publicidad
El pastor menonita Max Villatoro junto a su esposa y sus cuatro hijos ciudadanos estadounidenses.

Claman a Obama que revise caso de pastor menonita y no lo deporte de Estados Unidos

Claman a Obama que revise caso de pastor menonita y no lo deporte de Estados Unidos

La incertudumbre por el futuro de Villatoro tiene en vilo a su familia y a grupos pro inmigrantes en EEUU.

El pastor menonita Max Villatoro junto a su esposa y sus cuatro hijos ci...
El pastor menonita Max Villatoro junto a su esposa y sus cuatro hijos ciudadanos estadounidenses.

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge

La espera por el futuro del pastor menonita Max Villatoro tiene en vilo a su familia, y a grupos que defienden los derechos de los inmigrantes.

Mientras su esposa Gloria encabeza una cruzada para pedirle al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) que revise su caso, la organización America’s Voice le dice al jefe de la seguridad de Estados Unidos, Jeh Johnson, que el religioso “no constituye una amenaza” para la seguridad del país.

Leer: La acción ejecutiva no prdona errores cometidos 20 años atrás 

“Es nuestra esperanza que el gobierno considere que mi esposo se quede en casa”, dijo a UnivisionNoticias.com Gloria Villatoro, esposa de Max. “Estoy reuniendo información, cartas que hablan de él, de personas que lo conocen, la información de que paga sus impuestos para que vean que es una buena persona”.

publicidad

“Lo que se pueda hacer para que se quede, hasta lo imposible, lo estoy haciendo para que el gobierno reconsidere su decisión. Y como yo hay muchas personas que están abogando para que paren la deportación”, agregó.

Leer:  La guerra por la acción ejecutiva será larga 

Villatoro se encuentra en un centro de detención de ICE en Louisiana a la espera de ser deportado en cualquier momento. “Le he entregado a las autoridades más de 40 mil firmas que hemos recogido en las que le pedimos al DHS que se quede, que no lo deporte”.

“Esto que está pasando no solo pasa con él, sino con mucha gente”, sostiene Gloria. “Es tiempo que éste gobierno haga algo y se deje de estar separando a las familias que tenemos niños estadounidenses”.

Leer:  El qué, cómo y cuándo de la acción ejecutiva 

Villatoro fue detenido por agentes federales el 3 de marzo en Iowa City durante una redada nacional que duró cinco días y terminó con 2,059 detenidos de 94 países, todos con antecedentes criminales según la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

En 1998, con 23 años, a Villatoro le formularon cargos por manejar en estado de ebriedad (DUI), una falta que sin importar el tiempo en que fue cometida el servicio de inmigración no la perdona. Se encuentra en la lista de prioridades de deportación del DHS anunciadas en noviembre, cuando el presidente Barack Obama anunció la acción ejecutiva.

publicidad

Interactivo:  20 preguntas sobre el fallo del juez Hanen 

“La deportación del pastor Max separaría a su familia, que incluye cuatro hijos ciudadanos estadounidenses y pone su vida en riesgo al enviarlo a un país que tiene la tasa de asesinatos más alta en el mundo y donde sus familiares han sufrido amenazas de muerte”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.

El activista agregó que aunque el caso se ha convertido en la mayor prueba de fuego para la nueva directora de ICE (Sarah Saldaña, quien asumió en diciembre el mando de la agencia tras ser confirmada por el Congreso), también lo es para el secretario del DHS, Jeh Johnson, y para el gobierno de Obama.

Leer:  Deportaron a indocumentado que lideró huelga de hambre en una cárcel de ICE 

“Las políticas de seguridad migratoria delineadas en el memorando de 2014 firmado por Johnson hablan de una prueba de equilibrio para sopesar las decisiones de deportación”, dijo Sharry. “El memo establece que los funcionarios deben ejercer la discreción con base en circunstancias individuales, y considerar si la persona representa una amenaza a “la seguridad nacional, fronteriza o pública antes de llevar a cabo una deportación”.

America’s Voice sostiene que Villatoro no es una amenaza para la seguridad nacional de Estados Unidos y cita palabras dichas por Johnson recientemente durante una entrevista a la cadena CNN: “Nos enfocamos en deportar delincuentes convictos, amenazas a la seguridad pública, amenazas a la seguridad fronteriza, y hay una población que ha estado en este país durante años que no es prioridad y que no será deportada en ningún gobierno, republicano o demócrata”.

publicidad

Agregó que como pastor con cuatro hijos ciudadanos estadounidenses que ha vivido pacíficamente sin incidente alguno durante 16 años, “Max claramente no representa una amenaza a ‘la seguridad nacional, fronteriza o pública’, y se le debe otorgar un indulto con base en el memo de 2014”.

David Leopold, abogado de Villatoro, dijo que “realmente no hay una zona gris aquí. El pastor Max no es una amenaza al público y no es una prioridad para la deportación. La cuestión para las familias alrededor del país es si ICE va a implementar el memo en buena fe o lo usará como pretexto para separar familias estadounidenses”.

Gloria dijo que no se detendrá hasta que el gobierno escuche su clamor y se de cuenta que su esposo no es un “criminal”.

Los esposos Villatoro son indocumentados y califican para la acción ejecutiva que el presidente Barack Obama anunció el 20 de noviembre y que protege de la deportación a unos 5 millones de indocumentados padres de ciudadanos o residentes legales permanentes (DAPA, por sus siglas en inglés) que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales.

También amplía la cobertura de la Acción Diferida de los Dreamers /DACA; por sus siglas en inglés) del 15 de junio de 2007 al 1 de enero de 2010, y libera el límite de edad que era menos de 31 años al 15 de junio de 2012.

publicidad

El beneficio se encuentra detenido temporalmente desde el 16 de febrero por la Corte Federal del Quinto Distrito en Brownsville, Texas, tras una demanda entablada por 26 estados el 3 de diciembre del año pasado.

El gobierno, a través del Departamento de Justicia (DOJ, por sus siglas en inglés) ha presentado dos recursos de emergencia y una apelación para levantar la medida cautelar, pero las cortes todavía no han resuelto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad