publicidad
Numerosos grupos étnicos, incluídos los hispanos, están en mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Así que, romper las barreras culturales y lingüísticas entre los pacientes y los profesionales de la salud puede conducir a una mejor atención.

Beca multicultural incrementa la diversidad

Beca multicultural incrementa la diversidad

La American Heart Association y Macy’s han otorgado 16 becas de $2,500 para incrementar el número de profesionales en cuidado médico.

Numerosos grupos étnicos, incluídos los hispanos, están en mayor riesgo...
Numerosos grupos étnicos, incluídos los hispanos, están en mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Así que, romper las barreras culturales y lingüísticas entre los pacientes y los profesionales de la salud puede conducir a una mejor atención.

El objetivo es apoyar la diversidad entre los profesionales de salud

La American Heart Association y Macy’s han otorgado 16 becas de $2,500 para incrementar el número de profesionales en cuidado médico culturalmente centrado en el paciente.

Macy’s y La American Heart Association continúan sus esfuerzos concertados para aumentar el número de las mujeres de la minoría en las escuelas de medicina a través de la Go Red" Multicultural Scholarship Fund.

Por cuarto año consecutivo, los socios están ofreciendo 16 becas de $2,500 para ayudarles con los gastos de matriculación a las mujeres multiculturales que buscan obtener un título universitario de licenciatura o posgrado en el cuidado de salud.  El plazo para solicitar becas para 2015 es el 31 de diciembre, 2014.

publicidad

Las becas Go Red" Multicultural Scholarships son parte del Fondo Multicultural de Macy’s " el cual fue creado en el 2009 con el enfoque de incrementar la diversidad en profesiones de la salud.  Macy’s es un patrocinador nacional de las campañas de concientización Go Red For Women ® y de Go Red Por Tu Corazón de la asociación.

Andrea Ibarra, una de las 16 recipientes de la Go Red" Multicultural Scholarship Fund del 2014 y estudiante de tercer año en la Universidad de Illinois en Chicago, anticipa un futuro como anestesista que pueda tener impacto en la salud y la educación de la gente.

“La prevención mediante la educación puede tener una diferencia positiva en nuestras comunidades”, dijo Ibarra, la cual superó una barrera del idioma al mudarse a Los Estados Unidos del Ecuador.

La idea de atender a los pacientes hablándoles en su primer idioma le cae bien a  Beverly Quiros, una estudiante de tercer año en Nell Hodgson Woodruff School of Nursing en  Emory University y recipiente de la beca.  Su deseo de hacerse una enfermera pediátrica bilingüe viene de su niñez durante citas médicas con sus cuatro hermanos.  Su padre sufrió un derrame cerebral cuando ella tenía 13 años.

“Comunicarse con un padre en su lengua natal de los asuntos médicos de un hijo le trae comodidad y le provee un entendimiento claro de las instrucciones del cuidado médico”, dijo ella.

publicidad

Los estudios demuestran que los pacientes que reciben cuidado médico con sensibilidad cultural de proveedores del mismo grupo cultural, están más satisfechos y dispuestos a cumplir con su tratamiento médico.

Aún, mientras los afroamericanos, los hispanos y los americanos nativos componen más del 26 por ciento de la población estadounidense, ellos sólo representan el 6 por ciento de los médicos practicantes, según la  Asociación Americana de Colegios Médicos (AAMC).

Entre 17,364 licenciados en medicina en el año 2011, 659 eran hispanas (un 3.8 por ciento); 719 eran afroamericanas (en 4.1 por ciento); y 1,918 eran asiáticas (un 11 por ciento).

La disparidad también existe entre la facultad de medicina en Los Estados Unidos: el 60 por ciento son  caucásicas, el 13 por ciento son  asiáticos; el 4 por ciento son hispanos; y el 2.9 por ciento son afroamericanos. La brecha es aún más grande entre la facultad superior, según la AAMC. Además, sólo el  35 por ciento de mujeres y el 3 por ciento de afroamericanos participan en los ensayos de investigación cardiovascular.  Aunque el 43 por ciento de los pacientes con enfermedad arterial coronaria son mujeres y el 11 por ciento son afroamericanas.

Romper barreras del idioma y de la cultura es crucial porque los afroamericanos, hispanos y otros grupos étnicos corren un mayor riesgo de enfermedad cardiaca y experimentan peores resultados de salud que sus contrapartes caucásicas.  A principios de este año, Rose Marie Robertson, jefe oficial de ciencia de la American Heart Association, le reportó al panel de la Food and Drug Administration que los estudios de las drogas y de los aparatos médicos no siempre informan que efectos estos tratamientos tienen en mujeres y minorías.

publicidad

“El género, la raza, el origen étnico y la edad juegan un papel importante en cómo nos afecta la enfermedad cardíaca, el derrame cerebral y otras formas de la enfermedad cardiovascular”,  dijo Robertson. “Estos mismos factores pueden causar que los medicamentos y aparatos médicos funcionen diferentemente en mujeres y hombres, minorías y las personas de edad avanzada. A pesar de este conocimiento, esos grupos de personas continúan siendo subrepresentadas en los estudios de investigación médica”.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad