publicidad
El vehículo autónomo de Volksagen, Sedric.

El futuro ya llega: esto es todo lo que prometen los fabricadores de autos para la próxima década

El futuro ya llega: esto es todo lo que prometen los fabricadores de autos para la próxima década

Según pronostican, ya para 2020 habrá muchos vehículos autónomos en las calles.

El vehículo autónomo de Volksagen, Sedric.
El vehículo autónomo de Volksagen, Sedric.

El mundo automotriz no ha parado de entregar noticias y hace poco hubo otra importante revelación: la empresa sueca/china Volvo anunció que para 2019 sólo ofrecerá vehículos eléctricos o híbridos. Esto fue ampliamente aplaudido como un paso audaz.

Anteriormente, la compañía se había comprometido con vender un millón de vehículos híbridos y totalmente eléctricos para 2025.

Actualmente los vehículos híbridos representan un 2% del mercado de vehículos de pasajeros en EEUU y los vehículos eléctricos siguen siendo una rareza. Incluso en California —un estado muy favorable para comprar vehículos eléctricos— estos sólo han acaparado un 2.7% del mercado.

Pero en una industria agitada por los vehículos autónomos y la fuerza publicitaria de Tesla —la cual tiene ahora un valor tan alto como el de General Motors y mucho más alto que el de Ford— los fabricantes tienen que vender más que solamente autos para que Wall Street los vea como opciones dinámicas. Tienen que ser empresas tecnológicas, no fabricantes. Y eso significa que tienen que desarrollar sistemas autónomos, reconcebir la fuente de energía bajo el capó y dominar el arte de hacer anuncios audaces.

Por lo tanto, he recopilado todas las grandes promesas que todos los fabricantes tradicionales de autos han hecho a lo largo de los últimos dos años y algo sí está claro: o el mundo automovilístico experimentará una transformación radical alrededor de 2020 o estas compañías han cometido serios errores con su planificación.

publicidad

Volkswagen

El departamento corporativo está enfrascado en una iniciativa importante que ha titulado “Together-Strategy 2025” (Juntos-Estrategia 2025), la cual une la producción de vehículos eléctricos con la de vehículos inteligentes. Como parte de eso, Volkswagen ha prometido “sacar al mercado a partir de 2021 unas funciones altamente automatizadas de conducción como competencias clave”. Recientemente estrenaron una especie de vehículo autónomo por encargo, el cual se parece en algo a un personaje de Thomas el tanque motor: edición del futuro. Lo llaman Sedric.

Audi —empresa parte del Volkswagen Group— ha sido más agresiva. Anunció que está lanzado “automatización de Nivel 3” —lo cual significa que un auto se puede conducir a sí mismo parte del tiempo— en el modelo A8 este año. Además, ha prometido que para 2025, un 30% de sus ventas vendrán de vehículos parcial o totalmente eléctricos.

En términos de vehículos eléctricos, la empresa ha prometido sacar para 2020 un vehículo eléctrico deportivo llamado el I.D. Volkswagen había apostado fuertemente en lo que llamó tecnología de ‘diésel limpio’ como su tren de potencia del futuro. Pero tal como reveló el gran escándalo del año pasado, sus motores no estaban tan limpios que digamos bajo las condiciones normales en las calles. En cambio, los ingenieros de la empresa los habían construido para andar bien de manera artificial bajo las condiciones de prueba (y sólo bajo las condiciones de prueba). Esto ha dejado a la empresa con una reputación que reparar y un nuevo interés en los beneficios de los vehículos eléctricos.

El Volkswagen I.D.
El Volkswagen I.D.

General Motors

Hasta la fecha la gran estrategia de GM en cuanto a los vehículos autónomos ha sido su sistema Super Cruise para la conducción semiautónoma en las carreteras. Después de un atraso, Super Cruise se estrenará este otoño en el Cadillac CT6. Los conductores sólo podrán encender el autopiloto cuando estén en la carretera y la compañía ha construido sensores que siguen los movimientos de cabeza de los conductores para instarlos a mantenerse concentrados en la carretera, incluso cuando la computadora esté conduciendo.

Un empleado de Cadillac manejando el Super Cruise.
Un empleado de Cadillac manejando el Super Cruise.

Por supuesto, la empresa tiene planes de producir vehículos totalmente autónomos para principios de la década de los 2020. Adquirieron el startup Cruise Automation que se especializa en tecnología autónoma (por 1,000 millones de dólares) y tiene planes de contratar a 1,100 más trabajadores centrados en tecnología en California en la región alrededor de San Francisco.

GM ya ha cumplido con una gran promesa en cuanto a la electrificación con la introducción del Chevy Bolt EV a principios de este año. Se supone que pueda recorrer 238 millas por cada recarga y cuesta unos 36,000 dólares antes de los incentivos tributarios, los cuales podrían reducir su precio en California a unos 25,000 dólares.

publicidad

La compañía también ha prometido que tendrá diez modelos eléctricos en el mercado chino ya para 2020 y espera vender unos 500,000 vehículos eléctricos ya para 2025.

Hyundai-Kia

En enero 2017 en la conferencia CES (Consumer Electronics Show o Feria de Productos Electrónicos para el Consumidor), Hyundai exhibió un prototipo de un auto eléctrico autónomo llamado el Ioniq, pero ha sido circunspecto en cuanto a sus planes.

Por su parte, Hyundai-Mobis —el suministrador de piezas para el grupo automovilístico Hyundai-Kia— ya ha trazado sus planes para la próxima década. Ya para 2020 la compañía ofrecerá algunos componentes para sistemas autónomos y entrará en la producción masiva de estos en 2022. Se ha descrito a sí misma como una empresa en la modalidad de ‘seguidor rápido’ en lugar de ‘líder’. Y está tratando a hacer que funcionen los vehículos autónomos sin los sistemas de láser que incrementa el precio y la complejidad de sistemas como el de Waymo.

El Hyundai Ioniq.
El Hyundai Ioniq.

Ford

En agosto 2016 Ford prometió producir un auto totalmente autónomo (sin volante) para el año 2021. La compañía reafirmó ese compromiso durante la primavera de 2017. El plan de Ford es tener vehículos autónomos disponibles en algún tipo de flete de transporte compartido. La empresa también está adquiriendo e invirtiendo agresivamente en startups que están trabajando en las tecnologías de base —como sensores y mapas— para los autos autónomos.

En cuanto a la electrificación, Ford ha prometido que para 2020 producirá un SUV eléctrico con un rango de 300 millas.

Nissan-Renault

El mes pasado, Nissan y Renault anunciaron una alianza para crear un servicio de transporte compartido de vehículos autónomos. Las compañías dijeron que el servicio no se inauguraría para 2020, pero “indudablemente dentro de 10 años”, es decir, para 2027.

publicidad

Carlos Ghosn —CEO de Nissan— había hecho varias promesas grandes en cuanto a los vehículos autónomos. En 2013 dijo que la compañía tendría vehículos autónomos a la venta por precios razonables ya para 2020. Reafirmó eso en 2015 (con unas cuantas advertencias). Y en 2016, la empresa dijo que para 2020 tendría 10 modelos de autos con algún grado de autonomía incorporada.

El Nissan Leaf de 2018 tendrá suficientes características autónomas para permitir la conducción autónoma en una sola senda en carretera.
En cuanto a la electrificación, Nissan ha convertido al Leaf en el vehículo eléctrico N°2 en ventas (después del Tesla, por supuesto).

Una representación de cómo se podría ver el Nissan Leaf de 2020.
Una representación de cómo se podría ver el Nissan Leaf de 2020.

Daimler

Al igual que muchos otros fabricantes de autos, Daimler —el cual produce Mercedes— ve una oportunidad de incorporar al transporte compartido a su negocio, y vehículos autónomos formarían el núcleo de esta iniciativa. Daimler estableció un convenio con Uber en enero 2017 para hacer una alianza en cuanto a vehículos autónomos. Y en abril anunciaron otro trato con Bosch para tener taxis autónomos en las calles ya para 2021. Durante ese mismo mes, la empresa anunció que estaba adelantando la fecha de lanzamiento de sus vehículos eléctricos desde 2025 a 2022. Durante ese año Daimler espera tener diez modelos de vehículos eléctricos como parte de su oferta.

BMW

BMW ha sido como una especie de líder cuando se trata del desarrollo de vehículos autónomos. En 2016 la empresa se comprometió con introducir un vehículo totalmente autónomo para 2021. En mayo de este año, BMW estableció un convenio con Intel y Delphi —un suministrador automovilístico grande— para crear una alianza con el fin de cumplir con esa meta, tal vez con otros fabricantes de autos que quizás quieran participar.

publicidad

La empresa espera vender 100,000 vehículos eléctricos en 2017.

Toyota

Toyota —el fabricante de autos más grande del mundo— por lo general ha procedido con calma. En 2013 la compañía enfatizó que los seres humanos tienen que mantenerse en control de los vehículos. Pero en octubre 2015 Toyota prometió que vehículos “con un interruptor de autopiloto” estarían en las calles de Tokio ya para 2020. (Toyota está colaborando con Nvidia, un fabricante de chips).

La compañía ha tenido éxito general con vehículos híbridos, pero no se ha comprometido totalmente con la electrificación como algunos de sus competidores. En parte esto se debe al hecho de que Toyota sigue promocionando vehículos que usan pilas de combustible.

El Concept-i de Toyota.
El Concept-i de Toyota.


Honda

Honda ha prometido tener autos totalmente autónomos en las calles ya para 2025.

Por el camino, la empresa planea incorporar características autónomas a sus autos para 2025, como por ejemplo el control de crucero supercargado. En este aspecto Honda quedará varios años atrás de sus competidores. Pero cabe notar que no es una apuesta segura que la primera generación de vehículos autónomos será exitosa.

Mazda

Mazda quizá sea en único entre los fabricantes tradicionales de autos que va en contra de la corriente: aún quiere fabricar autos que uno compra y maneja. Según dijo su CEO en abril, Mazda sólo está interesada en desarrollar tecnología de asistencia para los conductores.

publicidad

Subaru

El fabricante de autos más pequeño de Japón actualmente no tiene una promesa con respecto a los vehículos autónomos, pero está planeando sacar su primer auto hibrido enchufable el año que viene.

Tata

Tata Motors —el fabricante de autos más grande de la India— les ha pedido permiso a las autoridades indias para poner a prueba un vehículo autónomo, pero muchos dudan que los vehículos autónomos podrían funcionar bien en las calles caóticas de la India.

SAIC

No sabemos mucho acerca de los planes en cuanto a vehículos autónomos del fabricante de autos más grande de China, aparte de que tiene una alianza con Savari, un fabricante estadounidense de sensores. La empresa mantiene un centro de investigación en Silicon Valley y recientemente recibió autorización para poner a prueba sus vehículos en las calles de California.

Este artículo originalmente se publicó en inglés en The Atlantic y en CityLab.com.

Los buses del futuro
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad