publicidad

Estos son los nuevos siete tipos de ciudades en Estados Unidos

Estos son los nuevos siete tipos de ciudades en Estados Unidos

Una nueva investigación mapeó e identificó cómo los vecindarios están cambiando. Sin embargo, gran parte del país se mantiene estable.

Los Ángeles está en la categoría de ‘Destinos hispanos’ según esta inves...
Los Ángeles está en la categoría de ‘Destinos hispanos’ según esta investigación.

La gentrificación y el aumento de la pobreza suburbana, el declive del llamado Cinturón del Óxido y la ‘resurrección’ de Pittsburgh y Detroit: si existe una constante en la vida urbana parecería ser el cambio en los barrios y las ciudades. Sin embargo, una mayoría de los vecindarios ha permanecido prácticamente igual, según un nuevo estudio de la geógrafa Elizabeth Delmelle.

La investigación analiza en detalle –y basándose en un volumen apreciable de datos– cómo es que las ciudades y los barrios estadounidenses han cambiado durante las décadas recientes. En ese sentido, identifica tipos básicos de vecindarios en Estados Unidos, los principales aspectos de su transformación y cuáles son las ciudades donde predominan estas distintas formas de vecindarios.

publicidad

Para responder a sus propósitos investigativos, el estudio utiliza avanzados algoritmos de agrupamiento y mapeo en la segmentación de las comunidades, desglosándolas según su tipología, y usando como muestra las 50 ciudades más importantes de la nación. La pesquisa examina 18 variables clave en la transformación de los vecindarios entre 1980 y 2010, incluyendo raza, tipo de vivienda y otras condiciones socioeconómicas.

De un modo impactante, el tipo de barrio más común, comprendiendo más de la mitad de las áreas censales estudiadas, aglutina a aquellos que han experimentado precisamente cambios limitados. Pero esos espacios ‘estables’ tienden a llamar menos la atención que los barrios que sí sufrieron modificaciones dramáticas, como los que se han gentrificado vertiginosamente. Vale la pena destacar cómo un puñado de ejemplos, muy prominentes todos, de vecindarios que se han transformado considerablemente puede sesgar nuestra percepción, de modo más general, del cambio urbano.

El estudio también relaciona estas tipologías con urbes en específico a lo largo del país. Si bien cada gran ciudad contiene muchos, si no todos, de los principales tipos de barrios, otras muchas ciudades están dominadas por una forma particular de vecindario o una combinación singular de tipologías. En algunos casos, estos grupos de urbes se ubican en la misma región, como lo muestra el mapa de abajo. Pero en otros casos, las ciudades con trayectorias de cambio similares parecerían tener poco en común, apareciendo en grupos con pares sorprendentes.

publicidad


En resumen, la investigación identifica siete grupos de ciudades a partir de las dimensiones y trayectorias de los cambios dados en sus vecindades.


Estables: el primer grupo está compuesto por ciudades cuyos vecindarios han cambiado relativamente poco durante las últimas tres décadas. Estos barrios han experimentado relativamente bajos niveles de densificación y tienden a estar divididos en áreas pudientes de blancos y zonas pobres afroestadounidenses, indicando la transmisión intergeneracional de las ventajas y desventajas basadas en la raza y la clase social. Son más prevalecientes en viejas urbes del Noreste y el Medio Oeste, como Boston, Hartford, Buffalo, Cincinnati e Indianápolis.


El nuevo sur: el segundo grupo está comprendido por ciudades del llamado Cinturón del Sol, como Nashville, Orlando, Tampa, Charlotte y Las Vegas. Estas áreas de rápido crecimiento cuentan con una proporción relativamente alta de vecindarios con viviendas unifamiliares, pero también contienen muchos barrios que fueron de unifamiliares a multifamiliares en años recientes. Estos diversos y cada vez más densamente poblados vecindarios reflejan una preferencia creciente por la vida urbana, especialmente entre las familias más educadas.

publicidad

Destinos hispanos: estas ciudades se extienden por la frontera sur, incluyendo Miami, Tucson y San Diego. Todas ellas han atraído una inmensa cantidad de hispanos durante el período de estudio. Acogen muchos vecindarios hispanos pobres, algunos de los cuales han pasado de tener una composición mixta –de negros y latinos– a ser fundamentalmente de latinos.

Multiétnicas emergentes: el cuarto tipo de ciudad está caracterizada por vecindarios en plena transición. Habiendo sido predominantemente de blancos, hispanos o asiáticos –incluyendo tanto barrios obreros como pudientes–, hoy día tienen vecindarios más mixtos y multiétnicos, racialmente hablando. Suelen encontrarse en urbes como Denver, Portland y Dallas, con fuertes economías regionales. Este patrón obedece a investigaciones que indican que las comunidades principalmente hispanas y asiáticas son más proclives que las afroestadounidenses a devenir sitios racialmente integrados.

Pobreza persistente: La quinta clasificación habla de una importante concentración de vecindarios en que los afroestadounidenses han sido, inveteradamente, pobres, y siempre han estado en desventaja. Estos son los tipos de barrios que William Julius Wilson describió en su libro The Truly Disadvantaged (Los que verdaderamente están en desventaja) y donde el sociólogo Patrick Sharkey observó generaciones de familias enteras esencialmente “empantanadas en el mismo sitio”. Se los puede encontrar en el cinturón del óxido, en particular en ciudades como Detroit, Chicago, Cleveland, Milwaukee y St. Louis, así como en Nueva Orleans, con una larga data de segregación racial. En palabras del propio estudio, “A excepción de Nueva Orleans, estas ciudades fueron todas destinos de una gran migración y los patrones de discriminación racial que se enraizaron en el período de estudio han probado ser sostenibles en el tiempo”.

publicidad

Inmigrante y educada: este improbable conjunto de urbes incluye a Salt Lake City, Minneapolis-St. Paul, Raleigh y Grand Rapids. Lo que estas ciudades tienen en común es el alto volumen de áreas pobladas por inmigrantes de reciente ingreso, pero con elevadas competencias profesionales. Si bien estos vecindarios han cambiado muchísimo a partir de la entrada de nuevos residentes, otros barrios en estas ciudades albergan las tradicionales y estables zonas de blancos pudientes y otras áreas, no menos estables, de residentes de bajos ingresos.

El nuevo Viejo Sur: el último grupo de metrópolis está caracterizado por marcadas divisiones entre los barrios ricos de blancos, los extremadamente pobres barrios de negros y las viejas áreas periféricas que han ganado en diversidad e indigencia. Estos vecindarios son más habituales en grandes y antiguas urbes como Washington DC, Atlanta, Memphis y Richmond.

Las categorías anteriores, ni qué decir tiene, son generalizaciones en torno a la raza y los rasgos socioeconómicos que solapan la multiplicidad demográfica que caracteriza a las ciudades. Por ejemplo, también hay afroestadounidenses ricos, blancos pobres e hispanos de ingresos medios, entre muchos otros grupos sociales. Sin embargo, este estudio nos ayuda a comprender mejor las tendencias predominantes en la ‘transformación’ de las principales ciudades de Estados Unidos. En particular, persisten las concentraciones de blancos ricos y afroestadounidenses o hispanos pobres, evidenciando la perpetuidad de las poblaciones en profunda desventaja racial.

publicidad

La investigación nombra muchos de los más claros patrones del urbanismo contemporáneo, para mostrar así los muchos tipos de barrios y la naturaleza multifacética del cambio urbano. Algunos lugares han pasado a ser más diversos, si bien otros han permanecido bastante segregados durante un gran período de tiempo. Algunos se han gentrificado, mientras muchos otros no han dejado de ser desafortunadamente pobres. Hay suburbios más necesitados, desiguales y que han ganado una enorme población inmigrante; otros, sencillamente, son cada vez más blancos y ricos. Con todo dicho y hecho, nuestras narrativas dominantes sobre la transformación de los barrios parecen estar basadas en un relativamente pequeño número de anomalías. De hecho, con toda la tinta derramada sobre este tema, la realidad es que la mayoría de los barrios estadounidenses no han cambiado precisamente demasiado en las últimas décadas.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Y tú, ¿de qué 'megaregión' eres? Los otros estados que los desplazamientos diarios dibujan sobre el mapa
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad