publicidad

Calif. aprobó un presupuesto

Calif. aprobó un presupuesto

El gobernador Arnold Schwarzenegger rechazó el presupuesto aprobado por la asamblea de California que pondría fin a la crisis fiscal del estado.

Invalidaremos el veto: legisladores

SACRAMENTO, California - Tal y como se esperaba, el gobernador de California Arnold Schwarzenegger vetó el presupuesto aprobado el martes en la mañana por la Legislatura, dando pie a lo que podría ser una prolongada batalla política en el estado.

"Cuando me manden el presupuesto, lo vetaré", afirmó Schwarzenegger en una conferencia de prensa. "Si mi veto es sobrepasado [...] cientos de leyes serán vetadas", amenazó.

Los legisladores aprobaron el presupuesto 78 días después de haber iniciado el año fiscal 2008-2009, causando estragos en agencias públicas y generando descontento entre sindicatos que se opusieron a las medidas de presión del gobernador, entre ellas la de reducir temporalmente el salario de miles de empleados públicos.

El lunes por la noche el gobernador envió una carta a los legisladores advirtiéndoles que vetaría el presupuesto si el documento no incluía las provisiones necesarias para crear un "fondo de días lluviosos", una cuenta que se engrosaría durante los años de superávit y que sólo se utilizaría en períodos deficitarios.

En tanto, la presidenta de la Asamblea, Karen Bass, demócrata por Los Ángeles, se mostró segura de contar con los votos necesarios para invalidar el veto del gobernador. "Lo haremos en una ráfaga", le dijo al Los Angeles Times.

publicidad

La invalidación requiere de tres cuartos de los votos en la Asamblea y el Senado, la misma proporción para poder aprobar un presupuesto en California.

El proyecto fue aprobado por 61 votos a favor y uno en contra en la Asamblea, y por 28 votos a favor y 12 en contra en el Senado.

El acuerdo se había alcanzado después de difundirse una encuesta que coloca la popularidad de los legisladores en sólo un 15 por ciento.

Líderes demócratas y republicanos aseguraron el martes que ese era "el mejor plan" y que era hora de terminar con la parálisis legislativa. No obstante, el principio de acuerdo no resuelve los futuros problemas fiscales del estado, según los legisladores.

"Este no es un presupuesto que nos place. No es un presupuesto que debemos tener y no es un presupuesto que vamos a tener en un futuro", afirmó Bass tras la aprobación del plan presupuestario.

Bass añadió que "la tiranía" de los legisladores republicanos les llevó a aprobar este compromiso, alcanzado el pasado fin de semana por los líderes de ambos partidos.

"Nuestra intención era aprobar un presupuesto que no aumentara los impuestos para las familias de la clase obrera en California", dijo el líder de los republicanos en la Asamblea, Mike Villines.

"Protegimos la financiación de la educación y la seguridad pública. Pero los problemas fiscales de California deben ser resueltos en conjunto. Debemos hacer ésta nuestra prioridad", añadió.

publicidad

Los republicanos se oponen a un aumento de impuestos para cerrar el déficit fiscal y han rechazado previas propuestas presentadas por el gobernador Schwarzenegger y los demócratas de aumentar los impuestos de las personas de mayor ingreso, así como los impuestos a la venta.

El plan aprobado busca generar nuevos ingresos de los contribuyentes y retrasa la implementación de una verdadera solución fiscal.

El plan propone, a partir del 2009, aumentar la porción que el estado recibe de los impuestos de cada trabajador en California hasta un 10 por ciento y cobrar la mayor parte de este dinero en una fecha más temprana a la actual.

En otras palabras, los contribuyentes tendrán que pagar un 60 por ciento de sus impuestos estatales a principios del 2009, y el restante 40 por ciento en abril.

Aumentarán algunos impuestos

Asimismo, el cobro de impuestos estatales para personas que tienen ingresos anuales de inversiones y otras rentas también aumentaría. Con ambas propuestas se ingresarían $3,800 millones de dólares más.

Según, los líderes legislativos estas maniobras fiscales cerrarían el déficit fiscal, el cual rebasa los $15 mil millones de dólares.

También crea una reserva de $1,200 millones de dólares, financia la educación pública según la Proposición 98 y restaura ciertas reducciones para proveedores de Medi-Cal.

Gran parte de la sesión durante la noche del lunes se llevó a cabo a puerta cerrada, en reuniones en las que se discutió el plan y los desacuerdos con el gobernador Schwarzenegger.

publicidad

El mandatario republicano envió una carta a ambas cámaras en la que expresó sus condiciones para firmar el presupuesto estatal, incluyendo la cantidad y el uso de una reserva fiscal.

Lo que se ha acordado hasta el momento, según Schwarzenegger, sólo demora la solución de los problemas fiscales de California hasta el próximo año.

El líder del Senado, Don Perata, manifestó por su parte que "los impuestos van a ser necesarios el próximo año".

"Este presupuesto es defensivo, que previene reducciones severas, y respalda la educación pública. Los demócratas apoyábamos un aumento de impuestos para generar ingresos, pero los republicanos se opusieron dejándonos sin otra salida", agregó Perata, representante de Oakland.

Cientos de propuestas de ley también fueron enviadas esta madrugada al despacho del gobernador Schwarzenegger para su consideración.

Por su parte, el Superintendente de Instrucción Pública, Jack O'Connell, dijo en un comunicado que el plan "no resuelve los problemas fiscales de California a largo-plazo".

"Este presupuesto es irresponsable, ya que depende de reducciones, préstamos, y otros trucos, mientras al mismo tiempo contempla reducir la financiación escolar en mil millones de dólares menos de la cantidad inicialmente aprobada," dijo O'Connell.

Cae la popularidad de legisladores

publicidad

Por otro lado, la más reciente encuesta sobre el desempeño del Legislativo de California prueba la falta de confianza que el público tiene en sus representantes, con la falta de un acuerdo sobre el presupuesto estatal como principal causa.

Según un sondeo de Field Poll dado a conocer el lunes, un 82 por ciento describió la falta de un plan de gasto en California como un problema "serio", un aumento significativo desde la pasada encuesta realizada en julio, cuando el mismo tema registró un 68 por ciento.

Asimismo, el sentimiento de los votantes en cuanto a la labor de los 120 legisladores en el Senado y la Asamblea cayó a su nivel más bajo en la historia de California. Sólo un 15 por ciento de los encuestados aprueba del desempeño de sus representantes en el Legislativo.

Y es que más de dos meses de haber comenzado el año fiscal, los legisladores no habían llegado a un acuerdo sobre cómo lidiar con el déficit de más de $15 mil millones de dólares que tiene el estado.

"Estos resultados demuestran claramente el descontento y frustración de los votantes, así como la preocupación en cuanto a la situación fiscal del estado," dijo en entrevista con Efe Mark DiCamillo del Field Poll, al comentar los resultados.

Tres planes fueron presentados -uno del gobernador Arnold Schwarzenegger, otro del liderazgo demócrata, y el más reciente de miembros republicanos. Ninguno había sido aprobado, y las diferencias entre miembros de ambos partidos son más profundas que en años pasados.

publicidad

La falta de un presupuesto afectó a varios sectores de la comunidad. Centros de cuidado para adultos, hospitales, doctores y estudiantes, entre otros no habían recibido pagos por parte del estado en casi tres meses.

"Estamos perdiendo fondos, y todo programa que empleamos está en peligro. Estamos en una situación verdaderamente desesperada," manifestó Lydia Missaelides, directora ejecutiva de la Asociación de Servicios para Adultos de California.

"El Legislativo (de California) está compitiendo con el presidente (George W.) Bush en cuanto al declive en su popularidad," sostuvo el experto político Allan Hoffenblum.

"Lo más penoso es que estas encuestas en verdad no tienen el efecto debido, y los legisladores terminan saliéndose con la suya," agregó.

Varios expertos políticos atribuyeron este desacuerdo a la falta de competencia de otros partidos en los distritos legislativos. A principios de la década, los mismos fueron trazados para hacerlos "seguros" para ambos partidos.

"Hay poca competencia, y tal vez por eso no les importe lo que el público tenga que decir," señaló Hoffenblum.

La encuesta de la firma independiente Field Poll fue administrada esta misma semana a 504 votantes registrados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad