publicidad
El famoso letrero de bienvenida a Las Vegas recibe a millones de turistas cada año.

Las Vegas después de la tragedia: ¿dejará de ser la ciudad donde todo es permitido?

Las Vegas después de la tragedia: ¿dejará de ser la ciudad donde todo es permitido?

El tiroteo del domingo desafiará la esencia de esta urbe y obligará a compensar el desenfreno con la seguridad.

El famoso letrero de bienvenida a Las Vegas recibe a millones de turista...
El famoso letrero de bienvenida a Las Vegas recibe a millones de turistas cada año.

El hombre sospechoso de disparar contra un festival de música al aire libre en Las Vegas Strip el domingo en la noche, asesinando al menos a 59 personas e hiriendo a 527, se las arregló para trasladar al menos 23 armas de fuego —además de municiones, soportes, mirillas y otros accesorios— hacia su habitación en el 32º piso del hotel Mandalay Bay.

El más reciente y letal tiroteo masivo en la historia moderna de Estados Unidos ya ha abierto un debate sobre las cuestiones de seguridad en una de las ciudades más abiertas (y, sin embargo, fuertemente vigilada) de Estados Unidos. Como es habitual, se alzan las voces para exigir que el congreso tome medidas sobre el control de armas, otros piden respuestas de las fuerzas de seguridad. Pero Las Vegas es un lugar difícil para poner a prueba los límites de la seguridad personal: en el Strip, los límites entre el espacio público y el privado han sido siempre difusos, y las medidas de protección deben mantener un delicado equilibrio.

publicidad

El Strip ya es uno de los lugares más estrechamente vigilados en el país. Se dice a menudo que los pisos de los casinos tienen más cámaras por metro cuadrado que la mayoría de los aeropuertos. Los agentes de seguridad privada vigilan las pantallas en busca de indicios de fraude y actividades sospechosas, mientras otros vigilan personalmente los pisos de los casinos y los predios delos hoteles. Los detectores de metales y otros dispositivos de escaneo examinan a los visitantes que pasan a través de muchas puertas de casinos. Algunas instalaciones capacitan personal de piso para reconocer e informar sobre señales de comportamiento sospechoso (aquí un video de capacitación utilizado para entrenar a los trabajadores de casinos para detectar terroristas). Los jefes de seguridad privada se reúnen mensualmente con el Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas para intercambiar información, según múltiples fuentes con quienes hablé recientemente.

Relacionado
El tiroteo de Las Vegas está siendo calificado como el más...
Por qué Las Vegas tiene leyes de armas de fuego tan permisivas


Por diseño, estas medidas son invisibles a los ojos de los visitantes. Los sectores del juego y el turismo de la ciudad quieren que los visitantes sientan el placer de hacer lo que gusten. De hecho, la marca de Las Vegas moderna conlleva cierta imprudencia personal. Con ese fin, el Strip —ese santuario a la reinvención constante— ha sido rediseñado para satisfacer cierto sentido de diversión despreocupada. Si eso significa beber en la calle o traer ‘acompañantes’, "las instalaciones quieren que sus huéspedes se sientan libres", dice Erika Schumacher, coordinadora del programa ejecutivo de maestría en gestión de crisis y emergencias de la Universidad de Nevada, en Las Vegas. "Quieren que se sepa que la gente aquí puede hacer cosas sin sufrir consecuencias".

publicidad

El ataque del domingo no fue la primera vez que se ha puesto a prueba ese espíritu. Es útil recordar que, aunque el Strip efectivamente sirve como distrito central de negocios de Las Vegas, no está en Las Vegas. La mayor parte está en Paradise, un suburbio no incorporado del Condado de Clark, creado por hoteleros mafioso en la década de 1950 para evitar tasas municipales, impuestos y regulaciones.

El Strip de Las Vegas alberga la mayor cantidad de hoteles de una ciudad...
El Strip de Las Vegas alberga la mayor cantidad de hoteles de una ciudad que tiene, en total, más de 150 mil habitaciones.

Esto ha provocado complicaciones acerca de lo que se permite aquí y quién es el responsable, dice Michael Green, un profesor de historia de Nevada de la UNLV. Un cuento (posiblemente apócrifo) que él comparte data de la década de 1930, cuando los departamentos de bomberos de la ciudad y del condado discutieron acerca de quién debería apagar el incendio en un club nocturno mientras éste quedaba totalmente carbonizado. Otro: debido en parte a la falta de códigos de seguridad contra incendios y de vigilancia, 85 personas murieron en un incendio en el MGM Grand en 1980.

"Las instalaciones desean que los huéspedes se sientan libres. Quieren que se sepa que la gente puede hacer cosas sin sufrir consecuencias".


La extraña dinámica jurisdiccional del Strip tienen un lado negativo. Al igual que en un centro comercial o un parque temático, los dueños de propiedades privadas pueden legalmente escudriñar a los visitantes más de lo que podrían las ciudades en los centros verdaderamente públicos. Eso significa que los propietarios podrían establecer rápidamente controles más estrictos a raíz de los hechos del domingo, al igual que controles de seguridad y búsquedas de equipaje—y no sólo dentro de los famosos casinos. Muchas de las aceras, puentes peatonales y plazas del Strip que parecen ‘públicos’ son también de propiedad privada.

Los expertos en seguridad están divididos sobre si el ataque del domingo probablemente cambie la experiencia de seguridad de la industria hotelera en general. Pero varias de las fuentes con las que hablé en Las Vegas —incluyendo a Schumacher, a William Sousa, director del Center for Crime and Justice Policy de la UNLV, y C. David Shepherd, un ex director de seguridad del Venetian y miembro durante 20 años de la Asociación de Jefes de Seguridad de Las Vegas— se mostraron escépticas. Los propietarios siempre han sido conscientes de que el Strip es un ‘blanco fácil’, y se han mostrado renuentes a reforzar sus propiedades con medidas de seguridad mejoradas que desvirtuarían el sentido de despreocupación sobrenatural.

publicidad

También es cuestionable si tal aumento de la seguridad podría haber impedido el ataque del domingo, el que se realizó en unas condiciones de pesadilla para las fuerzas del orden público. Aun así, los propietarios pueden tomar medidas de vigilancia que son menos evidentes para el público, según los expertos. Shepher, quien ahora dirige una agencia de consultoría que ofrece formación comercial de seguridad y que tiene con una fuerte presencia en el Strip, dice que algunos de sus clientes están buscando en los medios sociales posibles amenazas a sus propiedades. "Tenemos que buscar en todas partes", dice. Sousa agrega que el personal de primera línea, como los trabajadores de mantenimiento y los de limpieza de las habitaciones —que tienen más probabilidades de entrar en contacto con los huéspedes con todo tipo de motivaciones— podrían capacitarse también para reconocer un comportamiento sospechoso.

¿Algo de esto habría ayudado a detener la matanza del domingo? El sospechoso no dejó ninguna evidencia de sus planes en los medios de comunicación social. Y el tirador de 64 años de edad era en muchos sentidos la quintaesencia del cliente favorito de Las Vegas: un jubilado blanco y jugador crónico que se pasaba días en los hoteles de Las Vegas. La industria del juego está construida para satisfacer todas las necesidades de personas como él. No sería sorprendente encontrar que ningún empleado de los casinos tuvo dudas acerca de por qué un solitario huésped de alto vuelo necesitaba tanto equipaje.

publicidad

Esa parte del acuerdo informal de esta ciudad con sus huéspedes puede cambiar en el futuro. En este sentido, la compensación implícita de la experiencia en Las Vegas se profundizaría: los visitantes cederían más intimidad, a cambio de libertad percibida. Si estarían realmente más seguros, nadie lo sabe a ciencia cierta.

A menos que los magnates del Strip tomen un rumbo diferente en respuesta al horrible suceso del domingo. Después de todo, Las Vegas siempre ha cambiado en respuesta a lo que el público desea, dice Green. También ha sido una ciudad de flexibilidad ideológica y moral, que ha conseguido trabajar con, y hacer llamamientos a, los legisladores de ambos partidos. Los magnates de los casinos como Sheldon Adelson y Steve Wynn tienen una enorme influencia sobre los funcionarios electos a los niveles estatal y federal. En lugar de intentar reforzar el formidable aparato de vigilancia de la ciudad —un esfuerzo que podría ser inútil ante un asesino voluntarioso entre 42 millones de visitantes anuales— estos magnates podrían escuchar a un 90% de los estadounidenses que apoyan la ampliación de las comprobaciones de antecedentes para las compras de armas de fuego y ejercer presión en consecuencia. Imagínese si la próxima gran transformación de Las Vegas supusiera el aumento de la seguridad pública para todo el país. Imagínese si Las Vegas, precisamente este lugar, ayudara a Estados Unidos a expiar uno de sus pecados capitales.

publicidad

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad