publicidad

Cayo en California y Egipto una amplia red de estafadores ciberneticos (phishing)

Cayo en California y Egipto una amplia red de estafadores ciberneticos (phishing)

Decenas fueron inculpados en Estados Unidos y Egipto de participar en estafas tipo "phishing", perjudicando a clientes bancarios.

Un engaño muy sofisticado

LOS ÁNGELES, California – El número de acusados más grande en ser detenidos en un caso de robo de identidad fueron procesado en Los Ángeles como parte de una investigación internacional que puso al descubierto una red de criminales cibernéticos que victimaron a incontables personas, anunció el miércoles el FBI.

Agentes del orden de los condados de Los Ángeles, Orange, San Bernardino, Riverside y San Diego, así como de Las Vegas y Charlotte, Carolina del Norte, arrestaron a 33 de 53 personas nombradas en una acusación oficial que fue abierta el miércoles en la Corte de Distrito de Estados Unidos, dijo la vocera del FBI Laura Eimiller.

Los fiscales identificaron como líderes de la red de "phishing" -- un término para designar la pesca y cosecha engañosa de contraseñas cibernéticas – a Kenneth Joseph Lucas, de 25 años y residente de Los Ángeles; Nichole Michelle Merzi, de 24 y residente de Oceanside; y Jonathan Preston Clark, de 25, quien sólo fue identificado como un residente de California.

Las autoridades sostienen que los tres instruyeron a sus asociados a reclutar a otras personas para sacar cuentas bancarias en Bank of America y Wells Fargo, desde donde podían accesar fondos robados. Una porción de las ganancias obtenidas ilegalmente fueron transferidas a co-conspiradores en Egipto, quienes originalmente se encargaron de proveer de información bancaria a través de fraudes tipo "phishing".

publicidad

Típicamente, las personas son atraídas a estafas "phishing" cuando reciben correos electrónicos falsos o fraudulentos, en donde se les pide actualizar su información personal y proveer de contraseñas y códigos que les permiten a los piratas cibernéticos tener acceso a sus cuentas bancarias.

La cantidad de dinero perdido y el número exacto de víctimas no pudieron ser determinados inmediatamente pero se cree que asciende a millones de dólares.

La investigación, denominada "Operation Phish Phry", es la primera operación conjunta contra crímenes cibernéticos entre agentes del orden de Egipo y Estados Unidos, dijo Eimiller, agregando que los 53 sospechosos acusados también representan la mayor investigación de crímenes federales efectuada hasta la fecha en el país.

Por su parte, las autoridades egipcias acusaron a 47 personas que se sospecha estaban envueltas en las estafas.

Al menos una redada tuvo lugar en Don Ricardo Drive en Baldwin Hills, según reportes de televisión.

Cada uno de los acusados enfrenta cargos de participar en una conspiración para cometer fraude bancario y fraude por medios electrónicos, que conllevan sentencias máximas de 20 años en prisión federal. Algunos de los acusados fueron imputados con cargos adicionales que incrementarían las sentencias máximas posibles de ser encontrados culpables, dijo la Oficina de Fiscales Federales de Estados Unidos.

publicidad

Dos años de investigación

Keith Bolcar de la oficina en Los Ángeles del FBI, dijo que la supuesta conspiración ilustra "una avaricia y disposición compartidas para victimar a estadounidenses".

La investigación empezó en 2007 cuando agentes del FBI que trabajaron junto con instituciones financieras en EU, obtuvieron información sobre una conspiración multinacional parra robar las identidades de clientes bancarios.

Según la acusación, los piratas cibernéticos basados en Egipto obtuvieron números de cuentas e información personal de clientes bancarios enviándoles lo que parecía correspondencia oficial de bancos o de instituciones crediticias.

Cómo operó la estafa

En dichas estafas, los clientes bancarios son generalmente dirigidos a sitios-web falsos que parecen estar afiliados a instituciones financieras, y en donde se les pide que provean su información bancaria y sus contraseñas. Gracias a que los sitios-web lucen como legítimos – cuentan con logos de los bancos y descargas legales de resposabilidad – los clientes no se dan cuenta de que están siendo estafados.

La acusación afirma que co-conspiradores en Egipto recolectaron la información bancaria robada y se introdujeron a cuentas en dos bancos. Una vez que accedieron a las cuentas, enviaron la información a sus contrapartes en Estados Unidos, quienes a su vez coordinaron transferencias en línea a cuentas fraudulentas creadas recientemente.

publicidad

La estafa "tuvo un impacto significativo en dos bancos y causó una jaqueca enorme para cientos, tal vez miles, de clientes bancarios", dijo el fiscal federal en funciones George S. Cardona.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad