publicidad

Calif. aprobó un presupuesto

Calif. aprobó un presupuesto

La batalla por la aprobación del presupuesto de California terminó luego que el gobernador Arnold Schwarzenegger firmara un plan con reforma.

Puso fin a una larga crisis

SACRAMENTO, California - La férrea batalla por la aprobación del presupuesto de California terminó el martes luego que el gobernador Arnold Schwarzenegger firmara un plan con reforma incluida para este estado que ostenta un déficit de más de $15 mil millones de dólares.

Un comunicado de la oficina de la gobernación, indicó que el republicano Schwarzenegger firmó el presupuesto estatal 2008-2009, 85 días después de haber empezado el año fiscal y tras una amarga disputa con la Asamblea estatal.

El gobernador de California había anunciado el viernes haber llegado a un acuerdo de compromiso con los parlamentarios estatales sobre un proyecto de presupuesto.

"Estoy muy contento que los legisladores hayan finalmente aceptado mejorar el presupuesto y poner fin a este largo callejón sin salida", declaró Schwarzenegger durante una conferencia de prensa en Sacramento, la capital de California, al noreste de San Francisco.

El estado de California había entrado en crisis política el martes pasado tras el anuncio de Schwarzenegger de que vetaría un proyecto de presupuesto que pasó más de dos meses estancado en el Congreso estatal.

El Senado y la Asamblea estatal aprobaron el pasado viernes el plan de gasto de California para poner punto final a diferencias entre Schwarzenegger y los líderes legislativos las cuales han durado casi tres meses.

publicidad

Después de una sesión que duró poco más de media hora, el pasado viernes los legisladores aplaudieron y cesaron su actividad hasta el próximo mes de diciembre, cuando comenzará la nueva sesión legislativa, cuyo 25 por ciento estará compuesto de nuevos miembros, que serán elegidos en las elecciones generales de noviembre.

Ahora que el plan tiene la firma del gobernador, los 120 legisladores de California recibirán un reembolso por los tres meses que no han sido indemnizados, más una cantidad adicional por los días que hayan estado en Sacramento para lidiar con el presupuesto.

El presupuesto finalmente aprobado recibió 22 votos a favor y 14 en contra en el Senado, lo que supone la supermayoría requerida para su aprobación. En la Asamblea, recibió 41 votos a favor y 30 en contra.

El acuerdo puso fin a la contienda más larga sobre el presupuesto estatal, y los legisladores de California aprobaron cambios a su plan de egresos de $143 mil millones de dólares y cedieron a las exigencias del gobernador Schwarzenegger de un fondo más robusto para los malos tiempos.

Schwarzenegger destacó que decidió no realizar una ceremonia para marcar la firma del presupuesto porque en realidad, "no hay nada que celebrar".

El mandatario californiano se refirió a la demora de casi 90 días para aprobar el plan, un récord en California. "Como dije, se consiguieron grandes cosas, pero hay ciertas cosas que no se lograron", añadió.

publicidad

El acuerdo presupuestario se cristalizó a sólo días de que el gobernador amenazara con vetar el plan enviado a su despacho el lunes de la semana pasada, el cual contemplaba cerrar el multimillonario déficit a base de maniobras fiscales, entre ellas, la recolección anticipada de los impuestos que los trabajadores deben al estado.

Este nuevo presupuesto incluye planes para una reserva más sustanciosa (una de la condiciones de Schwarzenegger). También duplica las multas a corporaciones que subestimen sus impuestos, con lo cual se generaría unos $1,500 millones de dólares.

"No es un buen presupuesto"

Pero el plan está lejos de ser perfecto. De hecho, reduce fondos escolares en $3 mil millones de dólares, mientras que propone duras reformas al sistema de salud público Medi-Cal y aumentos en el costo de primas, co-pagos, y medicina para niños en Familias Saludables.

"La realidad es que este presupuesto contiene reducciones que afectan a la salud, y que van a ser peores en años futuros," dijo Anthony Wright, director ejecutivo de Health Access.

Por su parte, el líder del Senado de California, Don Perata, opinó: "Este no es un buen presupuesto".

"Nadie está defendiendo este presupuesto a capa y espada. Pero no tuvimos (los demócratas) muchas opciones para lidiar con la situación sin impuestos, y los republicanos se opusieron," agregó el funcionario.

publicidad

Asimismo, el gobernador admitió que el plan "no resuelve los problemas fiscales estructurales" de California. "Este presupuesto es mejor que las otras versiones," dijo el mandatario republicano ante reporteros en el Capitolio.

"El Legislativo no pudo tomar las decisiones necesarias para en verdad arreglar nuestro sistema. Sin embargo, el acuerdo va a permitir que California cumpla con sus obligaciones," manifestó.

Esas obligaciones incluyen pagos a empleados estatales, hospitales, doctores y centros de salud que aceptan a pacientes en Medi-Cal, estudiantes universitarios que reciben la beca Cal-Grant, etc, que no han recibido dinero desde el comienzo del año fiscal, el pasado 1 de julio, fecha designada por la Constitución estatal para aprobar un plan de gasto.

Los demócratas, que tienen una mayoría en la Legislatura estatal y habían propuesto incremento de impuestos para ayudar a cubrir el déficit estatal de $15,200 millones de dólares, argumentaron que fue el gobernador quien careció de liderazgo.

California es uno de tres estados que requiere dos tercios de votación para aprobar un presupuesto. Los demócratas necesitaban un puñado de votos republicanos en ambas cámaras para lograr el cometido.

"La verdadera pregunta era, ¿pudimos haberlo hecho mejor sin un impuesto? La respuesta fue No", dijo Perata. "El gobernador no pudo lograr que nadie de su partido apoyara su plan. Los republicanos tuvieron la última palabra; dijeron que no", agregó.

publicidad

Schwarzenegger dijo que firmará esta semana el plan acordado, permitiendo a California reanudar sus pagos a escuelas, clínicas médicas y proveedores del estado que no han sido pagados desde el inicio del año fiscal, el 1 de julio.

El interminable punto muerto en las negociaciones ocurrió debido a que los republicanos se oponían a cualquier incremento de impuestos, mientras que los demócratas buscaban combinar recortes presupuestales con aumento de impuestos a corporaciones y a los californianos más acaudalados.

Schwarzenegger propuso un alza temporal de un centavo en el impuesto estatal sobre ventas que se retirarían luego de tres años.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad