publicidad
Platillos y productos latinoamericanos se han ido sumando al paladar de los estadounidenses gracias a la influencia de los inmigrantes.

La mesa de Acción de Gracias tiene ya un sabor latino

La mesa de Acción de Gracias tiene ya un sabor latino

"Es una satisfacción muy grande que ellos prefieran nuestra comida", dicen los inmigrantes de sus platillos.

Platillos y productos latinoamericanos se han ido sumando al paladar de...
Platillos y productos latinoamericanos se han ido sumando al paladar de los estadounidenses gracias a la influencia de los inmigrantes.

En la mesa de Acción de Gracias de muchos hogares anglosajones hay platillos y productos latinoamericanos que se han ido sumando al paladar de los estadounidenses gracias a la influencia de los inmigrantes.

"Es una satisfacción muy grande que ellos prefieran nuestra comida, hay personas que se han interesado en el mole (típico aderezo mexicano para carnes), por ejemplo. Hay americanos que piden el mole en pasta y lo llevan para cocinarlo con su pavo", explicó a Efe Jacinta Santiago León, oriunda de la mexicana Ciudad de Oaxaca, dueña y cocinera del restaurante La Antequera, en Los Ángeles.

Esta mujer conoce los gustos de los inmigrantes y también de los estadounidenses para estas fechas especiales, pues poco a poco se ha hecho con una fiel clientela anglosajona.

publicidad

En los once años que lleva abierto, La Antequera ha podido trasmitir a sus clientes no hispanos la esencia de la familia inmigrante y sus raíces, sus valores de humildad, unidad y trabajo.

En medio de la integración a la cultura estadounidense, la oaxaqueña ha visto cómo las recetas ancestrales de su familia son usadas por los anglosajones para adobar o acompañar el pavo de Acción de Gracias.

Sus recetas vienen de una tradición migrante, pues la abuela de Santiago León dejó el campo para llegar a la Ciudad de Oaxaca, donde se convirtió en cocinera en un mercado, y dejó en herencia a su hija y a su nieta el amor por la cocina y la necesidad de buscar en otro lugar el progreso.

Con esa herencia, Santiago León y su familia se han integrado en los festejos del país que los recibió.

Ella, como la mayoría de inmigrantes, le pondrá este año a su cena de Acción de Gracias su toque personal, incluso en los alimentos que acompañan al pollo.

"Ponemos una ensalada y le ponemos pasta de codito, que es algo muy tradicional en Oaxaca, y la pasta de fríjol, algo que no puede faltar", explicó.

Pero en esta reunión familiar lo más importante no es la cena, sino dar gracias por lo recibido durante el año, y Santiago León, al igual que su familia, también agradece al país que la acogió desde hace 19 años.

publicidad

"Aún cuando no es nuestra fiesta, uno se siente muy agradecido con este país", aseguró.

En decenas de mesas de este día de Acción de Gracias de Los Ángeles estarán los platos de Santiago León, en muchos casos acompañados por otra comida típica de otro país.

Julio Carballo, uno de los clientes de La Antequera, tendrá de bebida rompopo hondureño, una bebida fría que se hace a base de aguardiente, leche y huevos.

Mientras que la cuscatleca Alicia Medrano servirá de postre las famosas quesadillas salvadoreñas y una bebida de fritas conocida con el nombre de ensalada.

"Mi esposo es mexicano y servimos platillos de su región, también de El Salvador y a veces algo americano", explicó a Efe la inmigrante.

Después de un duro día de trabajo, este jueves Santiago León celebrará con su familia una tradición que ya hace parte de las costumbres de estos inmigrantes oaxaqueños.

"Que se siga conservando, porque es algo muy importante en la vida de nosotros, de sentimientos y poder seguir dando gracias a Dios y a este país", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad