para los pandilleros que ya han estado en las cárceles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad