publicidad

Cadenas perpetuas para jovenes

Cadenas perpetuas para jovenes

California tiene los índices más altos de Estados Unidos en disparidad racial a la hora de imponer cadenas perpetua a jóvenes, según expertos.

Jóvenes que quedan sin esperanza

LOS ANGELES, California - Más de 200 personas detenidas a perpetuidad sin posibilidad de liberación en California eran menores en el momento de su condena, subrayó el lunes el grupo Human Rights Watch (HRW), llamando a poner fin a esta situación.

En un informe de 100 páginas titulado " Me enviarán a casa cuando esté muerto", el grupo de defensa de los derechos humanos subraya que la práctica de condenar a menores a cadena perpetua fue abolida casi en todo el mundo.

"Condenar a niños a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional significa que morirán en prisión, sin beneficiarse de una segunda oportunidad en la vida", explicó Elizabeth Calvin, autora del informe, publicado cuando los legisladores californianos deben debatir antes de fin de mes una ley que pondría fin a esta práctica.

El Senado del estado de California deberá votar antes del 31 de enero la Ley de Reforma de la Cadena Perpetua sin Derecho a Libertad Condicional para Delincuentes Juveniles (SB 999).

En caso de ser aprobado, el proyecto de ley, propuesto por el senador demócrata Leland Yee, los jóvenes procesados por homicidio aún podrían ser sentenciados a cadena perpetua, pero tendrían la oportunidad de obtener la libertad condicional tras haber cumplido 25 años o más de condena, precisa la organización en un comunicado.

publicidad

Según el informe, 227 menores fueron condenados a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional solo en California. HRW encontró solo siete casos similares en el resto del mundo.

Y a diferencia de lo que se puede pensar, estas condenas no sancionaron sólo a menores asesinos, ya que el 45 por ciento de los jóvenes condenados no habían cometido ellos mismos un asesinato.

Varios de ellos fueron enviados a prisión por haber participado de un crimen que terminó con un asesinato.

Además en el 70 por ciento de los casos analizados por Human Rights Watch, el joven no actuaba solo y al menos uno de sus cómplices era un adulto.

La investigación realizada por esta organización pro derechos humanos revela que en el 56 por ciento de estos casos el adulto recibió una sentencia menor que el joven.

"Pensé que esos tipos mayores serían mis amigos, pero al final, dijeron que fui yo quien hizo todo", revela en uno de los videos distribuidos por la organización un joven en esa situación, Dave U., quien tenía 16 años en el momento de cometer el delito.

El mismo joven indicó que tuvo varios cómplices adultos, uno de los cuales era más de 10 años mayor que él.

Ignorancia del proceso judicial

Otra de las denuncias de HRW se refiere a que la mayoría de los jóvenes entrevistados dijeron que no habían comprendido enteramente el procedimiento judicial, su papel en el proceso y las consecuencias que estaban en juego.

publicidad

Muchos jóvenes "no comprendieron el sistema de aceptación de culpabilidad a cambio de una reducción de la pena, de manera que rechazaban una sentencia de 15 años por considerarla muy larga y terminaban recibiendo prisión perpetua", señaló Calvin.

Jeff S., con 16 años en el momento del delito, señaló a HRW: "Ni siquiera sabía que me habían dado prisión perpetua sin derecho a libertad condicional hasta que hablé con mi abogado tras la audiencia".

A nivel nacional, un estudio realizado por Human Rights Watch en 2005 calculó que el 59 por ciento de los infractores juveniles que cumplían cadena perpetua sin derecho a libertad condicional en Estados Unidos habían cometido por primera vez un delito y no tenían antecedentes penales.

La organización también precisó que California tiene los índices más altos de Estados Unidos en disparidad racial a la hora de imponer condenas de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional para delincuentes juveniles.

Disparidad racial

Los jóvenes afroamericanos cumplen este tipo de condenas en una proporción 18 veces mayor que los jóvenes blancos, mientras que los jóvenes latinos lo hacen en una proporción cinco veces mayor, precisa el comunicado.

Además de California, los estados de Florida, Illinois, Luisiana, Michigan y Washington están considerando reformar la ley.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad