publicidad
Asamblea de Cataluña, España, prohibió las corridas de toros.

Cataluña dio estocada a "la Fiesta"

Cataluña dio estocada a "la Fiesta"

La Asamblea de Cataluña, España, prohibió las corridas de toros.

Asamblea de Cataluña, España, prohibió las corridas de toros.
Asamblea de Cataluña, España, prohibió las corridas de toros.

Voto apretado

BARCELONA - El Parlamento de Cataluña prohibió las corridas de toros en esa región española tras un movimiento popular antitaurino abanderado por los defensores de los animales y que ha generado un amplio debate social y político.

Sesenta y ocho votos a favor, cincuenta y cinco en contra y nueve abstenciones, de una Parlamento regional de 135 diputados, dieron luz verde a la prohibición de las corridas de toros en Cataluña.

Se trató de una sesión histórica que ha traspasado fronteras y fue seguida atentamente por medios de comunicación de todo el mundo.

Guerra total

La iniciativa popular a favor de prohibir las corridas de toros en Cataluña (noreste español), impulsada por la plataforma Prou! (¡Basta!), dio sus primeros pasos parlamentarios en noviembre de 2008, y desde entonces no sólo ha enfrentado a los taurinos y antitaurinos, sino que ha saltado también a la arena política.
publicidad

A partir del 1 de enero de 2012 no se podrán celebrar corridas en Cataluña, una de las regiones más ricas de España, que sólo cuenta con una plaza en activo, la Monumental de Barcelona, fetiche para toreros de renombre mundial como José Tomás.

Cataluña, que en tiempos fue cuna y referencia de "la Fiesta" de los toros, acaba hoy con siglos de historia y arraigo taurino, que mantendrá en los "correbous" -festejos con toros a los que se prende fuego en las astas aunque no son sacrificados- y a los que no afecta esta iniciativa.

No es el primero

Se trata de la segunda región española que prohíbe la lidia del toro, después de que las islas Canarias (en el Atlántico) la vetase en 1991.

La protección de los animales ha sido el argumento esgrimido por la plataforma impulsora de la iniciativa, respaldada por 180,000 ciudadanos, mientras que los defensores de "la Fiesta" han hecho valer el toreo como seña de identidad cultural.

Las reacciones a la abolición no se hicieron esperar y el conservador Partido Popular -principal de la oposición en España y cuyos 14 diputados en el Parlamento regional catalán votaron en contra del veto- anunció su propósito de dejar sin efecto en las Cortes Generales españolas la prohibición.

Debate en aumento

Los conservadores, liderados por Mariano Rajoy, han anunciado que pedirán en el Congreso y en el Senado "que se regule por ley" que las corridas sean "fiesta de interés cultural general" en toda España, de forma que los Parlamentos regionales "no tengan capacidad para prohibir" este tipo de festejos.

publicidad

El debate político sobre la prohibición se ha extrapolado incluso a una cuestión identitaria en Cataluña, una de las comunidades españolas con mayores competencias de autogobierno y que recientemente sufrió el rechazo del Tribunal Constitucional a su aspiración de que fuese considerada una "nación".

Las reacciones también llegaron desde el Gobierno, presidido por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que expresó su respeto por la decisión de la Cámara autonómica, pero insistió en que no es partidario de una prohibición de estas características.

Mar de enojos

Desde el ámbito taurino, el los diestros Enrique Ponce, Manuel Jesús "El Cid" o el mítico "El Cordobés" fueron tajantes al considerar que se cercenaba la libertad.

Mientras, los ganaderos de prestigiosos hierros como Santiago Domecq Bohórquez llamaron a la unidad a "toda la gente del toro y todos los que sientan el toro" para defender "La Fiesta".

Y apuntaron la importancia económica de "la Fiesta", que genera "miles de puestos de trabajo".

Aplaudieron la medida

La decisión de la Cámara catalana, aplaudida por las asociaciones animalistas, movilizó también el mundo cultural, en el que escritores, cantantes y modistos señalaron que prohibir los toros es "privar de libertad" en un país en el que se ha luchado "mucho y durante mucho tiempo por ella".
publicidad

Desde el exterior, la francesa Brigitte Bardot, ferviente defensora de los derechos de los animales, calificó hoy, por contra, de "victoria de la democracia" y "de la dignidad sobre la crueldad".

La iniciativa hoy aprobada en Cataluña ha sido seguida con la atenta mirada desde países con tradición taurina como Ecuador, Colombia, Francia, México, Perú, Portugal o Venezuela.

Y mas allá de la abolición de las corridas de toros en Cataluña, ahora se hacen cábalas acerca también de lo que ésta podría significar de cara al futuro en otras regiones españolas en las que también se ha abierto el debate.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad