publicidad
El gobernador Arnold Schwarzenegger exhortó a adoptar nuevos cortes presupuestarios para luchar contra el déficit del estado.

California pasa por el "Juicio Final"

California pasa por el "Juicio Final"

El gobernador Arnold Schwarzenegger exhortó a adoptar nuevos cortes presupuestarios para luchar contra el déficit fiscal que sufre California.

El gobernador Arnold Schwarzenegger exhortó a adoptar nuevos cortes pres...
El gobernador Arnold Schwarzenegger exhortó a adoptar nuevos cortes presupuestarios para luchar contra el déficit del estado.

"El día del juicio final para California está ahí", dijo el Gobernador,

un republicano moderado, a los parlamentarios en Sacramento, capital

administrativa del Estado.Tras recordar que los recursos de California han caído "27 por ciento en relación

al año pasado" a causa de la crisis económica e inmobiliaria, el

Gobernador del estado más poblado del país explicó que se llegó "a los

niveles (de recaudación) de finales de los años 1990".En febrero, Schwarzenegger y la asamblea legislativa de California,

dominadas por los demócratas pero donde los republicanos cuentan con

una minoría capaz de bloquear los asuntos presupuestarios, acordaron

acciones para superar el déficit estimado en unos $42 mil millones de

publicidad

dólares."Pero tres meses después, nos encontramos frente a un déficit

presupuestario de $24 mil millones de dólares" a raíz del deterioro de

la economía, advirtió Schwarzenegger.En un intento por aplicar medidas drásticas para mejorar las finanzas

públicas de este Estado de 37 millones de habitantes, Schwarzenegger

llamó a consulta a la población el pasado 19 de mayo cuando sufrió un

duro revés político porque la mayoría votó en contra de su paquete de

medidas.De las seis medidas que se votaron, la única propuesta adoptada (por

75 por ciento de los votos) fue la de congelar el sueldo del gobernador, los

legisladores y otros puestos de funcionarios públicos de alto nivel.Todas las demás -que incluían aumentar los impuestos al consumo, los

ingresos y los vehículos- fueron rechazadas por entre 60 y 70 por ciento de los

votantes.En abril escribió una carta a los legisladores estaduales afirmando que

por primera vez desde 1938, California enfrenta una caída en su

recaudación de impuestos, como consecuencia de la recesión que golpea a

todo el país.El déficit fiscal de este estado parece un problema insuperable que

suele poner en jaque a los políticos de California, sede de un

publicidad

importante parque productivo, donde se fabrican partes de aviones, se

ensamblan automóviles, existe una gran industria textil, una de las

industrias agropecuarias más grandes del país y que alberga la

innovación informática.Pero por otro lado, posee un aparato burocrático enorme, cuerpos de

policías y bomberos de primer nivel con tantos miembros como un

ejército de un país pequeño, gasta millones en labores de rescate por

siniestros naturales (incendios, sequía y sismos) y en tiempos de

crisis suele sacrificar la educación pública y el sistema de salud.California, que también alberga la próspera industria del

entretenimiento, detenta una de las cifras de desempleo más alta del

país, de 11.2 por ciento siendo la media nacional de 8.5 por ciento.

La semana pasada, a poco más de un mes de iniciar el nuevo año fiscal, y luego de haber anunciado recortes a una serie de programas y servicios estatales, el gobernador Schwarzenegger confirmó otra ronda de reducciones multimillonarias.La lista, dada a conocer por el Departamento de Finanzas estatal, incluye recortes de poco más de $2,800 millones de dólares para este año fiscal, y $2,190 millones para el próximo.Las medidas responden, de acuerdo con las autoridades, a la caída de los ingresos estatales."Nuestros ingresos en los próximos 12 meses van a ser de unos $85 mil millones de dólares, mientras que nuestros recortes totales hasta la fecha son de unos $84 mil millones. Estamos en una situación muy difícil, y tenemos pocas opciones", dijo Mike Genest, director del Departamento de Finanzas en rueda de prensa.Actualmente, se calcula que el déficit es de $24,300 millones de dólares, lo que incluye este y el próximo año fiscal.Los nuevos recortes contemplan reducciones adicionales a la educación pública de unos $680 millones de dólares, aparte de los casi $6 mil millones que ya enfrentan."Esto significa que distritos escolares tendrán que eliminar programas y servicios", dijo a EFE Robin Swanson, portavoz de la Coalición de la Educación."Sabemos que muchos distritos van a eliminar las clases de verano, reducir los programas de alimentación, ofrecer menos actividades extra curriculares, encima de despedir a miles de maestros y aumentar el número de estudiantes en cada aula. Es devastador para nuestros seis millones de estudiantes que cursan en las escuelas públicas", agregó Swanson.El gobierno también espera ahorrar $63.8 millones de dólares en cada uno de los próximos dos años si se aprueba la eliminación del programa de cobertura médica Healthy Families (Familias Saludables). Sin embargo, se calcula que más de un millón de niños pierdan su cobertura inmediatamente."Estamos esperando que para poder ahorrar este dinero, la Legislatura apruebe el plan antes del comienzo del año fiscal (próximo 1 de julio)", dijo Genest."Creo que el gobernador está yendo demasiado lejos con estos recortes", indicó a EFE Jean Ross, directora ejecutiva del California Budget Project, una organización que aboga por los derechos de las personas de bajos ingresos."Los recortes a la salud van a enviar a la tumba a miles de personas, literalmente. No creo que este sea el estado de California del que estemos orgullosos", añadió.Programas de asistencia social, cobertura médica y beneficios a indocumentados, y de salud mental también forman parte de la lista.Asimismo, los nuevos recortes también afectarán los bolsillos de unos 235 mil empleados estatales. No solamente enfrentan un 5 por ciento en la reducción de sus sueldos, también se planea restarles un día adicional de trabajo pagado.Esta reducción ahorraría casi $500 millones de dólares.A raíz del rechazo de los votantes de medidas que hubieran aumentado los impuestos temporalmente para ayudar a cerrar el déficit estatal, el gobernador Schwarzenegger ha propuesto reducciones presupuestarias draconianas, desde la eliminación de asistencia pública y del programa de cobertura médica Healthy Families, así como planes que impactarían a las escuelas públicas y obligarían al cierre de más de 200 parques estatales.El mandatario y su Administración argumentan que el rechazo de la Proposición 1A, la cual incluía más impuestos, es un mensaje claro del público."La gente no quiso impuestos, y nos están diciendo que quieren que vivamos dentro de nuestras capacidades, así que eso vamos a hacer," dijo Schwarzenegger."Claramente, el gobernador está malinterpretando el resultado de los comicios. Pocos están de acuerdo en que se corten los brazos y las piernas de todo programa, y dejar a personas sin servicios vitales", sostuvo a EFE Anthony Wright, director ejecutivo de la organización no partidista Health Access.Ross agregó que Schwarzenegger "debe explorar otras opciones para aumentar los ingresos", como cobrar impuesto en la producción de petróleo en California."Cualquier cosa sería mejor que dejar en la calle a las personas que ya están sufriendo", manifestó Ross.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad