publicidad
Esta medida favorecería a los que rentan, pero los dueños de bienes raíces no estarían igualmente contentos.

He aquí una manera de que hacer que la vivienda sea un 10% más asequible

He aquí una manera de que hacer que la vivienda sea un 10% más asequible

Eliminar la deducción fiscal de interés hipotecario disminuiría en un 10% de los valores de casas, según dice un economista. Expresado de otra manera: las haría más asequibles en precisamente esa cantidad.

Esta medida favorecería a los que rentan, pero los dueños de bienes raíc...
Esta medida favorecería a los que rentan, pero los dueños de bienes raíces no estarían igualmente contentos.

He aquí una manera de reducir los precios altos de casas en un 10% en todo el país: eliminar la deducción tributaria en el interés pagado en las hipotecas.

Pero eso no fue precisamente lo que quiso señalar Lawrence Yun durante un foro sobre la propiedad de casas en el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de EEUU (HUD por sus siglas en inglés) el jueves pasado. Dado que es el economista principal de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios, Yun se expresó como muy a favor de la deducción de interés hipotecario cuando una pregunta tocó el tema. De hecho, dijo que eliminar la deducción conducirá a la “destrucción de valores de casas en un 10%”.

publicidad

Eso suena mal, pero hay una manera menos nefasta de plantear una situación tan apocalíptica. Actualmente los dueños de casa pueden esperar un pago generoso del gobierno federal —gracias a los demás contribuyentes— durante todo el tiempo en que pagan una hipoteca. Este beneficio se traduce en costos más altos para los que alquilan y para los dueños potenciales de casas. Eliminar la deducción del interés hipotecario también se podría interpretar como una medida que hará que las casas sean un 10% más asequibles.

Eliminar la deducción de interés hipotecario también significaría la extensión de un beneficio a la mayoría de las personas que —bajo la dispensación actual— fluye a la minoría. La mayoría de las casas (un 70%) no se benefician de la deducción de interés hipotecario. Los que sí se benefician tienden a ser casas estables de altos ingresos. Y esas simplemente no necesitan el apoyo del gobierno.

Es por eso que la organización United for Homes —una coalición de unas 2,300 organizaciones nacionales y estatales diferentes, encabezada por la Coalición Nacional a Favor de Vivienda para Personas de Bajos Ingresos— está presionando al Congreso para que la deducción de interés hipotecario sea la punta de lanza de cualquier esfuerzo para reformar el sistema tributario. United for Homes apoya un plan de dos enfoques para reformar la reducción: primero, recomienda reducir la cantidad de hipoteca que tenga derecho a recibir la deducción de un millón a 500,000 dólares (el consejo editorial del Wall Street Journal recomienda un límite aún menor de 250,000 dólares). Segundo, recomienda convertir la deducción en un crédito fiscal, lo cual agregaría otros 15 millones más de dueños de casas a las filas de los suertudos que la reciben.

publicidad

Pero si la deducción de interés hipotecario realmente es el aceite que está lubricando el “motor de desigualdad estadounidense”, tal como expresó Matthew Desmond en The New York Times Magazine, ¿por qué no eliminarla por completo? Por supuesto, el problema con quitar un regalo del gobierno para los ricos es que enfurecerá a los ricos, quienes en masa financiarán y elegirán a candidatos en competencias políticas contra los titulares que se quedaron sin hacer nada a medida que el Congreso redistribuyó su dinero gratis. Tal como explicó en el foro HUD Christie Peale —directora ejecutiva del Center for New York City Neighborhoods— cualquier esfuerzo por reformar la deducción de interés hipotecario tendría que ser gradual: pasos ínfimos a lo largo de mucho tiempo. Tendría que ser así no sólo para evitar el trauma económico de eliminar el 10% del valor de las casas de las personas, sino también para evitar las secuelas políticas.

La reforma tributaria de cualquier tipo todavía parece ser algo que se demorará en ser implementado por un Congreso impopular dominado por republicanos y por la asediada administración Trump. El Comité sobre Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes tuvo una sesión sobre la reforma tributaria el mes pasado y ni siquiera tocaron el tema. La administración Trump ya ha propuesto eliminar el National Housing Trust Fund (El Fideicomiso para la Vivienda Nacional). Si se implementara la propuesta de United Homes de reinvertir los ahorros producidos por la reforma, este fideicomiso sería uno de los mecanismos que usarían para extender las ganancias de propietarios de altos ingresos a las personas de bajos ingresos que alquilan.

publicidad

De la forma en que funciona actualmente, la deducción es un beneficio distorsionado a nivel geográfico y generacional. Los dueños de casa en áreas de altos costos e ingresos en California recuperaron alrededor de un 20% del beneficio nacional total de la deducción en 1999, según un artículo académico publicado por la Oficina Nacional de Investigaciones Económicas. Para los propietarios más ricos y más viejos que ya han ganado en el juego de la vida, reformar la deducción de interés hipotecario sí quizás se vea como la destrucción de su riqueza. Se trata de un dilema potencial para la seguridad en el retiro, ya que el porcentaje de propietarios de 65 años o más que aún tienen deuda hipotecaria se ha disparado de un 22% en 2001 a un 30% en 2011, según indica la Oficina de Protección Financiera del Consumidor. Para los propietarios de 75 años o más, esa cifra casi ha triplicado: aumentó desde un 8% a un 21%. Sin embargo, tal como explica un memorando de AARP (Asociación Estadounidense de Personas Retiradas), la deducción de interés hipotecario es de importancia menguante para la mayoría de los jubilados, ya que los propietarios que llevan más años pagando sus hipotecas pagan menos en interés y por tanto recibirían menos apoyo en la forma de una deducción.

publicidad

Si eres un propietario acaudalado en un mercado de vivienda de precios altos, la deducción de interés hipotecario es un beneficio excelente, lo cual explica por qué Steven Mnuchin —secretario del Tesoro— afirmó en marzo que no se eliminará. Mala suerte, entonces, para el otro 70% de estadounidenses que tienen que pagar por ella.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las ciudades grandes más asequibles de Estados Unidos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad