publicidad

Chocan dos trenes en Calif.

Chocan dos trenes en Calif.

Nerviosos pero reconfortados por el alcalde, los viajeros de Metrolink regresaron mientras continúa la investigación.

Chocan dos trenes en Calif. adc90f1fea364a0eb9892d7860f05eee.jpg

Confortan a viajeros nerviosos

LOS ÁNGELES, California - Conforme continuaba la investigación en torno al fatal choque de trenes Metrolink, que dejó una veintena de muertos el viernes, el alcalde Antonio Villaraigosa se encontró entre los pasajeros en el tren de Chatasworth a Union Station el lunes, asegurando a la gente que el sistema ferroviario aún es seguro.

"Quiero disipar cualquier temor sobre subirse al tren", expresó Villaraigosa. "La seguridad tiene que ser nuestra preocupación número uno".

Los viajeros de tren utilizaron autobuses gratuitos de la Autoridad Metropolitana de Transporte para rodear la escena de la catástrofe mientras las vías son reparadas, lo cual podría ocurrir tan pronto como esta tarde, dijo Francisco Oaxaca, vocero de Metrolonk.

publicidad

Villaraigosa dio la bienvenida y viajó con los pasajeros que a las 6 a.m. abordaron en la estación Metrolink de Chatsworth el tren con destino a Union Station.

El peor accidente en 15 años

El tren 111 de la línea Ventura County chocó de frente con un tren de carga Union Pacific poco después de las 4:23 p.m. del viernes 12 de septiembre en una sección curveada de la ferrovía al sur de la autopista Ronald Reagan (118) y al este del bulevar Topanga.

Los oficiales dijeron que de las 225 personas a bordo, 25 murieron y 134 resultaron heridas, 44 de forma crítica.

Se trata del peor accidente ferroviario de Estados Unidos en 15 años, y la fuerza de la colisión fue tal que las cuadrillas de rescate tardaron casi un día completo en recuperar todos los cadáveres de entre los fierros retorcidos. Las labores de rescate culminaron.

Cerca de 47 personas se encuentran en estado crítico en hospitales del sur de California; otras 40 permanecían hospitalizadas bajo condiciones serias 18 horas después de la colisión.

Cintas de audio del tren indicaron que el maquinista y el despachador no condujeron las revisiones de seguridad antes del choque, dijeron investigadores federales la noche del domingo.

El sábado, una vocera de Metrolink tomó la inusual acción de decir que la agencia era responsable del choque porque el maquinista del tren no obedeció una luz roja y no se paró para permitir que pasara el tren de carga.

publicidad

Sin embargo, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) y un sindicato que representa a los empleados ferroviarios dijeron que era demasiado temprano para hacer conclusiones sobre la causa del choque. La mañana del lunes, Denise Tyrrell -la vocera- anunció su renuncia.

Investigan si maquinista estaba distraído

Los investigadores también están examinando reportes que afirman que el maquinista pudo haber estado distraído por mensajes de texto minutos antes de la tragedia, informó la NTSB.

La emisora CBS2 reportó que el ingeniero pudo haber estado enviado textos a un amigo poco antes del choque, aunque los investigadores de la NTSB dijeron que establecer la causa de la colisión podría tardar hasta un año. Un entusiasta de trenes de 15 años de edad le dijo a la estación que recibió un mensaje de texto del maquinista aproximadamente un minuto antes del accidente.

El maquinista del tren Metrolink no ha sido identificado oficialmente, pero los entusiastas de trenes que dijeron que les estaba enviado mensajes de texto minutos antes del accidente lo identificaron como Robert Sánchez, de 46 años.

Un vocero del sindicato le dijo al Times que el ingeniero tenía al menos 10 años de experiencia y que era prematuro culparle por el choque. El oficial apuntó que en vez de haber estado distraído por el celular, el maquinista pudo haber sufrido un ataque al corazón o una apoplejía.

publicidad

Sánchez había trabajado para Amtrak y más recientemente para Veolia Transportation, una compañía privada que proveer a Metrolink con maquinistas.

Kitty Higgins, de la directiva de la NTSB, dijo que los registros telefónicos son parte de la investigación.

"Obtendremos registros de sus teléfonos celulares y del teléfono del ingeniero muerto", dijo Higgins.

La misma fuente afirmó que las grabaciones de audio recuperadas de las ruinas indican que el maquinista y el conductor mencionaron y confirmaron las señales de tráfico sobre la ruta, entre ellas una luz amarilla, pero no las luces ámbar y rojas indicando que había un tren frente a ellos.

"Ahora sabemos que lo que ocurrió fue que esa señal estaba en rojo y que el tren, el tren Metrolink, se pasó la señal, no obedeció la señal roja y esencialmente forzó la apertura de esa sección del cambio de vía", dijo Higgins.

Despachador lanzó advertencia

El diario Los Angeles Times reportó que cuando el tren Metrolink pasó por la luz roja, una alarma se activó en el centro de despachos en Pomona y que el despachador trató de advertir al maquinista.

De acuerdo al Times, el despachador de Metrolink logró hacer contacto con el conductor del tren, pero no a tiempo para evitar el choque.

"Los investigadores de la NTSB probarán las señales de advertencia para asegurarse de su funcionamiento adecuado". También realizarán una prueba de distancia para tratar de determinar qué fue lo que los maquinistas vieron antes del choque.

publicidad

Identificaron a más víctimas

Mientras tanto, los nombres de otras tres víctimas fatales fueron liberados el lunes, llevando a 23 el número de muertos oficialmente identificados por la oficina del médico forense.

En total, 25 personas han muerto por heridas contraídas durante el choque. Una de esas personas sin identificar por el forense murió en un hospital un día después del choque y se cree que el otro fue el maquinista.

Con tantas víctimas lastimadas críticamente, es posible que el número de fatalidades incremente.

Las víctimas nombradas el domingo fueron: Ronald Grace, de 55 años, de Simi Valley; Beverly Mosely, 57, de Moorpark; y Roger Spacey, 60, de Simi Valley, según el Departamento del Médico Forense del Condado de Los Ángeles.

El sábado, la oficina del forense reveló otros 20 nombres junto con sus edades, pero no incluyó sus lugares de residencia.

Entre ellos estuvieron: Spree Desha, 35; Christopher Aiken, 37; Kari Hsieh, edad no disponible; Maria Elena Villalobos, 18; Alan Lloyd Buckley, 59; Donna Lynn Ramata, 49; Dennis V. Arnold, 75; Charles E. Peck, 49; Manuel Macias, 31; Yi Chao, 71; Walter Arney Fuller, 54; Atul Vyas, 30; Aida Magdeleno, 19; Howard Barry Pompel, 69; Earnest Stephen Kish II, 47; Dean Lafoy Brower, 51; Gregory Lintner, 48; Michael A. Hammersly, 45; Jacob Alan Hefter, 18; and Doyle Jay Souser, 56.

En adición, Paul Long, quien enseñaba inglés en la escuela Oaks Christian, murió el sábado en la tarde tras ser desconectado de un respirador el centro médico County-USC, le dijeron sus amigos al Times. Su esposa y su hijo también resultaron heridos en el choque, pero se espera que sobrevivan.

publicidad

Antecedentes mortales

El 26 de enero de 2005, 11 personas murieron y docenas de personas resultaron heridas cuando un tren de Metrolink se impactó con un Jeep Cherokee que había sido estacionado en las vías del tren en Atwater Village.

El tren se descarrió, chocó con otro tren viajando en dirección opuesta y se impactó con un tren de carga.

Ese descarrilamiento fue el más mortal desde 1999. El 20 de agosto, el hombre que aparcó su Jeep en las vías -Juan Manuel Álvarez, de 29 años -fue sentenciado a 11 cadenas perpetuas consecutivas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad