publicidad

Bush hablo ante la ONU

Bush hablo ante la ONU

El presidente George W. Bush, durante su discurso ante la ONU, atacó la política de su homólogo venezolano, Hugo Chávez.

Empujó el libre comercio

NACIONES UNIDAS - El presidente estadounidense George W. Bush pidió el martes al Congreso aprobar a la brevedad los tratados de libre comercio con Perú, Colombia y Panamá, en una gestión que, según su secretaria de Estado, sería una forma de parar el "populismo destructivo" del presidente venezolano Hugo Chávez.

"Esos acuerdos representan los valores de mercados abiertos y transparentes, regulaciones justas, respeto por la propiedad privada y resolución de disputas bajo leyes internacionales", dijo Bush. "Son buenos acuerdos, están listos ahora para el voto legislativo y le pido al Congreso que los apruebe lo antes posible".

Bush formuló la exhortación como parte de su discurso ante la asamblea general anual de las Naciones Unidas coincidentemente con una votación simulada favorable para el tratado con Perú en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, en Washington.

El voto del comité sigue a otro con procedimiento y resultado similar realizado la semana pasada en el Comité de Finanzas del Senado, lo cual era un indicio de que el tratado peruano contaba con los votos necesarios para pasar a votaciones formales en ambos comités y luego a debate en los plenarios.

Susan C. Schwab, representante comercial estadounidense, dijo que la votación por voz en el comité de la Cámara Baja fue "otro indicio" de que gobierno y Congreso pueden "entenderse y encontrar la forma de hacer las cosas apropiadas para el pueblo estadounidense, la economía nacional y nuestros aliados más importantes en la región".

publicidad

Bush no entró en detalles al mencionar los tratados en las Naciones Unidas, pero en el pasado se ha referido en términos favorables a ellos y asegurado que interpondría sus mejores oficios para su aprobación.

El acuerdo peruano tiene ahora la mejor posibilidad de aprobación. Según han adelantado dirigentes del Congreso, le seguiría en turno el de Panamá, mientras que el de Colombia caería en la incertidumbre en tanto el presidente Alvaro Uribe, según los legisladores, no aporte "evidencias" de mejoras en los derechos humanos y laborales en su país.

La secretaria de Estado estadounidense Condoleezza Rice, quien acompañó a Bush en Nueva York, dijo que los tratados con Perú, Colombia y Panamá estaban siendo considerados por Estados Unidos como una prioridad de política exterior junto con temas relacionados al terrorismo y armas nucleares.

"Esos son acuerdos con tres de nuestros más importantes amigos en Latinoamérica", dijo Rice en una entrevista con la cadena Fox grabada el lunes. "Todo el mundo está preocupado por el tipo de populismo, un populismo destructivo como el Hugo Chávez".

Indicó que la forma de contrarrestarlo "no era pararse y pronunciar discursos acerca de Hugo Chávez: Es alinearnos con esos gobernantes y esos estados que están realmente preparados para combatir el terrorismo, combatir el populismo, mantener abiertos sus mercados, cumplir con sus pueblos y gobernar democráticamente".

publicidad

Rice dijo que en esos campos no había mejor ejemplo que el de Uribe por lo que "sería una verdadera vergüenza" que Estados Unidos "no se mantenga al lado sus amigos en lo estratégico y económico".

Reconoció que la tendencia al libre comercio no era justamente una causa que tenía apoyo en el Congreso controlado desde enero por los demócratas y que muchos republicanos, del partido de Bush, estaban entre los opositores.

"Eso realmente es desafortunado", dijo.

Arremetió contra Castro

Por otro lado, la delegación cubana abandonó el plenario de la Asamblea General luego que el presidente Bush dijo que Cuba está siendo gobernada por un "dictador cruel".

"En Cuba, el prolongado régimen de un dictador cruel se acerca a su fin. El pueblo cubano está listo para su libertad", declaró Bush en su discurso. "Y mientras esa nación entra en un período de transición, la ONU debe insistir en la libertad de expresión, la libertad de asociación y finalmente, elecciones libres y competitivas".

Fue en ese momento que la delegación cubana, encabezada por el canciller Felipe Pérez Roque, abandonó el plenario.

La delegación cubana emitió poco después un comunicado afirmando que había abandonado el lugar "en una expresión de rechazo profundo a la declaración mediocre y arrogante emitida por el presidente Bush".

publicidad

La misión cubana acusó a Bush de ser "responsable de la muerte de más de 600 mil civiles en Irak; autorizó la tortura de prisioneros en la Base Naval de Guantánamo y el secuestro de personas, así como vuelos clandestinos y cárceles secretas. Es un criminal y no tiene autoridad moral ni credibilidad para emitir juicio sobre ningún otro país".

Hacen protestas contra Bush

Por otro lado, alrededor de una decena de manifestantes antibélicos fueron arrestados el martes durante una protesta pacífica contra el discurso del presidente Bush ante la Asamblea General de la ONU.

Los arrestados se encontraban entre unos 400 manifestantes que se oponen a la guerra que el gobierno de Bush libra en Irak, así como al encarcelamiento en la base naval de Bahía de Guantánamo de más de 300 hombres bajo sospecha de realizar actividades terroristas o de tener vínculos con la red Al Qaeda o el Talibán.

Muchos de entre la multitud vestían monos color naranja en solidaridad con los detenidos en esa cárcel.

Los manifestantes fueron detenidos por la policía tras hincarse sobre la acera, en un acto de desobediencia civil en la protesta efectuada cerca de las Naciones Unidas.

Uno de ellos, Bill Ofenloch, de 58 años, dijo que intentaban presentar una "orden de arresto" a Bush por "graves crímenes contra la humanidad".

Los integrantes del grupo antibélico Code Pink efectuaron una representación teatral en la calle, en la que una persona que portaba una máscara de Bush era arrestada.

publicidad

"¿Qué decimos?", gritó Medea Benjamin, de Code Pink. "¡Arresten al delincuente!". La multitud siguió coreando esas frases.

Sanciones contra Birmania

Bush aprovechó su comparecencia ante la ONU para anunciar nuevas sanciones de su país contra la junta militar de Birmania, para ayudar al movimiento de protesta pacífica en curso e intensificar la presión contra el régimen en el poder.

"Esta mañana estoy anunciando una serie de pasos para ayudar a llevar un cambio pacífico a Birmania", dijo Bush.

"Estados Unidos reforzará las sanciones económicas a los líderes del régimen y a sus patrocinadores financieros, y ampliaremos la prohibición de visa a quienes son responsables de violaciones atroces a los derechos humanos así como a los miembros de sus familias", añadió el mandatario estadounidense.

"Seguiremos respaldando los esfuerzos de grupos humanitarios que trabajan para aliviar el sufrimiento en Birmania e instamos a la ONU y a todos los países a utilizar su influencia diplomática y económica para ayudar al pueblo birmano a reivindicar su libertad", agregó el mandatario.

Bush recordó que la junta de gobierno mantiene detenida al ícono de la democracia birmana, Aung San Suu Kyi -premio Nobel de la Paz-, cuya Liga Nacional para la Democracia ganó las elecciones de 1990 en un triunfo jamás reconocido por los militares.

publicidad

"Los estadounidenses están indignados por la situación en Birmania, donde una junta militar ha impuesto un reino del terror desde hace 19 años", dijo Bush. "La junta gobernante se mantiene inflexible, pero el deseo de libertad del pueblo es inequívoco".

La junta militar birmana desplegó el martes a centenares de soldados y policías antidisturbios en Rangún tras un nuevo desafío pacífico de los monjes budistas, que consiguieron sacar a la calle a más de 100 mil personas a pesar de las advertencias del régimen.

Once camiones militares cargados cada uno con unos 20 soldados y policías antidisturbios fueron desplegados cerca del ayuntamiento de Rangún, la antigua capital y la ciudad más importante del país, donde 30 mil monjes y unos 70 mil simpatizantes se congregaron en un nuevo y extraordinario gesto de desafío.

Las protestas de esta semana en Rangún son la mayor muestra pública de disenso desde 1988, cuando los estudiantes lideraron manifestaciones que fueron brutalmente reprimidas la pérdida de cientos, sino miles de vidas.

El anuncio de Bush tuvo lugar durante un discurso en el que también reprendió a la ONU por no hacer lo suficiente para desafiar a los gobiernos represivos, citando a Bielorrusia, Corea del Norte, Siria e Irán, así como Cuba, Zimbabwe y Sudán.

Bush también llamó a reestructurar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que a su juicio exagera sus críticas al gobierno de Israel mientras hace la vista gorda a los abusos en otros países.

publicidad

Se encontró con Maliki

El presidente Bush además se encontró el martes en Nueva York con el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, por primera vez desde que agentes de la empresa de seguridad Blackwater mataran a diez iraquíes, y le dijo que debe adoptar leyes indispensables para pacificar Irak.

"Estamos con usted, señor primer ministro", le dijo Bush, al margen de la Asamblea General de la ONU.

Al declarar a la prensa, ambos evitaron mencionar el caso de Blackwater, empresa de seguridad privada que escoltaba un convoy estadounidense en Irak y cuyos agentes dispararon a mansalva durante un supuesto ataque rebelde, matando a una decena de iraquíes que circulaba por el lugar.

Stephen Hadley, consejero de Bush, dijo que la cuestión fue tratada en el encuentro con Maliki, pero en el marco de una discusión más amplia sobre la soberanía de Irak, ocupado por Estados Unidos desde la invasión de 2003.

El tema Blackwater será abordado más en detalle en próximos encuentros entre Maliki y la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, agregó Hadley.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad