publicidad

Ciudades peque?as de California pagaran pensiones de ex oficiales de Bell

Ciudades peque?as de California pagaran pensiones de ex oficiales de Bell

Varias ciudades pequeñas de Calif. cubrirán las jugosas pensiones vitalicias de los ex oficiales involucrados en el escándalo por altos salarios.

140 ciudades

BELL, California – Los contribuyentes en Glendale, Simi Valley, Ventura y otras ciudades pequeñas tendrán que pagar parte de las pensiones de algunos de los ex funcionarios de Bell que se retiraron de sus puestos tras el escándalo por salarios exorbitantes.

Más de la mitad de los $600 mil anuales que recibirá el ex administrador Robert Rizzo como pensión vitalicia provendrá de 140 ciudades pequeñas y distritos especiales como La Canada Flintridge, Norco y Goleta, que están en el mismo pool de pensiones de Bell, reportó el diario Los Angeles Times.

El resto de su pensión será cubierta por sus antiguos empleadores, Hesperia y Rancho Cucamonga, reportó el dairio.

Sin embargo, en el caso del ex jefe policial Randy Adams, Bell se escapará de pagar casi todos los costos de su pensión estimada en $411,300 al año. Bajo las reglas de CalPERS, la ciudad sólo es responsable del 3 por ciento de esa cantidad porque sólo trabajó ahí un año. Los contribuyentes en Glendale, Simi Valley y Ventura tendrán que encargarse del resto.

Aún cuando los salarios de Rizzo y Adams eran relativamente modestos antes de trabajar en Bell, otras ciudades son responsables de mucho de sus costos de pensión dada las permisivas leyes que rigen las pensiones del estado.

Cuando renunciaron la semana pasada, Rizzo estaba ganando casi $800 mil al año, mientras que Adams ganaba $457 mil. Bell contrató a Adams con un salario de casi el doble de lo que ganaba en Glendale, y ese aumentó también dobló la cantidad de su pensión bajo Calders, el plan de retiro de empleados públicos.

publicidad

CalPERS administra los retiros de 1.6 millones de empleados activos y retirados. Aproximadamente 90 por ciento de agencias públicas en California participan en el sistema de retiros.

Las pensiones públicas son difíciles de rescindir. Stephen Silver, un abogado de Santa Mónica que se especializa en leyes de pensión pública, dijo que las cortes han fallado a favor de los empleados de forma recurrente.

“Es muy difícil hacerlo”, dijo Silver. “Se tiene que probar algún tipo de fraude o influencia indebida”.

Silver dijo que tal vez la mejor forma de rescindir al menos parte de una pensión sería que los investigadores demostraran que los altos salarios de Bell constituyen un gasto ilegal de fondos públicos.

“Eso es lo que todo esto parece”,dijo Silver.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad