publicidad
El mes que viene Seattle empezará la construcción del primer sistema de tren ligero ubicado en un puente flotante.

El nuevo tren ligero de Seattle avanzará sobre las aguas usando un puente flotante

El nuevo tren ligero de Seattle avanzará sobre las aguas usando un puente flotante

La tecnología es la primera de su tipo en el mundo y permitirá que este medio de transporte cruce el lago Washington.

El mes que viene Seattle empezará la construcción del primer sistema de...
El mes que viene Seattle empezará la construcción del primer sistema de tren ligero ubicado en un puente flotante.

Seattle ya tiene el puente flotante más largo del mundo y el mes que viene, irá un paso más allá: construirá el primer sistema flotante de trenes ligeros del mundo.

Esta iniciativa es parte de un proyecto de 3,700 millones de dólares de construir una vía para trenes ligeros que para 2023 conectará a Seattle con la ciudad de Bellevue, la cual quede en el lado este del lago Washington. Es un esfuerzo difícil: el puente flotante tiene que soportar la presión de dos pares de trenes pesando 300 toneladas y viajando a velocidades de hasta 55 millas por hora. Para lograrlo, Sound Transit, la agencia de transporte público local, está acudiendo a tecnología contra terremotos de vanguardia. Dado que se proyecta que el tren tendrá unos 50,000 pasajeros a diario, no hay absolutamente ningún margen para cometer errores, según reporta el Seattle Times: "un tren descarrilado se hundiría unos 200 pies al lecho del lago. Si los componentes de la pista del tren se rompen o se desgastan, se suspendería el servicio de transporte para realizar el mantenimiento o [el servicio] estaría sujetos a retrasos".

publicidad

Sin embargo, esta no es una ciudad que evita empresas masivas de infraestructura. Su proyecto de reemplazo para el Viaducto Alaskan Way nos introdujo a Bertha, la excavadora de túneles más grande del mundo, la cual emergió a principios de este año de su viaje polémico de varios años por debajo del centro de Seattle. Y, tal como reporté en diciembre 2016, la ciudad está construyendo un nuevo puente 'flexible' diseñado para sobrevivir un terremoto con poco o nada de daños.

Seattle también es la sede de cuatro de los puentes flotantes más largos del mundo. Uno de ellos —el puente Homer M. Hadley, el cual se extiende más de 5,800 pies a lo largo de la carretera interestatal 90— conecta a Seattle con la cercana Isla Mercer. En junio, dos de sus sendas para vehículos de alta ocupación serán sustituidas por vías de tren y el resto del puente será reforzado para aguantar el peso adicional y el movimiento. Según el Seattle Times, el sistema de trenes ligeros será un 30% más pesado de lo que el puente actualmente está diseñado para sostener.

Para entender la complejidad y el gran reto que queda por delante, resulta útil entender cómo funcionan estos puentes. El puente de I-90 (como mejor se conoce esta carretera) es esencialmente sostenido por más de dos docenas de pontones, embarcaciones flotantes de gran tamaño. Se trata de bloques herméticos de concreto que están llenos de aire. La flotabilidad les ayuda a estas estructuras a mantenerse a flote y revisiones de mantenimiento se realizan de manera rigurosa para prevenir cualquier grieta. Según el Seattle Times, parte de la grava dentro de los pontones se sacará para evitar que las vagonetas de tren los desequilibren, una medida que mantendrá la flotabilidad.

publicidad

El reto más significativo está con las bisagras que unen las secciones fijas y flotantes del puente. Debajo de la superficie del puente, se unen los pontones y cables de acero los fijan al lecho del lago, lo cual evite que se tambaleen violentamente cuando hay vientos fuertes o bien un oleaje feroz.

Sin embargo, el puente se mueve. “ El puente sube y baja, y además, cuando sopla el viento, el puente se moverá ligeramente hacia el norte o hacia el sur; dado que se encuentra en cables de anclaje, tendrá un movimiento bastante como un barco”, según explicó John Sleavin —subdirector ejecutivo de supervisión técnica para Sound Transit— a Q13 Fox, un canal local de noticias. “Y, a medida que el tráfico se le va cargando, el puente también se moverá un poco a la izquierda y a la derecha”.

Aunque tales movimientos apenas serán perceptibles para los conductores, la vía férrea tiene que acomodarse para tomar en cuenta estos movimientos con el fin de asegurar un viaje suave. Aquí es donde entra en juego la ingeniería antiterremotos; la idea principal que se incorporó de ésta fue que las vías férreas deben ser flexibles. Su solución llegó cuando un especialista británico en el diseño de vías férreas propuso fijar las juntas con una serie de rodamientos y placas que se llaman ' track bridges' o 'puentes de pista'.

publicidad

Hay un total de ocho puentes de pista y cada uno mide 43 pulgadas. Cuentan con 'alas' de acero que suben y bajan cuando cambia el ángulo de las bisagras. Esto hace que las vías férreas se encorven vertical y suavemente. Para mantener las vías férreas paralelas durante este movimiento, barras de acero montadas en 'rodamientos pivotantes' los mantienen en su lugar para que se mantengan estables cuando se muevan las bisagras. Se puede ver un desglose detallado del sistema que realizado por el Seattle Times o ver el video abajo:

El diseño es sin precedentes, por lo que es comprensible que el proyecto ponga nerviosas a algunas personas. Pero los ingenieros en Sound Transit han usado modelos de computadora para realizar simulaciones y hasta construyeron dos puentes viarios para hacer pruebas, si bien haya sido en un ambiente controlado dentro de un centro de transporte en Colorado. En un momento en 2005, Sound Transit se unió al departamento estatal de transporte y envió camiones llenos de 148,000 libras de bloques de concreto por el puente de I-90 para probar a ver si podía soportar el peso de un sistema de tren ligero. La agencia también dice que después de que se concluya la construcción de la vía férrea, los ingenieros van a realizar viajes de prueba con trenes vacíos durante al menos tres meses.

publicidad

Con su precio multimillonario, ¿valen la pena el costo y los riesgos del proyecto? Hace mucho que el gobierno estatal le dio luz verde al proyecto, pero ha tenido sus oponentes, entre ellos el promotor inmobiliario Kemper Freeman, quien argumentó que las sendas de vehículos de alta ocupación deben reservarse para conductores. Llevó su causa a los tribunales, pero la Corte Suprema Estatal la denegó.

La productividad del proyecto dependerá de una ejecución perfecta… y de que la cantidad de pasajeros reales sean iguales a la cantidad proyectada de décimos de miles a diario. También dependerá de si realmente disminuye el volumen de tráfico de autos, tal como se tiene pensado. Sin duda, el proyecto encaja con la misión de Sound Transit de completar uno de los proyectos de transporte público más grandes en EEUU al duplicar el tamaño del sistema de trenes ligeros de la ciudad a lo largo de los próximos 25 años. Y, aunque la tecnología es innovadora —“brillante”, según expresó el Seattle Times—, la idea de un sistema flotante de trenes ligeros se ha estado desarrollando desde los años 70, cuando tanto el gobierno federal como el estatal coincidieron en que algún día, algún tipo de transporte público —ya sea un sistema de autobuses o trenes— correría a lo largo de un puente flotante.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Proyectos de trenes de alta velocidad en Estados Unidos
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad