publicidad
Cartel en el aeropuerto de Nairobi, Kenia, da la bienvenida a Obama.

Barack Obama explica su histórico viaje a África

Barack Obama explica su histórico viaje a África

Con ocasión de su viaje a Kenia, tierra natal de su padre, el presidente de EEUU escribe para The Root sobre los retos a los que se enfrenta África.

Cartel en el aeropuerto de Nairobi, Kenia, da la bienvenida a Obama.
Cartel en el aeropuerto de Nairobi, Kenia, da la bienvenida a Obama.

Barack Obama, presidente de Estados Unidos (Especial para The Root)

Esta noche empiezo mi cuarta visita a la región subsahariana de África desde que asumí el mando. Más que ningún otro presidente. Seré, además, el primer presidente en ejercicio de Estados Unidos que visite Kenia, Etiopía y la sede de la Unión Africana.

Mi visita a Kenia, donde nació mi padre, tiene obviamente un gran significado personal para mí, y será una oportunidad para reafirmar los vínculos familiares y de amistad que nos unen a estadounidenses y africanos.

El objetivo de mi viaje refleja, sin embargo, la visión que tengo de África desde que asumí el mando: es importante para Estados Unidos afianzar nuestra relación con los países y pueblos de África que encabezan el impresionante progreso de su continente.

publicidad

A pesar de enfrentar muchos desafíos, África es una región diversa de gran dinamismo y enormes oportunidades, además de ser el continente más joven del mundo; un lugar de potencial ilimitado.

En este viaje me centraré en tres temas principales: reforzar nuestros vínculos económicos, combatir amenazas comunes para nuestra seguridad y afianzar las instituciones democráticas y los derechos humanos.

África es uno de los mercados de más rápido crecimiento en el mundo y, en términos económicos, nos conviene profundizar nuestras relaciones comerciales. Desde que llegué a la presidencia hemos incrementado las exportaciones a África, que generaron el año pasado 280,000 empleos en Estados Unidos. Nos unimos con los africanos para lanzar iniciativas históricas dirigidas a promover la salud, el desarrollo agrícola y la seguridad alimentaria. Con el programa Power Africa, nos proponemos suministrar electricidad a 60 millones de viviendas y negocios en África.

Ahora debemos ir más allá. Gracias a miembros del Congreso de ambos partidos, particularmente al Congressional Black Caucus, promulgué recientemente una norma que renueva por 10 años la Ley de Crecimiento y Oportunidades en África (African Growth and Opportunity Act), que es la base de nuestros esfuerzos por lograr un mayor intercambio comercial y más empleos productivos tanto en África como en Estados Unidos.

publicidad

Durante mi visita a Kenia, con sus centros tecnológicos y sus emprendimientos, voy a ser coanfitrión de una cumbre que busca incrementar nuestro apoyo a empresarios  "particularmente jóvenes y mujeres" que pueden generar una nueva ola de crecimiento económico en África.

Durante todo mi viaje insistiré, además, en que el crecimiento económico que desean los africanos depende también de una buena gobernanza. Eso incluye elecciones libres e imparciales; instituciones democráticas sólidas; libertad de expresión y prensa; sociedades civiles dinámicas que les den voz y voto a los pobladores, y respeto por los derechos humanos universales, de manera que nadie sea víctima de discriminación y violencia.

Algunos países africanos han alcanzado logros impresionantes en estos frentes. En otros casos, no ha sido así. Mi viaje será una oportunidad de hablar sobre estos temas con franqueza, tanto en público como en privado, en mis reuniones con los mandatarios de la región. 

Finalmente, el progreso y la seguridad compartidos con África dependen también de hacerles frente a las amenazas comunes, desde las ideologías extremistas hasta el cambio climático a nivel mundial. Estados Unidos tiene interés, para su seguridad nacional, en evitar que los terroristas usen los países africanos para radicalizar, reclutar, dar santuario o lograr el financiamiento que necesitan para apoyar sus actividades.

publicidad

Por eso trabajamos en ayudar a incrementar la capacidad de las fuerzas locales para defender sus propios territorios. Apoyamos a Nigeria y sus aliados en la región en su lucha contra Boko Haram, como también lo hacemos con los esfuerzos dirigidos por los africanos contra al-Shabab en Somalia. Durante mi viaje, hablaré sobre cómo aumentar nuestros esfuerzos comunes por combatir el extremismo violento dondequiera que esté.

Veintisiete años después de mi primera visita a Kenia de joven, es asombroso ver lo lejos que ha llegado no solo la región sino todo el continente africano. Este progreso se debe a héroes como Nelson Mandela y a líderes mundiales, incluyendo a los presidentes Bill Clinton y George W. Bush, que hicieron inversiones históricas en África. Pero, más importante aún, el progreso de África se debe a sus propios pobladores que nunca dejaron de trabajar por el futuro que merecen.

Mi viaje a África refleja mi sólida convicción de que si trabajamos con nuestros aliados africanos, con un espíritu de interés recíproco y respeto mutuo, seguiremos dando rienda suelta al potencial ilimitado de África, lo que nos beneficiará a todos durante muchas generaciones.

Acceda aquí al texto íntegro en inglés

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad