publicidad
Cerebros

Cerebros humanos de la Universidad de Texas fueron desechados

Cerebros humanos de la Universidad de Texas fueron desechados

Trabajadores de salud y seguridad ambiental dispusieron de 40 a 60 tarros, algunos con múltiples especímenes.

Cerebros
Cerebros

Los cerebros humanos que se reportaron como perdidos de la Universidad de Texas en Austin (UT) fueron desechados “aproximadamente en 2002” porque su condición impedía que fueran usados para investigación o enseñanza.

La propia institución fue la que dio a conocer esta información la tarde de este miércoles, luego de que reportara 100 especímenes de la colección que les fue donada hace más de 20 años por el Hospital Estatal de Austin.

La investigación preliminar encontró que trabajadores de UT de salud y seguridad ambiental, junto con un contratista de desechos biológicos, dispuso de 40 a 60 tarros, algunos con múltiples cerebros.

Inicialmente se creyó que entre los cerebros perdidos se encontraba el de Charles Whitman, un estudiante en la universidad que mató a 15 personas e hirió a 32 en el campus el 1 de agosto de 1966. Sin embargo, la información fue desmentida en el comunicado institucional debido a que “no existe ninguna evidencia", aunque declararon que seguirían “investigando esos informes."

publicidad

Un "comité de investigación más amplio" será designado para examinar cómo se tomó la decisión de disponer de los cerebros, según el comunicado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad