publicidad
El Burj Khalifa, la torre más alta del mundo, se puede ver en el perfil de Dubai.

Emiratos Árabes Unidos estudia planes para construir una montaña que genere más lluvia

Emiratos Árabes Unidos estudia planes para construir una montaña que genere más lluvia

El ambicioso plan costaría cientos de millones de dólares.

El Burj Khalifa, la torre más alta del mundo, se puede ver en el perfil...
El Burj Khalifa, la torre más alta del mundo, se puede ver en el perfil de Dubai.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) necesita más lluvia y tiene un plan ambicioso para obtenerlo: construir una montaña.

Entre los otros enfoques que EAU está considerando para aumentar las precipitaciones, el país ha contribuido con 400,000 dólares al National Center for Atmospheric Research (Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas). El propósito del aporte financiero al instituto investigativo estadounidense —el cual está patrocinado por la Fundación Nacional de Ciencia— es estudiar cómo construir una montaña artificial podría afectar al tiempo. Según Arabian Business, un sitio de noticias basado en Dubai, los investigadores actualmente están en la fase de un “estudio detallado de modelación” del proyecto.

publicidad

Si bien la idea parece sacada de la ciencia ficción, está basada en un concepto meteorológico muy real llamado “precipitación orográfica”. Cuando el aire húmedo se sube por un lado de una montaña, se enfría y forma nubes. Esas nubes entonces producen precipitación, la que a su vez conduce a lluvia en el lado de la montaña que queda frente al viento (el área en el otro lado de la montaña, llamado la sombra de lluvia, recibe muy poca lluvia a medida que desciende el aire seco).

Cada gota cuenta en un país calificado como uno de los más secos del mundo. En promedio EAU tiene sólo tres pulgadas de lluvia al año, según el periódico The National, el cual tiene su sede en Abu Dhabi. La falta de precipitaciones, en combinación con temperaturas que suben a más de 100 grados Fahrenheit y un alto nivel de consumo de agua, significan que pronto las reservas naturales del país se consumirán por completo. En lugares como Abu Dhabi —donde la persona común consume 145 galones de agua al día, lo cual es dos a tres veces el promedio mundial— se espera que las reservas de aguas freáticas se agotarán dentro de los próximos 50 años. Se trata de un problema no sólo para los parques acuáticos y pistas de esquí del país, sino también para sus granjeros en áreas rurales.

Dubai Skyline

Aunque es importante acotar que EAU ha priorizado la conservación de agua y ha implementado medidas para reducir el uso agrícola de agua y de usar aguas residuales tratadas. Abu Dhabi recientemente aumentó los cargos de usar electricidad y agua para alentar a sus residentes a racionar su uso.

El país también ha recurrido a la ciencia para solucionar su problema del agua al crear lluvia artificial. El año pasado EAU invirtió casi $560,000 en 186 proyectos de siembra de nubes, según Arabian Business. La tecnología de modificación de clima data de los años cuarenta y aumenta la capacidad de una nube de crear precipitación al inyectarle partículas que condensan el agua y crean precipitación. Un meteorólogo de EAU le dijo al The National que la siembra de nubes desempeñó un papel en la precipitación en el país durante en marzo de este año, cuando se logró una nueva marca, con once pulgadas de lluvia en un día, aunque los investigadores no están del todo seguros acerca de qué tan eficaz sea esta tecnología.

publicidad

Construir una montaña quizás sea una de las propuestas más ambiciosas y costosas por incrementar la precipitación: según Business Insider, se calcula que un plan para construir una montaña artificial en Holanda costará hasta 432 mil millones de dólares. “Si [el proyecto] resulta demasiado caro para [el gobierno], lógicamente el proyecto no se llevará a cabo, pero esto les da una idea del tipo de alternativas existen para el futuro a largo plazo”, le dijo Roelof Bruintjes, un científico del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas que se especializa en modificación del tiempo a Arabian Business. “Si se aprueba, la segunda fase sería ir a una compañía de ingeniería y decidir si es posible o no”.

Pero todo aquello puede volverse ineficaz si el mensaje de conservación es opacado por el estilo de vida glamoroso al que se han acostumbrado algunos de los residentes de EAU. Según ha reportado Reuters, los granjeros también forman parte del problema, ya que algunos dependen de métodos de irrigación que se remontan a unos mil años atrás, los que a su vez están secando los pozos del país. Algunos consideran los métodos nuevos y más sustentables mientras otros se encogen de hombres ante el problema.

“Esto desperdicia el agua”, dijo un granjero a Reuters sobre la práctica de cultivar dátiles, un cultivo principal que es popular entre los lugareños. “Pero estas palmas son de nuestros ancestros, se trata de nuestra herencia. Si dejáramos de cultivarlos, sería como abandonar a nuestros propios hijos”.

publicidad

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad