publicidad

Así es la dura lucha de los ciudadanos de Flint para salvar a su comunidad

Así es la dura lucha de los ciudadanos de Flint para salvar a su comunidad

CityLab conversó con Laura Sullivan, profesora y defensora comunitaria que está lidiando con las consecuencias de la crisis sanitaria en la ciudad.

Flint, Michigan, Photo by Bill Pugliano/Getty Images

Al fin se están proponiendo planes para solucionar la crisis de agua de Flint, pero el proceso de reconstruir su comunidad descompuesta ha tenido un lento arranque. Por toda la ciudad, los niños están sufriendo debido a la intoxicación por plomo, cuyos efectos en parte serán de largo plazo. El acceso al agua potable y segura aún no es fiable. Muchos residentes aún sufren de sarpullidos que atribuyen a bañarse en agua de la llave tóxica. Y la ciudad sigue estancada en un estado de emergencia.

A medida que circulan noticias sobre las repercusiones legales de la crisis para las autoridades del estado, los científicos y los defensores comunitarios están luchando arduamente para sacar a Flint de la desesperación. Una de ellos es Laura Sullivan, profesora de Ingeniería Mecánica en la Universidad Kettering en Flint. Se podría decir que Sullivan es el enlace principal entre los residentes de Flint, su gobierno local y la comunidad científica. Sullivan ha sido nombrada como miembro de múltiples comités y cuerpos especiales dedicados a abordar los problemas de Flint en cuanto al agua. Además, la profesora está tratando de salvar la distancia creada por una violación crasa de derechos humanos.

publicidad

Sullivan habló con CityLab sobre el estado precario de Flint hoy en día y cómo sus residentes están luchando por un mejor futuro para su ciudad.

–Usted vive en Flint, por lo que ha tenido una conexión personal con la crisis del agua desde el principio. ¿Cuándo fue que se dio cuenta que tenía que asumir un papel más activo en abogar por la comunidad?

En el verano de 2014 algunos estudiantes y yo estábamos conversando sobre los residentes a quienes les cortaron el agua por la falta de pago y, por tanto, empezamos a investigar la asequibilidad del agua y el acceso al agua segura de tomar. Empezamos a hablar con uno de los pastores sobre cómo podríamos ayudar a proveer agua de alguna manera para propósitos sanitarios. Cuando los primeros avisos fueron enviados a los residentes de Flint sobre la presencia de un derivado del proceso de desinfección la Ley de Agua Potable Segura) en enero 2015, mis preocupaciones evolucionaron más allá de la asequibilidad para centrarse en asuntos de la calidad [del agua].

–Usted ha estado informando a la comunidad sobre la prevalencia de la enfermedad del legionario en el área de Flint. ¿Existe un vínculo confirmado entre la enfermedad del legionario y el agua de Flint?

Aún no hay un vínculo definido. Obviamente se trata de un asunto sumamente complicado. Una de las complicaciones es que el período de tiempo entre que uno sea expuesto a la enfermedad del legionario y cuando muestras síntomas de la misma es más de dos semanas, por lo que a veces es difícil determinar dónde un individuo pudo haber sido expuesto a la enfermedad. A lo largo de los últimos dos años —2014 y 2015— hubo reticencia por parte de las agencias del estado y del condado para compartir información sobre los casos, las condiciones y hasta dónde se habían formado roturas en la línea del agua que pudieron haber introducido bacteria. En muchos casos, si bien sabemos que ha habido enfermedad del legionario en Flint a lo largo de los últimos dos años, hay mucho que no sabemos de su causa.

Voluntarios cargan cajas de agua a unos autos esperando en Salem Luthera...
Voluntarios cargan cajas de agua a unos autos esperando en Salem Lutheran Church en Flint, Michigan el 5 de marzo, 2016.

–Cuénteme de su trabajo con el general Michael McDaniel (líder del Equipo de Acción y Sustentabilidad de Flint) para reemplazar las cañerías residenciales de plomo en Flint. ¿Cuáles fueron las preocupaciones de los residentes de Flint durante este proceso?

Creo que probablemente la mayor preocupación entre los residentes fue “¿Cuánto tiempo tomará esto y por qué tenemos que esperar?” Los primeros treinta reemplazos de líneas de servicio de plomo fueron financiados por Rick Snyder [gobernador del estado de Michigan], pero hasta ahí llegó el límite de esos fondos. Para la próxima fase Karen Weaver [alcaldesa de Flint] tiene dos millones de dólares para cubrir el reemplazo de unas cuatro líneas de servicio. El general McDaniel y yo nos comprometimos con involucrar a residentes en identificar si puede haber una línea de servicio de plomo [en sus casas]. En cuanto ya la hayan identificado, invitamos a residentes que nos den esa información mediante una línea directa o por internet para que podamos empezar a recolectar esos datos junto con algunos datos incompletos de la ciudad, y entonces podemos reunir a un grupo de residentes para establecer prioridades en cuanto a cuáles casas atender primero, segundo, etcétera.

publicidad

Sabemos que todos estarán de acuerdo en que las viviendas con niños deben tener prioridad, así como las casas donde la gente tiene sistemas inmunitarios comprometidos y también las casas donde pruebas anteriores del agua revelaron altos niveles de plomo. Pero la diferencia aquí es que los residentes se van a unir y establecer esas prioridades como grupo. Si pudiéramos reemplazar las líneas de servicio de plomo de todos al mismo tiempo, eso sería maravilloso, pero no es posible hacer eso. Entonces queremos tratar de involucrar a los ciudadanos en establecer esa prioridad.

Mi impresión es que este es el primer ejemplo verdadero de los ciudadanos realmente definiendo y participando en la solución a esta crisis del agua. Realmente es necesario que los residentes de Flint participen para que vean que sus voces son importantes y que su participación es crítica para que tengan esperanza.

Sandra Mendez y su hijo, Alonzo Cabrera, 1, reciben agua del Red Cross e...
Sandra Mendez y su hijo, Alonzo Cabrera, 1, reciben agua del Red Cross en su hogar el 21 de enero, 2016, en Flint, Michigan. Mendez dijo que su hijo tiene una cita con el doctor para hacer una prueba de polmo.

–Sabemos que hay desconfianza entre los residentes de Flint y su gobierno. ¿Pero nota también si hay alguna desconfianza entre los residentes y la comunidad científica?

Si existe alguna entidad en la que los residentes confían más que cualquiera otra, es en su alcaldesa. A nivel estatal hay una desconfianza muy notable y es válida basada en lo que estamos aprendiendo. Dentro de la comunidad científica tenemos a los miembros de la facultad local en el área de Flint que está participando fuertemente. En cualquier reunión en que estoy presente donde también están ellos, los residentes tienen fe y demuestran confianza en las palabras de los miembros de la facultad local y de la comunidad médica. Y, por supuesto, a lo largo del proceso hemos tenido el equipo de Virginia Tech que ha estado al lado de la comunidad y que ha ayudado con la ciencia aportada por los ciudadanos. La voz de Marc Edwards [el profesor de Virginia Tech cuyas investigaciones ayudaron a revelar la existencia de plomo en el agua de Flint] es una muy respetada por los residentes.

publicidad

–Usted está luchando por contener la información errónea que pudiera circular entre la comunidad de Flint. ¿Cuáles son las preguntas comunes que recibe de residentes?

El tipo de pregunta que realmente no ha sido bien abordada […] es explicar por qué. En lugar de sólo explicar lo que [los residentes] necesitan hacer o lo que debe ocurrir después, los estamos ayudando a entender exactamente lo que sucedió con la cañería con gráficos, folletos, panfletos y discusiones, [explicando] por qué sucedió y lo que significa en cuanto a la manera en que procedamos. [Estamos] hablando con los residentes con la expectativa de que no es necesario simplificar las cosas y que ellos quieren ser incluidos y no menospreciados en el proceso. A nivel directo la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos está haciendo un trabajo cada vez mejor, semana tras semana, de interactuar con la comunidad y entender la resistencia y determinación de los residentes. No se trata de moverse rápido para dejar atrás lo malo que haya sucedido, sino explicar por qué sucedió y sus implicaciones.

–Es probable que un evento de esta magnitud cause divisiones dentro de la comunidad. ¿Cómo se unen a los residentes de Flint? ¿Y cómo se asegura que no sean explotados?

[Cuando] yo me encuentro con alguien cuyo motivo desconozco y veo que interactúan con la comunidad, me fijo mucho en los niveles de miedo y enojo entre los miembros de la comunidad. Si me parece que una interacción sólo está contribuyendo al miedo y al enojo, entonces me he enfrentado con esos individuos y he cuestionado sus motivos públicamente o en privado. Si alguien quiere ver a la gente de Flint trabajando juntos y de manera positiva, entonces no creo que el miedo nos vaya a llevar en esa dirección.

publicidad

Yo estuve en una reunión en la municipalidad [el martes por la noche] que fue organizada por la alcaldesa en una de las iglesias en el lado norte de Flint. El general McDaniel estuvo presente, junto con Mark Durno de la Agencia de Protección Ambiental y la alcaldesa también. Sabía que había miembros de la comunidad que podrían tener preguntas o preocupaciones o dudas para presentarles a todos estos individuos. Y, sin embargo, en ese lugar había un sentido de “Escuchemos, trataremos de colaborar y no agregarle a la disensión”. Veo que las semillas de eso ahora están brotando.

A lo mejor fue el enojo increíble o el miedo enorme que previno —o que demoró— que los residentes de Flint se reunirán en cualquier lugar sin otro motivo aparte de una protesta. Ahora se están reuniendo en lugares en son de colaboración, de escuchar, de hacer preguntas muy válidas e incisivas y obtener respuestas adecuadas, inteligentes y correctas. Entonces estoy empezando a sentirme muy bien acerca de ese cambio hacia una reacción comunitaria.

La planta potabilizadora de Flint, Michigan.
La planta potabilizadora de Flint, Michigan.

–¿Cómo es su relación con la alcaldesa Weaver?

Cuando ella estaba haciendo campaña para salir como alcaldesa, Weaver vino donde yo estaba para que le entregara información sobre cómo funciona el sistema de distribución de agua, qué pudo haber causado la corrosión y qué soluciones podrían existir al respecto. Quería poder hablar con la comunidad de manera inteligente. Ese tipo de relación sigue en pie. Cada semana me reúno con ella durante una hora para hablar de mi impresión de lo que está sucediendo en la comunidad y las ideas que tengo sobre cómo se puede involucrar a la comunidad.

Poco después de que la alcaldesa declaró un estado de emergencia, el gobernador propuso que él iba a viajar a la ciudad con su equipo para evaluar la situación desde su perspectiva y hacer recomendaciones por su parte, como para tomar control en lugar de facultar a Flint. [Weaver] me pidió consejos sobre los asuntos en los que era adecuado que el estado se involucrara y los asuntos en que la gente de Flint debería tener un papel más protagónico. Tenemos una relación muy positiva. Me siento bien en cuanto al nivel en que me pide mis consejos y en cuanto a su nivel de compromiso con la ciudad.

publicidad

–El gobernador ha organizado reuniones semanales del Comité de Coordinación entre Agencias para desarrollar soluciones a largo plazo para la crisis. ¿Qué espera ganar al final de casa sesión?

Con seguridad se puede afirmar que ha sido [un proceso] fastidiosamente lento. Cada viernes hay una reunión que dura una hora y media en que hay muy poco en cuanto al progreso y metas cumplidas. Es por eso que se siente tan bien el trabajo que he hecho con el general McDaniel, ya que es avance verdadero. En colaboración con la Agencia de Protección Ambiental, Marc Edwards y el general asistimos a una reunión informativa para discutir los próximos pasos a seguir, los cuales incluyeron una recomendación a la comunidad que abrieran y descargaran sus líneas caseras de cañería y que abrieran sus grifos durante cinco minutos al día a lo largo de dos semanas. Esta recomendación no salió del Comité de Coordinación entre Agencias. Fue una acción iniciada por la Agencia de Protección Ambiental.

–¿Entonces qué es lo que motiva acción? ¿Es un mandato de la Agencia de Protección Ambiental o bien la publicación de nuevas investigaciones científicas? ¿Cómo progresamos desde estas conversaciones al reemplazo de la cañería de plomo?

Actualmente en gran medida la Agencia de Protección Ambiental está supervisando la distribución de agua y la calidad de la misma en Flint. La está monitoreando y la está probando pero no estará ahí para siempre. Por fortuna la Agencia de Protección Ambiental no ha sido impaciente. Ha sido muy buena en proveernos la pericia que necesitamos para que podamos aprender a abordar algunos de estos asuntos. En cuanto a la calidad del agua, en gran parte estamos avanzando debido a los consejos y las recomendaciones de la Agencia de Protección Ambiental.

publicidad

En cuanto al reemplazo de líneas de servicios de plomo, eso se debe a la alcaldesa. Eso está avanzando debido a la intención de la alcaldesa y el resto de nosotros en colaboración para tratar de llevar eso a cabo. Pero tendrá que parar en cuanto se agote el dinero que tenemos. De cada manera en que podamos, estamos demostrando que estamos administrando bien esta cantidad de dinero, pero que ésta no será suficiente para todos las líneas de servicio de plomo en Flint. Necesitamos la asistencia del estado y del gobierno federal para completar esa obra.

Presidente Barack Obama toma un vaso de agua cuando habla en Flint North...
Presidente Barack Obama toma un vaso de agua cuando habla en Flint Northwestern High School en Flint, Michigan el 4 de mayo, 2016.

–¿Cuáles son los retos de abordar la crisis del agua como defensora en vez de como una científica o una investigadora?

Creo que la paciencia es el reto más grande. No es un problema nuevo y ha estado frente a la gente de Flint mucho más tiempo que en cualquier otro lugar. [El abordaje del problema] parece tan lento y podría avanzar más rápidamente si tuviéramos más apoyo del gobernador y de la legislatura estatal. Cuando la gente está enojada y asustada, es difícil avanzar hacia la colaboración. Es un entorno precario. Los ánimos se van a caldear. La gente está cansada de esperar. La gente está cansada de preocuparse por la salud de sus niños. Están cansada de preguntarse cuánto durará esto. Este es el reto principal.

publicidad

–Mirando hacia adelante, ¿cuáles son las metas principales que Flint tendrá que cumplir en los años venideros? ¿Cómo puede mantenerse involucrada la comunidad?

No creo que ha habido un tiempo en que la comunidad haya colaborado tan bien, cuando las Iglesias del norte de Flint han colaborado tan extensamente con las iglesias del centro de Flint, cuando las universidades han trabajando tan diligentemente en tratar de abordar el asunto. Sé que nunca ha habido un tiempo en que los estudiantes con los que trabajo han estado tan profundamente conscientes de lo que significa la pobreza y de la responsabilidad que tienen con sus conciudadanos. Mirando hacia delante, lo que tenemos es algo que nunca hemos tenido antes, y si podemos obtener el apoyo que necesitamos del Congreso, del presidente, de nuestros gobernadores y de nuestra legislatura estatal, sólo en cuanto a los recursos necesarios para reconstruir a Flint (…) nunca hemos estado tan listos para poder hacerlo. A lo mejor la gente en todo el país se está cansando de oír noticias sobre Flint, y eso lo entiendo. Pero hasta que lleguen los recursos que necesitamos, nosotros seguiremos clamando.

Esta entrevista ha sido editada y condensada.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad