publicidad
Portland vive para sus bicicletas y ahora está reforzando sus parqueaderos también.

Portland está luchando contra los ladrones de bicicletas con estos nuevos parqueaderos

Portland está luchando contra los ladrones de bicicletas con estos nuevos parqueaderos

A primera vista parecen comunes, pero en su interior esconden dispositivos que los hacen más difíciles de cortar o destruir.

Portland vive para sus bicicletas y ahora está reforzando sus parqueader...
Portland vive para sus bicicletas y ahora está reforzando sus parqueaderos también.

A menos que usted revista de concreto su bicicleta y la remueva luego con un cincel, no hay manera de protegerla en un 100% contra el robo. Al menos no en Portland.

Sin embargo, se pueden tomar algunos pasos buscando ponérsela difícil al atracador. De ahí que la ciudad del estado de Oregon recién adoptara esta inusual pero alentadora iniciativa: un ingenioso diseño de estacionamientos para bicicletas, encaminado a repeler si no a todos, a una gran mayoría de los delincuentes.

Relacionado
Elegir el mejor candado es clave (tip: el de esta foto no es el mejor).
Cómo evitar que los ladrones se roben las bicicletas

Usualmente, los bandidos eligen atacar los candados: recortan los candados de cables poco fiables con tijeras de jardinería o pinzas corta pernos y quiebran las cerraduras de metal en U ( u-locks) mediante palancas, gatas de autos modificados y picadoras angulares de batería. Pero Portland ha atraído últimamente a un grupo algo especial de ladrones, quienes atacan incluso estacionamientos resistentes, provocando dolores de cabeza tanto a las víctimas de los hurtos como al gobierno de la ciudad, al cual toca luego encarar los costos de reemplazar dichos parqueaderos.

“Hubo varios incidentes en que rompieron el estacionamiento en sí mismo para poder desbloquear la cerradura y llevarse la bicicleta”, sostiene Hannah Schafer, especialista en comunicación de la Oficina de Transporte de Portland. “Queríamos asegurarnos de que hacíamos todo lo posible para proteger las bicicletas e incitar a las personas a que salieran a pasear en ellas sin que les preocupase la cuestión de la seguridad. Los componentes de seguridad añadidos equivalen a los costos marginales adicionales”.

publicidad

A la vista, los nuevos estacionamientos no son muy diferentes de los que ya había. Son arcos azules en forma de tubos, con barras planas al fondo (céase el esquema aquí). Lo que no es nada obvio es que dentro de los tubos hay cables escondidos, creando una segunda capa de seguridad contra las potenciales agresiones de los partidarios del serrucho. “Hay un cable de acero libre metido dentro de la tubería hueca del estacionamiento”, indica Schafer. “Esto dificulta el que pueda ser cortado, porque el alambre se mueve cuando la cuchilla intenta navajearlo”.

La barra del fondo, instalada unas 10 pulgadas sobre el piso, contribuye también a la seguridad. “Esta evita que el potencial ladrón deshaga el cerrojo y quite la cerradura en U del estacionamiento”, señala. “Además, si un ladrón fuera a desbrozar a cuchilladas la cuerda de alambre del estacionamiento, la barra haría más difícil el que pudiera salirse con la suya deshaciendo la cerradura en U”.

Asimismo, la barra también sirve como “señal de aviso para que las personas con discapacidades visuales no caminen hacia el estacionamiento”, asegura Gary Hansen, propietario de la Radius Pipe Bending, empresa en Oregon que fabrica estos dispositivos. Hoy día, señala, Portland es la única ciudad en Estados Unidos que pone a prueba este novedoso diseño.

publicidad

Hasta ahora, la urbe del noroeste de Estados Unidos ha instalado menos de 100 estacionamientos, los cuales cuestan cerca de 5 dólares más que sus antiguas versiones. Pero mientras los 7,000 que existen en la ciudad sean víctimas del deterioro, los accidentes y los maleantes cortadores de metal, los residentes locales verán estos singulares armatostes cada vez más, en calles y aceras. “Tenemos la intención de implementar el nuevo diseño en futuras instalaciones y allí donde tengamos que reemplazar estacionamientos dañados”, acota Schafer.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Las 10 ciudades de EEUU donde más gente va al trabajo en bicicleta
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad