publicidad
Son muchos los factores que causaron que las ventas de Black Friday de este año no fueran lo que se esperaba.

Por qué las ventas de Black Friday no fueron lo que se esperaba

Por qué las ventas de Black Friday no fueron lo que se esperaba

El número de compradores se redujo en más de 5% en comparación con 2013; el gasto total se redujo en 11%.

Son muchos los factores que causaron que las ventas de Black Friday de e...
Son muchos los factores que causaron que las ventas de Black Friday de este año no fueran lo que se esperaba.

El Black Friday no fue el día de ventas minoristas de gran éxito que se esperaba. De hecho, el número de compradores que llegaron a las tiendas en el periodo comprendido del Día de Acción de Gracias hasta el domingo se redujo en más de 5% en comparación con el año pasado. Además, de acuerdo a la Federación Nacional de Minoristas (NRF por sus siglas en inglés) el gasto total se redujo en un 11 por ciento.

La NRF señaló a las “promociones tempranas” como una razón clave para la caída de las ventas del fin de semana. En otras palabras, los compradores estaban comprando menos el fin de semana, pues estuvieron comprando más en días e incluso semanas previas al Thanksgiving, teniendo en cuenta que las ventas tipo Black Friday aparecieron mucho antes incluso que el propio Black Friday.

publicidad

No obstante, de acuerdo a la web de Time, estos números fueron una gran sorpresa para ciertos círculos, pues la máquina de la publicidad había acumulado grandes expectativas para Acción de Gracias.

Un estudio de mercado realizado por Accenture antes del fin de semana reveló que el entusiasmo de los consumidores para Black Friday se encontraba en su nivel más alto en ocho años. Dos tercios de los estadounidenses afirmaron que era más probable que realizaran sus compras en Black Friday "tanto en las tiendas como en línea--, frente al 55 por ciento del año anterior.

Las encuestas de la NFR indicaron que unos 140 millones de consumidores comprarían en algún momento entre jueves y domingo de la semana pasada, y la NRF pronostica también que las ventas al por menor para esta temporada festiva en su conjunto serían de más de cuatro por ciento este año.

Muchas teorías explican por qué las predicciones resultaron erróneas y las ventas durante el fin de semana grande de compras no lograron impresionar, o al menos no en sentido positivo. Time enumera algunas:

- No hay sentido de urgencia. Una de las críticas más fuertes a las tiendas que abren durante Thanksgiving es que ello no incrementa necesariamente las ventas en general, sino que simplemente desplazan a las transacciones del Black Friday o algún otro día de este periodo de asueto.

publicidad

Empujando las promociones tipo Black Friday hasta principios de noviembre y extendiéndolas desde entonces al Cyber Monday, los minoristas dan la impresión a los compradores de que los descuentos son la regla y no la excepción. En consecuencia, los compradores tienen menos sentido de la urgencia de hacer las compras en Black Friday o cualquier otro día especial.

The Washington Post citó al jefe ejecutivo de la NRF, Matthew Shay: “Los compradores han cambiado la forma en la que ven las ofertas exclusivas. Tienen la expectativa de que van a estar aquí todo el tiempo.

- No hay misterio sobre la forma en que los consumidores desarrollaron esta expectativa. Ha llegado a los consumidores una sensación de que las grandes ofertas estarán a su disposición todo el tiempo durante los últimos dos meses del año. Su pensamiento es “no te preocupes por dejar de lado alguna oferta supuestamente de corta duración, porque cuando termine seguramente seguirá inmediatamente otra”.

- Las ofertas simplemente no fueron tan geniales. Con la excepción de algunas promociones extraordinariamente buenas, los precios de venta que ofrecieron las tiendas durante el fin de semana pasado no fueron lo suficientemente impresionantes para convencer a los consumidores de que tenían que comprar. Además, los compradores ahora están “armados” con sus dispositivos móviles, que ayudan a comparar precios y con ello obligan a que las ofertas sean mejores cada vez.

publicidad

- Menos compradores asumen que las tiendas tienen sus mejores precios en Black Friday en la actualidad. Una encuesta afirmó que el 70 por ciento de los estadounidenses considera que el Viernes Negro no tiene sentido, pues habrá más ventas y ofertas en los días de fiestas.

Mientras los compradores del pasado pudieron haber realizado compras simplemente porque era Black Friday o Cyber Monday, los consumidores de hoy están más inclinados a mantenerse a raya hasta que vean ofertas que les resulten verdaderamente impresionantes.

- Las previsiones de ventas son muy deficientes. Barry Ritholz ha destrozado los pronósticos de ventas, incluyendo los de la NRF calificándolos como “actos de idiotez”, sosteniendo que para ser exactos se deben tomar en cuenta factores como los gastos reales de la gente, su disponibilidad de crédito, la cantidad de personas que pensará en los regalos, el clima y otros eventos al azar como los ataques a ISIS, el ébola o algún otro que pudiera interferir con la alegría de las fiestas.

En términos de la economía en general, la buena noticia es que la fortaleza o debilidad de las ventas del fin de semana de Black Friday no es necesariamente un indicador de las ventas de la temporada festiva en su conjunto, o tampoco hablan de la economía en términos generales.

Lo que sí significan estos resultados, concluye Time, es que los minoristas a partir de ahora están bajo presión extra para descargar la mercancía en general con promociones cada vez más agresivas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad