publicidad
Carreteras mojadas y carros inundados es el saldo de las fuertes lluvias que han afectado varias ciudades.

Miami sufrió el invierno más lluvioso de su historia debido a El Niño

Miami sufrió el invierno más lluvioso de su historia debido a El Niño

Miami sufrió el invierno más lluvioso de su historia debido al fenómeno de El Niño

Carreteras mojadas y carros inundados es el saldo de las fuertes lluvias...
Carreteras mojadas y carros inundados es el saldo de las fuertes lluvias que han afectado varias ciudades.

Miami fue una de las ciudades del estado de Florida que hasta el pasado mes de febrero sufrió el invierno más lluvioso de su historia debido al fenómeno de El Niño, informó hoy el Servicio Nacional de Meteorología (NWS).

Entre diciembre de 2015 y febrero de 2016 las ciudades Miami, Miami Beach, Fort Pierce, Vero Beach y Fort Myers, ésta última en el oeste de Florida, han tenido el "invierno más lluvioso" desde que se tienen registros históricos, señaló el meteorólogo del NWS Robert Molleda.

"El pronóstico general hasta mayo es de alta probabilidad de lluvias por encima del promedio", agregó el meteorólogo, quien precisó que el inusual invierno en estas zonas de Florida, caracterizado por la profusión de intensas precipitaciones, se debe a los efectos del fenómeno climático de El Niño.

Molleda explicó que las ciudades Fort Lauderdale y West Palm, en el sureste del estado, han tenido sus terceros inviernos más lluviosos desde fines del siglo XIX, cuando se iniciaron los registros históricos.

Las intensas lluvias registradas en ciudades del sureste y oeste del estado durante los últimos tres meses, un tiempo usualmente seco en la región, ocasionaron inundaciones, caídas de árboles y el corte del suministro eléctrico.

El pasado 16 de febrero, las lluvias que trajo una fuerte tormenta afectaron la infraestructura de varias viviendas de Pompano Beach, en el condado de Broward, y al norte del condado de Miami-Dade, en donde incluso dos tornados tocaron tierra, según confirmó el NWS.

publicidad

A fines del pasado mes, el gobernador de Florida, Rick Scott, declaró el estado de emergencia en tres condados del sur del estado, donde los negocios turísticos se vieron afectados por el vertido de aguas del lago Okeechobee al mar.

Funcionarios federales descargaron millones de galones de agua de este lago de 1.180 millas cuadradas en el río Caloosahatchee, para compensar el aumento del nivel de agua causado por las intensas lluvias registradas durante el invierno.

En noviembre pasado la Agencia Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA) informó de que El Niño 2015-2016 iba a tener un impacto directo en Estados Unidos, con intensas lluvias en los meses de invierno en el sur del país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad