publicidad
El sargento Bowe Bergdahl enfrenta una acusación por deserción, y contrató un abogado para que lo defienda en este caso.

Bergdahl se defenderá en juicio de la acusación de desertor

Bergdahl se defenderá en juicio de la acusación de desertor

El sargento Bowe Bergdahl enfrenta una acusación por deserción, y contrató un abogado para que lo defienda en este caso.

El sargento Bowe Bergdahl enfrenta una acusación por deserción, y contra...
El sargento Bowe Bergdahl enfrenta una acusación por deserción, y contrató un abogado para que lo defienda en este caso.

El sargento Bowe Bergdahl, quien fue prisionero de guerra durante cinco años a manos de los talibanes, está acusado de haber desertado del ejército, por lo que contrató a un abogado experto en justicia militar para representarlo en este caso.

“Las personas que han sido vilipendiadas deben tener una defensa adecuada y todo abogado tiene la responsabilidad de ayudar a cliente impopulares”, comentó el defensor de Bergdahl, Eugene Fidell, un prominente abogado de la Universidad de Yale.

Fidell podrá estar presente junto con Bergdahl cuando se produzca el primer interrogatorio del sargento por parte del general Kenneth Dahl, encargado de la investigación del Pentágono sobre las circunstancias que rodearon su desaparición y captura en el verano de 2009 en Afganistán.

publicidad

Bergdahl ha sido acusado por algunos compañeros de pelotón de haber abandonado voluntariamente su posición, y de ser un desertor que merece ser juzgado en un tribunal militar.

Una investigación preliminar del Pentágono, realizada poco después de su desaparición, determinó que Berggahl, de 28 años, abandonó su posición sin permiso, pero no determinó cuál había sido su intención, punto clave para sustentar un cargo de deserción.

Tras su liberación, conseguida a cambio de la puesta en libertad de cinco presos talibanes en Guantánamo, el Pentágono inició una investigación formal para conocer mejor cómo desapareció el soldado, a quien sus compañeros describen como un idealista desencantado con la misión en Afganistán.

El sargento comenzó esta semana a reintegrarse como miembro del Ejército en San Antonio, tras varias semanas de revisiones médicas y psicológicas y un proceso de readaptación, que aún continúa, aunque de manera menos intensa.

Una vez en "activo", los investigadores del Pentágono lo interrogarán antes de mediados de agosto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad