publicidad
Cheese

Cheese, la nueva droga juvenil

Cheese, la nueva droga juvenil

¿Un niño de 9 años adicto a la heroína? En Dallas los hay debido al cheese, una droga que ha invadido las escuelas de esa ciudad tejana.

Cheese
Cheese

La guerra sigue en las escuelas

DALLAS, Texas - ¿Te imaginas a un pequeño de 9 años adicto a la heroína?... Precisamente eso es lo que están encontrando las autoridades de Dallas, donde una peligrosa droga -conocida en la calle como cheese - poco a poco ha invadido a las escuelas de esa ciudad tejana, causando múltiples muertes y haciendo que cientos de niños se conviertan en drogadictos, incluso antes de llegar a la pubertad.

Tanto para padres de familias, como para las autoridades policiales y educativas, este  mortal enemigo que se "disfraza" como un aliado de los jóvenes, en los últimos años se ha convertido en su más reciente desafío y, aunque se han ganado algunas batallas con la rehabilitación de algunos adolescentes, continúa haciendo estragos.

publicidad

Desde mediados del año 2005 y hasta de diciembre de 2007, la Policía de Dallas tenía registradas 23 muertes de jóvenes relacionadas al consumo del cheese.

Asimismo, de agosto de 2006 a noviembre de 2007, en Dallas se registraron 196 casos relacionados a tráfico y consumo de heroína, según la misma entidad policial.

No obstante, desde entonces la cifra de casos se ha incrementado, y muchos jóvenes han sido enviados a la cárcel por venderla, mientras que otro número mayor de adolescentes han presentado problemas de adicción.

Como en toda guerra, la que se combate contra las drogas tiene sus víctimas, la joven Alejandra Soto , de 17 años, murió en julio del 2007 por una sobredosis de cheese. Meses antes, en marzo, Fernando Cortez Jr . de 15 años también murió por la misma causa.

En febrero del mismo año, Oscar Gutiérrez, de 15 años, perdió su vida de la misma manera y, según su madre, Olga Sánchez, su hijo había experimentado con " cheese" desde el año 2006.

Luis Soto, de 19 años, enfrenta una condena de 15 años en la cárcel por consumo y venta de esta sustancia.

Estos son sólo tres ejemplos de las víctimas de esta guerra en la que no mueren soldados, sino niños y jóvenes del norte de Texas, pero principalmente de Dallas.

Una juventud vulnerable

Esta mortal droga les ha privado a muchos jóvenes que no han muerto por sobredosis, la posibilidad de vivir una juventud en libertad. Con sus trajes color naranja, las víctimas vivientes del cheese tienen pocas pero claras certezas de su realidad.

publicidad

Una joven detenida en el Centro Juvenil, sólo lanza una expresión con la mirada perdida en un dibujo. "Extraño a mi mamá y a mi abuela", susurra la joven.

Un detonante para el consumo de drogas son los problemas familiares por lo que los jóvenes buscan el refugio en las calles.

"A diario vemos esta situación, no quieren estar en sus casas por los problemas que ahí viven", explicó Israel Peña, del Dallas Challenge Inc./Casa Phoenix, una institución que ayuda a los jóvenes a tratar de superar esta adicción.

Y es que la droga es tan accesible (la bolsita se vende por sólo $2 dólares), debido a que es el resultado de la mezcla de tylenol con heroína, según la Agencia Anti-Drogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés).

Por ello es que la popularidad del cheese está alcanzando niveles que rebasan a las autoridades educativas y policiacas.

Ellos murieron por sobredosis de cheese

Brandi Nolen, Garret Hill, Lorenzo Ontiveros, Nichols Cannata, Hugo Rivera, Carla Becerra, Alfonso Barajas, Joshua Tarkington, Robert Medae, Jorge Gasca, Scott Boone, Gregorio Herrera, Diego Martinez, Keith Whiterspoon, Uriel Rodriguez, Blake Edgil, Oscar Gutiérrez, Fernando Cortez, Kerigma Godina, Jose Almaguer y Alejandra Soto. Centros de ayuda contra el cheese

Para buscar ayuda, específicamente en el área de Dallas, puede llamar al Greater Dallas Council on Alcohol and Drug Abuse: 214-522-4999 (información sobre la droga, como identificarla etc.).

publicidad

También al Dallas Challenge Inc./Casa Phoenix: 214-999-1044, extensión 3156 (para tratamientos).

West Dallas Treatment Center, ubicado en el 3407 W. Davis St. en Dallas, TX 75211. Puede llamar al 214-331-9200 con Juan de la Garza.

Testimonio de un protagonista

Un estudiante de secundaria explicó a Noticias Univision 23 en Dallas el proceso de compra-venta: "Tienes que buscar a las personas que venden eso y si no te conocen no te la venden, tienes que ir con otro alumno, le tienes que dar el dinero y ellos van y te la consiguen y te la dan a ti".

Para el Distrito Escolar Independiente de Dallas (DISD por sus siglas en inglés), aquel estudiante que consuma y/o venda drogas, es detenido y es enviado a un tratamiento médico, y luego a una escuela alternativa por un periodo probatorio y bajo la supervisión de un oficial de la corte juvenil. También pueden ser enviados a un centro de rehabilitación.

Si el problema es reincidente, el castigo para el estudiante es la cárcel juvenil o de adultos, según sea la gravedad del caso. Una vez cumplida la sentencia, el adolescente es enviado a cumplir sus estudios a una escuela alternativa donde con frecuencia recaen en la adicción.

El mismo joven, que prefirió mantener su nombre anónimo, sabe muy bien la organización del tráfico del cheese y es reincidente: "Me cacharon en la escuela y me dieron otro chance, el principal va y te saca de la escuela, y ya cuando salí, me sentí libre, me reuní con mi familia, pero como en tres meses volví a caer en eso".

publicidad

El DISD enfoca sus esfuerzos en la educación: "Tenemos los foros comunitarios y academias para padres de familia, para que se eduquen en cómo saber y cómo evitar a usar drogas", explicó Sandra Guerrero, portavoz del DISD.

Pero estos esfuerzos aparentan no ser suficientes para la realidad que presentan los especialistas.

"Hemos visto un incremento lamentablemente, es una triste realidad y estamos viendo más muchachas que están desarrollando una adicción a una edad más temprana", informó Guadalupe Salgado, terapista familiar del centro NEXUS.

Para Lori Anselmo-Hanson del Sistema Penitenciario Juvenil de Dallas, hay que realizar un mayor esfuerzo: "Creo que el sistema escolar debe tomar la iniciativa y hacer mucho más de lo que hacen, desde la perspectiva del tratamiento les falta mucho por hacer", puntualizó.

Cifras preocupantes

Del 1 de noviembre del 2007 al 31 de marzo 2008, fueron presentados ante la corte del Condado de Dallas un total de 213 jóvenes por delitos relacionados a las drogas, de los cuales un 43 por ciento obtuvieron libertad probatoria por medio de arreglos directos con la corte.

Según cifras del Departamento de Detención Juvenil de Dallas, 17 por ciento de los casos fuerons desechados, un 20 por ciento están en periodo probatorio, 14 por ciento se encuentran bajo cuidado supervisado o en arresto domiciliario y un 2 por ciento se encuentran en un reclusorio por cometer un delito mayor.

publicidad

De todos estos jóvenes, 44 por ciento son hispanos, 29 por ciento son anglosajones y 23 por ciento son afroamericanos, 4 por ciento son de otras razas. Pero todos son de entre 10 y 17 años de edad.

Registros dispersos del problema

Pero lo complejo de este asunto, además de las muertes y las adicciones que están latentes en las escuelas de Dallas, las autoridades no permiten divulgar un registro real de los jóvenes afectados por el cheese.

En esta batalla, el enemigo se oculta en un intrincado sistema social y legal que no permite cuantificar la severidad del problema.

Sandra Guerrero, portavoz del Distrito Escolar Independiente de Dallas (DISD), explicó que tiene guardados los registros de todos los casos de drogas en las escuelas y que están disminuyendo las estadísticas.

"Cuando los estudiantes están usando supuestamente usando cualquier tipo de droga, en el Distrito no podemos dar información sobre esos casos en específico porque está involucrada la privacidad de los jóvenes", precisó la funcionaria escolar.

"De agosto a marzo de este año han disminuido los casos en comparación con el mismo periodo de los años anteriores", dijo Guerrero.

Sin embargo, las instituciones de ayuda tienen registros más altos y que no concuerdan con los de las autoridades escolares. Israel Peña, del Dallas Challenge Inc./Casa Phoenix, dice que este problema no ha disminuido.

publicidad

"Nuestra institución tiene capacidad para 75 jóvenes, pero en este momento acabamos de llegar a 90 pacientes, en una semana sobrepasamos nuestro límite de atención", refirió Peña.

Las autoridades reiteran que los jóvenes y padres de familia deben saber que todo aquel estudiante que sea hallado consumimendo, traficando o en posesión de cualquier droga, será arrestado y llevado a un centro de detención juvenil.

En el caso de Lori Anselmo-Hanson, del Sistema Penitenciario Juvenil de Dallas, las cifras del Distrito Escolar de Dallas no concuerdan con las suyas.

"Me parece que el DISD está reportando que no están atrapando a tantos niños con la droga, pero estamos viendo los contrario, nosotros vemos llegar a más y más jóvenes de 13 y 14 años", precisó la funcionaria.

La Policía de Dallas también tiene una perspectiva preocupante también: "La última cifra de arrestos que tuvimos las dos últimas semanas (abril de 2008), todos eran hispanos, ocho eran niños y tres mujeres", informó el Jefe del Departamento de Narcóticos de la policía de Dallas, Julián Bernal.

"Además hemos visto un incremento de arrestos principalmente en los bachilleratos Tomas Jefferson y T. J. Rusk de Dallas", agregó.

¿Qué es el cheese?

La mezcla "es sólo una cara diferente de mezclas con heroína, pero sigue siendo heroína", dijo el doctor Jeffrey Barnard, jefe de la Oficina Forense en el Condado de Dallas. "La heroína es el problema".

publicidad

Varios factores parecen impulsar la popularidad del cheese: Los chicos suelen comprarla a otros chicos; con un precio de $2 dólares por dosis, es asequible; y a diferencia de la heroína común, generalmente se inhala en vez de inyectarse.

"Ojalá podamos intentar contenerla", dijo a la Associated Press el doctor Sing-Yi Feng, toxicólogo en el Centro Médico para Niños en el centro de Dallas. "Preocupa el hecho de que sea muy barata y fácil de usar".

Rubén Flores, detective de la Policía de Dallas, dijo a Noticias Univision 23 que desde 2006, 235 personas vinculadas a la fabricación, venta y distribución de la droga habían sido arrestadas.

De acuerdo a la agencia informativa Associated Press, durante el año escolar 2005-06, la Policía del Distrito Escolar de Dallas arrestó a 90 estudiantes por posesión de la mezcla.

El número aumentó durante el período escolar actual. El promedio de edad de los arrestados es de 14 años.

"Desde una perspectiva general, las cifras son muy elevadas", comentó Julian Bernal, subjefe de narcóticos de la Policía de Dallas, que hace de seis a 12 arrestos mensuales por posesión de la mezcla.

"El número de consumidores de heroína está subiendo notablemente en el sistema escolar... El resurgimiento de la heroína en la sociedad en jóvenes de 11 a 16 años no tiene precedente", agregó el oficial.

publicidad

Los expertos dicen que llamar a la mezcla cheese (queso) es una treta de mercadotecnia de los traficantes, como también las de teñir las metanfetaminas de diferentes colores y poner marihuana en golosinas.

"Se torna mucho más atractiva para los jovencitos porque no tiene el estigma y no tienen tanto temor a iniciarse", dijo el doctor Collin Goto, toxicólogo en el Centro Médico para Niños en Dallas. "La llaman ' cheese' y no heroína".

Los expertos dicen que la mezcla suele tener del 2 al 8 por ciento de heroína mezclada con Tylenol PM, que contiene acetaminofén y difenhidramina o similares medicamentos de venta libre. A medida que aumenta su tolerancia, algunos chicos pueden usar la droga de 10 a 15 veces por día. Otros pasan a inyectarse.

Gary Hodges, subjefe de la Policía del Distrito Escolar de Dallas, dijo que los arrestos por la mezcla en el distrito casi han igualado los de marihuana, que todavía es la sustancia que motiva más arrestos.

Las muertes se han reportado en todo el condado. La mayoría de las víctimas son varones, mitad blancos y mitad hispanos. Una niña que murió fue hallada con la frase " Cheese por favor" pintada en su cuerpo con un marcador.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad