publicidad
Las calles del centro de Honolulu registran altos índices de accidentes entre peatones ancianos, ¿Tienen los celulares algo que ver con esto?

Honolulu multará a los peatones que crucen calles viendo su celular

Honolulu multará a los peatones que crucen calles viendo su celular

La capital de Hawái es la primera ciudad en EEUU en tomar una medida de este tipo. Pero el real peligro no son los caminantes, sino el tráfico y los automóviles.

Las calles del centro de Honolulu registran altos índices de accidentes...
Las calles del centro de Honolulu registran altos índices de accidentes entre peatones ancianos, ¿Tienen los celulares algo que ver con esto?

Honolulu, la capital de Hawái, está intentando combatir el alza en el número de muertes entre peatones. Pero su última medida es algo más que discutible: sancionará a los mismos que son las potenciales víctimas.

La nueva regulación de la ciudad establece que todos los que envíen mensajes de texto o simplemente revisen sus celulares mientras cruzan las calles podrán ser multados por 35 dólares. Este monto podría ascender hasta 75 dólares en caso de una segunda infracción y, de incurrir en una tercera, subiría hasta los 99 dólares. La medida entrará en vigor en octubre.

Cuando quedaba aprobada como ley, el alcalde Kirk Caldwell se refirió a “la desafortunada peculiaridad de Honolulu de ser la ciudad grande con más peatones atropellados en los cruces, en especial ancianos, que casi cualquier otra localidad del país”.

Relacionado
Los activistas dicen que estos puentes hacen más difícil la vida de peat...
Estos mexicanos le están declarando la guerra a los puentes peatonales

A nivel nacional, la cifra de peatones que han perdido la vida en accidentes de tránsito ha venido creciendo año tras año, con un aumento de un 11% en 2016. Las ciudades han respondido con una serie de no muy acertadas intervenciones en la conducta peatonal. Los Ángeles y Nueva York han tomado fuertes medidas contra la imprudencia al cruzar las calles. Los estados de Nueva Jersey, Nevada, Nueva York y Arkansas han considerado multas e, incluso, penas de cárcel a fin de castigar todo tipo de “distracción peatonal”.

Honolulu, por su parte, es la primera gran ciudad en promulgar una ley de esta índole, pero es muy improbable que salve vidas. Si bien este tema de la distracción al caminar ha sido muy comentado y hasta utilizado para entretener a la audiencia –véase, por ejemplo, la cobertura noticiosa local de los últimos años–, su condición de problema de seguridad pública se ha sobreestimado.

publicidad

Es verdad, andar distraído con el celular no es para nada recomendable. El Centro de Investigaciones Pew sostuvo que un 53% de los adultos con móviles ha tropezado con algo a raíz de distracciones ligadas a mirar la pantalla. Un estudio de 2013 halló que el 'distraerse al caminar' era responsable de 1,500 ingresos hospitalarios a lo largo y ancho del país.

Pero los celulares en manos de los peatones no son la única amenaza. El mismo informe de 2013 reveló que las cifras de accidentes por uso de teléfonos móviles entre choferes son similares. Y, además, otras investigaciones recientes muestran que más de la mitad de los incidentes asociados a alguna forma de distracción al caminar suceden en el hogar y “no cerca de carreteras, como muchos pudieran creer”, como explica uno de estos estudios.

Lógicamente, los peatones pueden ponerse a sí mismos en situaciones de peligro, cada vez que ignoren las señales y se adentren en el tráfico y, por lo tanto, tienen responsabilidad en una importante cantidad de accidentes. El usar un teléfono celular mientras se atraviesa una calzada es un riesgo, por supuesto. Sin embargo, no es algo inherentemente peligroso para los demás.

En cambio, conducir sí lo es. Y muchas calles son un riesgo en sí mismo. Utilizar un teléfono móvil mientras estás conduciendo aumenta drásticamente estas probabilidades de accidentes. Conforme se recupera la economía, hay más autos en la calle, recorriendo más millas, lo que se traduce en que muchas más personas envían mensajes y conversan a la vez que navegan en sus cajas de acero de dos toneladas. El reciente incremento de las fatalidades entre peatones no es, después de todo, una sorpresa.

publicidad

El alcalde Caldwell está en lo cierto cuando observa que Honolulu tiene una tasa inusualmente alta de muertes de peatones entrados en años. Entre 2005 y 2014, cerca de un 42% de los fallecidos en accidentes de autos en el estado tenían más de 65 años. Esto es aproximadamente el doble del promedio nacional. La mayoría de estos percances se concentró en el área urbana de Honolulu.

En cuanto al índice general de muertes de peatones en la ciudad, este equivale a la media del país (lo mismo con el del estado). Las personas mayores tardan, además, más tiempo para recuperarse de accidentes traumáticos, y, por otro lado, el segmento poblacional de hawaianos de más de 65 años es considerablemente más activo que su contraparte en el continente. Los más ancianos de Honolulu mueren en las calles a una alta tasa no porque estén poseídos por el uso del teléfono, sino, en gran medida, porque son muchísimos transitando las calles infestadas de vehículos.

Ya que el problema medular de la seguridad peatonal de Honolulu pasa por sus adultos mayores, la ley que prohíbe enviar mensajes es doblemente rara. Si ‘caminar distraído’ es, de hecho, un flagelo social digno de revisar, los jóvenes serían entonces las víctimas más probables.

De hecho, fue la juventud de esa urbe, y no los ancianos, la que supuestamente impulsó la idea de una ley contra la distracción al caminar. Brandon Elefante, miembro del Concejo Municipal, dijo que él consideró la normativa después de platicar con un grupo de adolescentes preocupados por la seguridad de sus coetáneos pegados al móvil.

publicidad

¿Qué protegería a los adolescentes, los adultos, y en general a todo el que desande las calles de una eventual muerte por atropellamiento en Hawái y, por qué no, en los restantes 49 estados? Diseñar vías más seguras, reforzar las leyes del tránsito que de hecho siguen exponiendo a la gente al peligro, expandir los medios de transporte y alentar la práctica de caminar. Desestimularla a través de una multa retrógrada hace todo lo contrario. Cuando se trata de peatones, hay más seguridad cuando más gente camina. Qué lástima que Honolulu, con estas multas, avance en dirección contraria.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las 10 ciudades de EEUU donde más gente va al trabajo en bicicleta
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad