publicidad
.

Brasil y Argentina a la cabeza logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bf...

Brasil y Argentina a la cabeza

Brasil y Argentina a la cabeza

La supremacía de las denominadas "camisetas grandes", ya sea la verdeamarela o la blanquiceleste, es indiscutible e irrevocable.

Quedó demostrado en este torneo continental, donde participaron todos los representativos sudamericanos y los dos más importantes de Norte América, Centro América, y el Caribe: Estados Unidos y México. A pesar de que hubo equipos que de hecho han jugado de manera superlativa los encuentros de primera ronda y eliminatorios, tal como se pudo ver en la victoria del "tri" sobre Brasil, el buen partido que le hizo Paraguay a Argentina, o la goleada de Perú sobre Uruguay, siempre dio la impresión de que entre gauchos y garotos saldría el campeón.Y este análisis no busca quitarle valor a las eperanzas mexicanas, uruguayas, ecuatorianas, paraguayas y de otros países que torneo a torneo dan todo de sí, o al menos lo darían por alcanzar el juego definitorio. Lo que intenta explicar es que con las sospechas de colaboración arbitral, de ayudas de los organizadores, con su disponibilidad del mejor talento en el planeta y con la historia que los colores de sus camiseta han escrito, la primacía de Brasil y Argentina (en ese orden), puede tambalear, pero por ahora parece inexorable.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca comentó que se están haciendo todos los esfuerzos para tener todas las áreas de la página web en funcionamiento lo más pronto posible. Todo esto surge luego que desde el nombramiento del presidente Trump el sitio oficial de la Casa Blanca no cuenta con su versión en español.
El secretario de prensa Sean Spicer dijo que el presidente se enfocará en construir el muro primero y en deportar a los inmigrantes que presentan un peligro para la nación.
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
publicidad