publicidad

Cayó red de falsificadores de pasaportes

Cayó red de falsificadores de pasaportes

Las autoridades federales anunciaron la caída de una red de falsificación de pasaportes con 112 sospechosos implicados en California.

Esta operación, conocida con el nombre en clave de "Deathmatch", es la

"mayor investigación hasta el momento sobre la expedición de pasaportes

estadounidenses obtenidos de forma fraudulenta", explicó la Oficina de

Seguridad Diplomática en un comunicado.Las autoridades han identificado un total de 112 sospechosos que se

enfrentan a penas de hasta 10 años de prisión federal y a los que se

acusa de haber utilizado certificados de nacimiento de ciudadanos

estadounidenses ya fallecidos para obtener pasaportes de este país.Entre ellos se incluyen "fugitivos, desertores del Ejército, presos en

libertad provisional, personas acusadas de delitos sexuales e

inmigrantes ilegales de más de 20 países", explicó la Oficina.La mayoría ha podido ser detenida o se ha entregado a las autoridades

pero, según el comunicado, algunos permanecen aún en paradero

desconocido.Muchos de ellos utilizaron su nueva identidad obtenida gracias a los

pasaportes falsos para cambiar de domicilio y empezar una vida en otro

lugar y, en algunos casos, ni sus jefes, vecinos o, incluso, mujeres e

hijos conocían sus nombres verdaderos.En la lista de los sospechosos identificados publicada por el

Departamento de Estado de Estados Unidos en su sitio de internet hay numerosos

nombres latinos, la mayoría de ellos residentes en California.En el curso de la investigación, que tuvo lugar entre julio de 2005 y

publicidad

agosto de 2008, las autoridades requisaron un total de 80 pasaportes

falsos, así como tres armas de fuego, $650 mil dólares en efectivo y un

automóvil de la marca Mercedes.Gregory B. Starr, director del Servicio de Seguridad Diplomática del

Departamento de Estado de Estados Unidos, dijo que este anuncio "culmina tres

años de extraordinaria investigación conjunta" entre su departamento y

el FBI.Añadió que la falsificación de pasaportes "es una amenaza a la

seguridad de Estados Unidos" pues aquellos que obtienen este documento

fraudulentamente "podrían perpetrar otros actos ilegales, incluidas

acciones terroristas".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad