publicidad

Los taxis amarillos son más seguros que los azules

Los taxis amarillos son más seguros que los azules

Un grupo de investigadores halló que este color evita accidentes y ahorra dinero para los taxistas.

blue and yellow taxi

Probablemente, antes de agarrar un taxi, muy pocos se detienen para preguntar “un momento, ¿de qué color es este auto?”. Pero la pregunta, es fundamental, pues hay evidencia de que el color sí influye en las posibilidades de tener un choque.

Así lo afirman el académico Teck-Hua Ho y otros investigadores, quienes realizaron un análisis a partir de una muestra relativa a tres años de accidentes en Singapur. Ellos calcularon que si, en lugar de tomar un taxi azul, tomáramos uno amarillo, el riesgo de recibir daño se reduciría en un 9%. Mensualmente, en vehículos amarillos se produjeron seis incidentes menos por cada 1,000 taxis, lo que, de acuerdo con quienes desarrollaron el estudio, se debe a que estos son menos visibles que aquellos (pese a la apariencia, este estudio no fue, en modo alguno, patrocinado por la Asociación de Taxis Amarillos de Singapur).
Este gráfico

muestra la tendencia que siguieron, durante 36 meses, los accidentes en taxis amarillos y azules (Ho et al.).

Podría parecer un tema poco pertinente para someterlo a consideración, pero el color óptimo de un taxi ha sido objeto de análisis ya por más de un siglo. A estos antecedentes se refirieron los investigadores en su nuevo estudio, el cual está publicado en la revista académica Proceedings of the National Academy of Sciences.

“El amarillo ha sido un color popular en los vehículos de alquiler desde 1907, cuando la Compañía de Taxis Amarillos de Chicago lo escogió basándose en una encuesta llevada a cabo por la Universidad de Chicago”, escribieron en su investigación. “Esta arrojó que la tonalidad amarilla era la más perceptible, por lo que hacía más fácil para potenciales pasajeros detectar un taxi de ese color en medio del mar de autos negros que se producían en masa durante la época (hasta 2014, el barniz ‘Japan Black’ fue el único tinte que secaba lo suficientemente rápido como para ser usado en la producción fordista). Más de un siglo después, resulta que el amarillo demostró ser una sabia decisión, no solo para potenciales pasajeros, sino también para los pasajeros propiamente dichos, debido a que los taxis amarillos son menos proclives a los accidentes que los azules”.

Durante años ha habido numerosas indagaciones acerca de la relación entre el color del auto y el riesgo de sufrir accidentes. Un estudio de 2003, en Nueva Zelanda, encontró que los vehículos de color marrón eran más dados a enviar personas al hospital que los blancos, lo cual respaldaba una ponencia de un año anterior, procedente de España, que aseguraba que los autos oscuros, en general, eran más peligrosos. El equipo que fue liderado por Ho, profesor de la Universidad Nacional de Singapur, realizó sus experimentos con datos tomados de la compañía de taxis más importante de esa ciudad-estado, a la cual se adscriben tanto flotillas azules como amarillas, y donde los choferes se comparten entre ambas.

“Hemos escogido estos dos colores porque son los dos usados por la mayor compañía de Singapur. Estos representan cerca de un 60% de todos los taxis del país”, escribe Ho. “Los dos colores son resultado de una unión de dos compañías, una de las cuales usaba el amarillo, y la otra el azul”.

Después de descartar diferencias demográficas, como la edad y la experiencia entre los choferes de ambos tipos de taxis, los investigadores hallaron un riesgo claramente mayor en el caso de los vehículos azules, particularmente cuando se conduce en la noche bajo el alumbrado público (este ambiente realza el contraste del amarillo contra el fondo negro, pero disminuye el relativo al azul). Concluyeron que los autos amarillos dan a los demás choferes un aviso inconsciente de su presencia, permitiéndoles cambiar de dirección o frenar para evitar accidentes, especialmente las colisiones por detrás.

Ahora bien, ¿deberían todos los taxis ser amarillos? Ho y su equipo creen que sí. Si la compañía más importante de taxis en Singapur cambiara hacia una flotilla donde solo hubiera taxis amarillos, ellos sostienen que esto evitaría probablemente 917 accidentes al año. Con un extrapolado precio de reparación de 700 dólares, y un período fuera de servicio de seis días por vehículo, un simple cambio le ahorraría a la compañía 1.4 millones de dólares al año (sin incluir el costo de todos esos trabajos de pintura).

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


En fotos: El ranking del transporte público en las ciudades de América Latina
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad